Archivos para Monición inicial

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL 

El pasado miércoles, con la imposición de la ceniza, comenzábamos este período de cinco semanas que llamamos Cuaresma y que culminará en la celebración más importante de los cristianos: la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesús: la Pascua del Señor.

Hoy la Iglesia nos invita a vivir una experiencia de desierto: a entrar  en ese espacio simbólico de encuentro con nosotros mismos y con Dios, donde se experimenta la tentación, y donde hay que decidir por quién apostamos, como lo hizo Jesús.

***

Hoy también es el Día del Seminario y la Iglesia nos invita a sentirnos solidarios con los seminaristas, a orar por ellos y apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis, para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

ORACIÓN UNIVERSAL 

Entrando en este tiempo de misericordia y de gracia, oremos para que el mismo Espíritu que condujo a Jesús al desier­to, nos ayude a cada uno de nosotros y a la Iglesia a su­perar las tentaciones.

A cada petición diremos: ¡No nos dejes caer en la tentación!

1. Por todo el pueblo cristiano: para que en este tiempo sagrado tenga mayor hambre de la Palabra de Dios. OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones: para se esfuercen en superar las tentaciones de la violencia y del poder injusto. OREMOS

3. Por los seminaristas de nuestra Arquidiócesis: para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para servir al pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

4. Por los que se sienten tristes o tentados: para que sean sostenidos por la gracia de Dios. OREMOS

5. Por los que participan de la Pasión de Cristo por la enfermedad y los sufrimientos: para que  alcancen fortaleza y paciencia. OREMOS

6. Por los pecadores y por los negligentes: para que en este tiempo de gracia se conviertan a Dios. OREMOS

7. Por nosotros: para que en este tiempo cuaresmal busquemos espacios de silencio y de oración para encontrarnos con Dios. OREMOS

Ayúdanos, Señor, a experimentar el gozo que supone vivir según tu voluntad. Y que esta celebración del triunfo de Jesús sobre el pecado y la muerte, nos impulse a testimoniar que quien está apoyado en Dios vivirá para siempre. Por Jesucristo nuestro Señor.

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Nos reunimos en el Día del Señor para conocer la Verdad que nos hace libres y para alimentarnos del Pan que nos da Vida Eterna.

Hoy el Señor nos dirá qué es lo verdaderamente importante y en qué tenemos que ocuparnos.

Nos recordará también que Dios, nuestro Padre, siempre está atento a nuestras necesidades y jamás se olvida de nosotros.

Participemos en esta Santa Misa con un corazón agradecido y atento.

ORACIÓN UNIVERSAL

Siguiendo el ejemplo de Jesús, acudamos con confianza a Dios, nuestro Padre, presentándole nuestras oraciones y necesidades.

A cada petición diremos: ¡El Señor es nuestra roca y nuestro refugio!

1. Por nuestra Madre la Iglesia: para que por encima de todas sus inquietudes y preocupaciones busque el Reino de Dios y su Justicia. OREMOS

2. Por los países que viven hoy momentos de incertidumbre por su situación política: para que el Señor les conceda paz y concordia.  OREMOS

3. Por quienes se sienten agobiados y desanimados: para que en Jesús encuentren la fortaleza y en nosotros la ayuda fraterna. OREMOS

4. Por los que viven lejos de su hogar, por los que están de viaje y por los que se encuentran en peligro: para que Dios les envíe sus ángeles y los proteja de todo mal. OREMOS

5. Por quienes viven hoy el Retiro Nueva Vida: para que tengan una experiencia personal del amor firme e incondicional de Dios. OREMOS

6. Por nosotros aquí reunidos: para que el Señor perdone nuestras culpas, nos manifieste su luz y aumente en nosotros la confianza en la Providencia amorosa de Dios Padre. OREMOS

Señor, refugio y fortaleza nuestra, escucha las oraciones de tu Iglesia y concédenos con abundancia lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

El Señor es la luz que ilumina nuestras tinieblas y hace de nosotros una familia entorno a un mismo Padre.

- Su Palabra es la lámpara que nos guía hacia el gozo de la unidad.

- Su Cuerpo desgarrado en la cruz es el espejo de nuestras divisiones y el precio de la reconciliación.

Que nuestro amor hacia el Señor presente en el Santísimo Sacramento del Altar alivie las heridas de su Cuerpo.

Y que nuestra participación en esta Eucaristía abra los oídos de nuestra alma a su voz que nos llama a la conversión.

ORACIÓN UNIVERSAL 

A cada petición responderemos: ¡Ilumina nuestra vida, Señor!

1. Por todos los que creen en Cristo: para que busquemos lo que nos une y superemos lo que nos divide.
OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra: para que solucionemos los conflictos que nos enfrentan y encontremos la armonía y la paz. OREMOS.

3. Por los enfermos y por los que sufren: para que la salvación llegue pronto a sus vidas. OREMOS

4. Por los que andan en tinieblas: para que se dejen iluminar por la luz de Cristo. OREMOS

5. Por nuestros difuntos: para que experimenten la bondad del Señor en el País de los vivos. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que el amor a Dios fortalezca nuestra caridad fraterna. OREMOS