Archives For Oración de los Fieles

1-Juan-4-8

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Estamos ya en el sexto Domingo de Pascua: el último antes de la Ascensión del Señor.

Hemos recorrido un muy amplio camino desde aquella Vigilia Pascual que nos comunicó la alegre noticia de la Victoria de Cristo Resucitado.

Ha sido tiempo de alegría y de conversión.

El Espíritu Santo –quien nos conducirá a la verdad plena— ya está cerca.

Aprovechemos cada Eucaristía de este tiempo para recibir todo el amor que Dios nos ofrece.

Y para ir purificando

–en este manantial que es el Corazón de Jesús–

todos los amores que hayamos conocido

y todos los amores que tengamos ahora mismo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios, nuestro Padre, suplicando que extienda los beneficios de la resurrección de su Hijo a todos los hombres.

A cada petición diremos: ¡Padre, muéstranos tu amor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea signo de amor en un mundo lleno de guerras e injusticias. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que se esfuercen en alcanzar la concordia entre sus ciudadanos y la paz entre los pueblos. OREMOS

3. Por las familias cristianas. Para que eduquen a sus hijos en sentimientos de respeto y amor hacia los demás. OREMOS

4. Por los que viven solos y por los que se sienten faltos de cariño. Para que encuentren un corazón que les brinde ese amor que viene de lo alto. OREMOS

5. Por nuestras mamás. Para que el Señor las llene de su amor, premie sus desvelos y trabajos, y reciba sus lágrimas y sacrificios. OREMOS

6. Por nosotros. Para que sepamos reconocer –agradecidos– las maravillas que el amor de Dios realiza en nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre santo, nuestras humildes súplicas y completa nuestra alegría enviándonos tu Espíritu Santo prometido por tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

10710828_340657959436331_6813653293660704489_n

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Pascua es tiempo de florecer y crecer.

Pascua es la primavera del alma.

Es un tiempo para acercarnos más a Jesús y para vivir la alegría que Él nos da.

***

Precisamente hoy el Señor Resucitado nos invitará a vivir muy unidos a Él, como los sarmientos están unidos a la vid.

Cada domingo -cuando venimos a celebrar la Eucaristía- fortalecemos y renovamos esta unión.

Y Él viene a nosotros,

nos limpia,

nos poda,

y nos llena de su vida.

Para que demos fruto abundante:

Para nosotros.

Y para nuestros hermanos.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera, presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Jesús Resucitado, Escúchanos!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea una verdadera Comunidad y produzca los frutos del amor y la unidad. OREMOS

2. Por los gobernantes. Para que la familia humana -en todos los países del mundo- viva en paz, justicia y libertad. OREMOS

3. Por los que han roto con toda práctica religiosa y se han apartado de Dios. Para que sean iluminados por la fe en Cristo Resucitado. OREMOS

4. Por los difuntos de nuestras familias. Para que gocen del Señor en la vida nueva. OREMOS

5. Por nuestra Comunidad parroquial. Para que se deje alimentar y podar por su Señor y produzca frutos de vida y de amor. OREMOS

Escucha, Señor Jesús, nuestra oración, y condúcenos hacia la vida plena que Dios el Padre nos ofrece. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

sordos

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En ambiente de la alegría pascual nos reunimos para celebrar nuestra cita con el Señor Resucitado que con su misteriosa presencia nos impulsa a caminar por sendas de vida nueva.

Como lo hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, Él nos invita ahora a su doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

Él mismo nos abrirá el entendimiento para que comprendamos las Escrituras y aceptemos el plan que Dios tiene para nosotros.

ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor Jesús, que se hizo compañero de camino de los discípulos que dudaban de Él, pidámosle que acompañe también a su Iglesia que peregrina entre las dificultades e incertidumbres de esta vida.

A cada petición diremos: «Quédate con nosotros, Señor»

1. Por la Iglesia, comunidad de los creyentes en Cristo. Para que siempre irradie al mundo la alegría de la Pascua. OREMOS

2. Por todos los que buscan a Dios con sinceridad de corazón. Para que descubran en Cristo la imagen viva del Padre. OREMOS

3. Por los que viven decepcionados, caminando sin fe y sin esperanza. Para que el Señor Jesús camine junto a ellos, abra sus ojos y encienda sus corazones. OREMOS

4. Por todos los agentes de pastoral de nuestra Comunidad. Para que se fortalezcan en el compromiso apostólico de cada día y en el anhelo de santidad y de comunión. OREMOS

5. Por nuestras familias. Para que nuestra vida sea iluminada por el esplendor de la Pascua del Señor. OREMOS

6. Por nosotros aquí reunidos. Para que seamos capaces de reconocer la presencia del Señor Resucitado en el prójimo que camina a nuestro lado, en las Sagradas Escrituras y en el Pan de la Eucarístía. OREMOS

Señor Jesús, concédenos, en esta Pascua, la gracia de reconocerte en tu Palabra y en tus Sacramentos, para que caminemos por nuestra vida con amor y esperanza. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

DomingoPascua_6680gr

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

¿Por qué buscan entre los muertos a Aquel que vive? ¡No está aquí! ¡Ha resucitado!

***

Esta noche,

en todo el mundo,

en todos los lugares donde hay cristianos,

ha resonado esta gran noticia,

se ha encendido el Cirio Pascual,

y se ha elevado hacia Dios el canto gozoso del Aleluya.

***

Hoy celebramos la Pascua del Señor. Y le damos gracias porque también nosotros hemos recibido la Vida Nueva de Cristo resucitado.

¡Participemos con gran alegría y ánimo en este Memorial de la Victoria de nuestro Dios, porque con Él también nosotros hemos pasado de la muerte a la vida!

MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy es el Domingo de los Domingos.

El día más importante del año cristiano.

El corazón de nuestra fe.

El día en que celebramos la Resurrección del Señor.

El día de la Nueva Creación.

El día en que Cristo se nos muestra

en su transformada,

resucitada,

humanidad,

En la que también nosotros,

los bautizados,

participamos.

Nosotros,

los llamados a una nueva vida,

a una transformación mística

en hijos de Dios.

***

Que el Señor nos purifique de todo lo viejo

y abra nuestros ojos,

para que podamos verlo,

vivo entre nosotros.

MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Esta noche,

en todo el mundo,

en todos los lugares donde hay cristianos,

en medio de la oscuridad,

se ha encendido el Cirio Pascual,

que significa:

la Luz de Cristo

entrando en nuestra vida.

En la vida donde hay tanta oscuridad,

tanta tristeza,

entra la Luz verdadera:

Luz que no sólo ilumina el espacio en el que vivimos,

sino también nuestros corazones y nuestras mentes

para que vivamos con más plenitud y más sabor nuestra vida.

***

Celebremos con alegría espiritual esta Pascua del Señor.

Dejémonos encontrar hoy por Aquel que venció a la muerte,

que está vivo,

y nos da una nueva vida.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de gozo por la Resurrección de Jesucristo y renovados en el Espíritu, presentémosle nuestras súplicas al Señor.

A cada petición diremos: ¡Jesús resucitado, escúchanos!

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que con gozo y firmeza dé testimonio perseverante de la Resurrección de Cristo. OREMOS

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que trabajen por la paz del mundo, a fin de que todos los pueblos puedan vivir en justicia y libertad. OREMOS

3. Por todos los hombres. Para que lleguen a gozar de la paz que Cristo trajo a los apóstoles. OREMOS

4. Por todos los que sufren. Para que su tristeza se vea transformada en una alegría que nadie les podrá arrebatar nunca. OREMOS

5. Por todos los que murieron con la esperanza de la resurrección. Para que los admita a gozar de su presencia. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que sepamos descubrir cada día más plenamente el significado de nuestro bautismo y de nuestra pertenencia a la Iglesia. OREMOS

Señor Jesucristo, que con tu Resurrección renovaste la creación entera, infunde tu Espíritu en nosotros, para que amando como Tú amas, seamos testigos de la Vida Nueva que por el Bautismo hiciste brotar en nuestros corazones. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Donkey_(Equus_asinus)_in_Kalamiaris_Palm_Forest,_Panayoudha,_Lesvos-2

«EL SEÑOR NOS NECESITA» (Lc 19, 43)

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Cercana ya la Noche Santa de la Pascua,

después de habernos preparado con nuestra penitencia y nuestras obras de caridad,

nos disponemos hoy a entrar en los misterios de la Semana Mayor,

misterios que empezaron con la entrada de Jesús en la Ciudad Santa de Jerusalén.

***

Hoy es el Domingo de Ramos.

Hoy escucharemos el Evangelio de la Pasión.

Hoy Nuestro Señor cumple su misión de Siervo y nos entrega su vida.

***

Que el Señor nos conceda el amor y el tiempo para acompañarlo en estos días santos lo más cerca posible.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos ahora con fe, y pidamos que la vida nueva que nace de la cruz de Jesús llegue al mundo entero.

 A cada petición diremos: ¡Por la Pasión de tu Hijo, escúchanos Señor!

1. Para que el Redentor del mundo, que en la cruz excusó a los ignorantes y pidió perdón por ellos, tenga piedad de los fieles que han caído en el pecado, les dé valor para recurrir al Sacramento de la Penitencia y les conceda el gozo del perdón y de la paz. OREMOS

2. Para que la Sangre de Jesús, derramada en la cruz, reconcilie con Dios a los que aún están lejos, a causa de la ignorancia, la indiferencia o la maldad. OREMOS

3. Para que el Señor, que en la cruz experimentó la amargura de sentirse triste y abandonado, se apiade de los enfermos, los afligidos y los oprimidos y les envíe a su ángel para que los conforte. OREMOS

4. Para que el Señor, que recibió en su Reino al ladrón arrepentido, se apiade de nosotros, nos dé sentimientos de contrición y nos admita, después de la muerte, en su paraíso. OREMOS

Concédenos, Padre, que contemplando la pasión y muerte de tu Hijo, participemos de su vida nueva que Tú quieres para todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

grain

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Estamos ya a las puertas de la Semana Mayor, que iniciaremos el próximo domingo, el Domingo de Ramos.

Y para prepararnos a vivir estos Días Santos, nuestra Madre la Iglesia nos introducirá hoy en el misterio de la semilla de trigo que cae en la tierra y muere para dar mucho fruto.

La semilla –Jesucristo– es plantada para producir frutos de salvación.

La semilla –nuestra propia vida– tiene que ser plantada y producir frutos de salvación para nosotros, para nuestros hermanos y para nuestro mundo.

Celebremos esta Santa Misa unidos en comunión espiritual con los cristianos del mundo entero y aprovechemos el tiempo de Cuaresma que nos queda, para que muera lo que tiene que morir.

ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, a Quien tiene todo poder en el cielo y en la tierra y pidámosle que escuche benignamente nuestras preces.

A cada petición diremos: ¡Danos, Señor, un corazón nuevo!

1. Por la Santa Iglesia de Dios que peregrina en México. Para que fiel al Evangelio de Cristo siembre en nuestra tierra la semilla de paz y de esperanza. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que busquen el bien común y defiendan a los más desprotegidos. OREMOS.

3. Por los enfermos y por todos los que sufren. Para que encuentren luz y fuerza en la cruz salvadora de Jesucristo. OREMOS

4. Por cuantos buscan sinceramente el rostro de Dios. Para que reciban la plenitud del perdón. OREMOS

5. Por nosotros que queremos ver a Jesús. Para que seamos capaces de reconocerlo en los más pobres y necesitados. OREMOS

Protégenos, Señor, Salvador nuestro, y concédenos misericordiosamente tus auxilios temporales y eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Al cuarto domingo de Cuaresma se le llama el Domingo de la alegría.

Esa alegría es por la Pascua del Señor que se acerca.

Porque vamos recorriendo esta senda cuaresmal que pronto nos llevará a la meta de la Resurrección en la Noche Santa.

Sabemos que antes hay que pasar por una Vía Dolorosa, por un Gólgota que desearíamos lejos de nosotros. Pero el Señor nos enseña en el Evangelio de hoy que en su Cruz encontramos la salvación.

Dejémonos iluminar por esta Luz.

Dejémonos amar por esta clase de Amor.

Para que también nuestras cruces sean fuente de salvación para nosotros.

***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo, el Señor, que al morir en la cruz nos dio la vida nueva y nos ha abierto el camino de salvación.

A cada petición diremos: ¡Señor, danos tu luz y tu alegría!

1. Por el Santo Padre el papa Francisco. Para que su ejemplo y su palabra sean luz que alumbre nuestras tinieblas. OREMOS

2. Por los pueblos que viven la ceguera de la guerra, del odio y del rencor. Para que encuentren la paz y la alegría del perdón. OREMOS

3. Por quienes, como Nicodemo, atraviesan momentos de oscuridad en sus vidas. Para que hallen en Cristo la luz que anhelan sus corazones. OREMOS

4. Por los niños y los jóvenes. Para que lleven una vida iluminada y se mantengan lejos de toda tiniebla. OREMOS

5. Por nuestros seminaristas. Para que se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que perseveremos en el esfuerzo cuaresmal y lleguemos purificados a las Fiestas de la Pascua que se acercan. OREMOS

Señor, Tú que en nuestra fragilidad nos ayudas con medios abundantes, concédenos recibir con alegría la salvación que nos otorgas y manifestarla a los hombres con nuestra propia vida. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.

MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

La Colecta que realizaremos en estos momentos será destinada para apoyar el Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para nosotros será una oportunidad de experimentar la generosidad de Dios -nuestro Padre providente- «que ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno».

09_Cleansing_Temple_1920

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy el Señor nos introducirá en el misterio del templo de nuestra alma y nos preguntará:

«¿Quién está ahí? ¿Ahí donde sólo Yo tengo el derecho de estar?»

***

¿A qué buey tengo que sacar de mi alma?

¿Cuáles son esas palomas que tienen que salir volando de mi corazón para que yo pueda escuchar la voz del Amado?

[***]

[Permitámosle hoy al Señor entrar y echar de nuestra vida a esos mercaderes que nos separan de Dios y de los hermanos.]

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos hermanos y supliquemos la clemencia de Dios todopoderoso para que nos conceda cuanto pedimos con fe.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que el poder de la Cruz de Cristo la purifique de todas sus faltas y le conceda el gozo de la renovación pascual. OREMOS

2. Por nuestra Patria y por los gobernantes de todas las naciones. Para que Dios dirija sus pensamientos y decisiones hacia una paz verdadera. OREMOS

3. Por quienes se sienten atrapados por el sufrimiento, la tristeza o la desesperación. Para que encuentren luz y fuerza en la cruz salvadora de Jesús. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que descubran el camino que Dios les prepara y respondan siempre con generosidad a sus llamadas. OREMOS

5. Por los que no han podido venir a nuestra celebración. Para que estén presentes en el espíritu y obtengan también ellos los bienes de Dios. OREMOS

6. Por las personas que cuidan la limpieza y decoro de nuestro Templo. Para que valoremos su trabajo que nos ayuda a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS

7. Por cuantos celebramos la Cuaresma con fe y devoción. Para que lleguemos a las fiestas pascuales, iluminados por el Espíritu y limpios de todo pecado. OREMOS

Escucha, Dios nuestro, nuestras súplicas y perdona nuestros pecados: para que gocemos siempre de tu perdón y de tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

4588641810

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En nuestro camino de conversión, el pasado domingo tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús en la experiencia del desierto.

Hoy -segundo Domingo de Cuaresma- Jesús nos invita a vivir la experiencia del monte Tabor. Para descubrir en Él toda la luz, toda la grandeza y toda la fuerza de Dios.

Frente a nuestros miedos, Cristo transfigurado nos ofrece una señal cargada de esperanza: si seguimos su camino, nuestras vidas y nuestro mundo tienen futuro. Aunque antes tengamos que pasar por la cruz.

ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de salvación que Dios nos da para que nos acerquemos más a Él, presentémosle nuestras plegarias, y pidámosle que su luz ilumine toda oscuridad.

A cada petición diremos: ¡Ilumínanos con tu Palabra, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que en medio de las oscuridades y angustias de nuestro mundo, sea signo de la esperanza que viene de Dios. OREMOS

2. Por los países que viven hoy momentos de angustia e incertidumbre por su situación política. Para que el Señor les conceda paz y concordia.  OREMOS

3. Por los que viven agobiados por la esclavitud del pecado. Para que encuentren la luz de Cristo en sus vidas. OREMOS

4. Por los que sufren cualquier clase de mal, especialmente por aquellos que son víctima de nuestros errores y pecados. Para que Dios sea su fortaleza. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que durante esta Cuaresma nos atrevamos a privarnos de algo en bien de los pobres y necesitados. OREMOS

Escucha, Señor, nuestras plegarias, y derrama sobre el mundo entero tu gracia, tu amor y tu perdón. Por Jesucristo nuestro Señor.

leproso

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Nuestra Madre la Iglesia trae hoy ante el altar a los que nosotros descartamos y marginamos: y lo hace porque sabe que Jesús no rechaza a nadie. Así lo muestra el Evangelio de hoy, donde vemos a Jesús tocando con su mano a un hombre enfermo de lepra.

***

Hoy Jesús nos abraza también a nosotros: con todas nuestras debilidades.

Y quiere limpiarnos de toda clase de lepra que nos separa unos de otros.

La medicina que nos ofrece es su perdón generoso y total.

No desconfiemos nunca de su amor.

Acerquémonos con humildad a su corazón misericordioso y compasivo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, la piedad de Dios, Padre todopoderoso, y pidámosle que escuche nuestra oración.

A cada petición diremos: ¡Danos, Señor, la salud y la paz!

1. Por los pastores de la santa Iglesia. Para que manifiesten en su ministerio la presencia de Jesús, que está siempre al lado de los enfermos y de los marginados. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que orienten su autoridad a favor de los más débiles y necesitados. OREMOS

3. Por los enfermos de SIDA. Para que sepamos acogerlos como hizo Jesús con los leprosos. OREMOS

4. Por nuestros familiares y amigos difuntos. Para que Dios les conceda el descanso eterno. OREMOS

5. Por nosotros. Para que no tengamos miedo de acompañar con amor y respeto a quienes sufren a causa de enfermedad y discriminación. OREMOS

Recibe, Dios eterno, las oraciones de tu Iglesia, y da cumplimiento a las peticiones de los que te suplican. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

659825

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hace cuarenta días celebramos con gozo el Nacimiento del Señor.

Hoy recordamos el momento en que Jesús fue presentado en el templo por María y José no sólo para cumplir con la ley, sino sobre todo para encontrarse con el pueblo que lo esperaba.

Impulsados por el Espíritu Santo, llegaron al templo aquellos dos ancianos: Simeón y Ana. Y cuando vieron al Niño Jesús, reconocieron en Él al Salvador venido de parte de Dios para ser Luz de todas las naciones.

También nosotros hemos llegado hoy a la Casa de Dios para encontrarnos con Cristo: Luz de nuestras vidas.

Que la participación en esta Fiesta de la Luz nos convierta en Luz para los demás.

ORACIÓN UNIVERSAL

Contemplando a Jesús, que es presentado hoy en el templo en brazos de María, oremos con fe a Dios nuestro Padre, que nos ha enviado a su Hijo como Salvador de todos.

A cada petición diremos:  ¡Que nuestros ojos vean tu salvación, Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia: para que haga brillar ante los hombres la luz de Cristo. OREMOS

2. Por los que rigen los destinos de los pueblos: para que su labor sea siempre de servicio, de justicia y de paz. OREMOS

3. Por los niños y niñas abandonados que no tienen lo necesario para vivir: para que encuentren amor y ayuda a los que tienen derecho. OREMOS

4. Por los que se acercan al fin de sus días: para que alcancen un tránsito feliz en la paz y en los brazos de Dios. OREMOS

5. Por todos los difuntos rescatados por la Sangre del Redentor: para que entren en la presencia del Señor. OREMOS

6. Por nosotros aquí reunidos: para que nuestra fe nos libere de todos nuestros miedos y esclavitudes, y la gracia y la sabiduría guíen nuestros pasos. OREMOS

Oh Dios, que has derrotado al que tenía el poder de la muerte y que en Cristo has manifestado tu amor salvador y la luz de tu verdad a todos los hombres, escucha nuestras súplicas y haz que vivamos en la claridad de tu presencia. Por Jesucristo nuestro Señor.

cuatro_reyes_magos_artaban-2

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy es la Epifanía del Señor.

Hoy, Dios se hace Luz para iluminar los caminos de nuestra vida.

Hoy, nosotros -como los Magos de Oriente-  venimos a adorar al Niño recién nacido y a ofrecerle nuestra vida como ofrenda de amor.

Porque Jesús viene para todos.

Y la luz de la estrella que guió a los Magos brilla también para nosotros

para conducirnos a la verdad

que anhelamos en lo más profundo de nuestra alma.

***

Abramos los ojos

para ver

la estrella

que Dios ha encendido

para cada uno de nosotros.

ORACIÓN UNIVERSAL

Iluminados por los misterios de la gracia, imploremos, hermanos, con ánimo confiado y agradecido, la misericordia del Señor.

A cada petición diremos: ¡Señor, danos tu Luz!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que ilumine a los hombres de toda la tierra con la luz que resplandece en el rostro de Cristo. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la luz de Cristo llegue hoy a cada hogar. OREMOS

3. Por las familias que viven en la oscuridad: para que la Luz del Nacimiento de Cristo las ilumine y transforme. OREMOS

4. Por los que sufren sin esperanza: para que brille sobre ellos esa estrella que conduce a la salvación. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que -guiados por la estrella de la fe- sepamos recono­cer el rostro de Dios en los más pequeños y necesitados. OREMOS

Señor y Dios nuestro, que Te manifiestas a cuantos Te buscan, escucha los deseos y las oraciones de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sandro_Botticelli_043

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Hoy, todo nos habla de alegría porque es Navidad.

Hoy, Dios se hace ternura en el Niño de Belén.

Hoy, María y José nos lo ofrecen para que lo recibamos en nuestro corazón.

***

Abramos hoy las puertas de nuestra vida.

Y Él pondrá su tienda en nosotros.

Abramos hoy el corazón. Con sencillez y humildad.

Y Él nos colmará de su gracia y de su salvación.

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

El Señor está con nosotros porque su nombre es Emanuel:

Aquel que de manera inesperada habitó entre nosotros,

el Dios no por encima de nosotros,

sino con nosotros,

cercano, humano, indefenso como un niño.

A este Dios saludamos hoy,

porque en esta Santa Misa,

como hizo en otro tiempo en Belén,

también vendrá a nosotros,

para nacer en el alma,

es decir:

en la vida

de cada uno de nosotros.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pensando en las fiestas que estamos celebrando y atentos a las necesidades de todos, dirijamos nuestras plegarias a Dios Padre todopoderoso.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sea un pesebre en el que todos puedan contemplar, adorar y amar a Jesús: el Salvador del mundo. OREMOS

2. Por todos los pueblos, ciudades y naciones: para que abunde en la tierra la hospitalidad, la justicia, la libertad y la prosperidad. OREMOS

3. Por las personas y familias enemistadas: para que alcancen la armonía y la paz. OREMOS

4. Por los que sufren: para que el nacimiento de Jesús les traiga alivio y paz en sus preocupaciones y necesidades. OREMOS

5. Por nosotros: para que el nacimiento Cristo sea luz para nuestras oscuridades y esperanza para nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre del cielo, la oración de tu Iglesia, y ayuda a los que sufren, para que consolados por la presencia de Tu Hijo, no tengan que temer ningún mal. Por Jesucristo nuestro Señor.

484299_4902212394319_713370508_n

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

El Adviento consume ya sus últimas jornadas y la venida del Señor es inminente.

María va a dar a luz al Salvador, porque así lo dijo el ángel: «Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo».

***

Ya todo está preparado.

Nuestra mirada se dirige a Belén…

… porque puede suceder en cualquier momento.

Indicación importante: Esta monición de carácter meditativo quiere introducirnos ya en el clima de la Navidad. Por eso hay que prepararla con esmero y leerla con amor, de manera contemplativa, sin prisas, como con asombro ante el Misterio del Dios que se hace Niño, no como si se leyera una receta de cocina…

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

No teman, dentro de cinco días vendrá a ustedes el Señor, nuestro Dios.

***

El tempo de Adviento -que consume ya sus últimas jornadas- es un tiempo de trabajo interior para que el Señor encuentre lugar en la posada.

En la posada de nuestra vida.

En la posada de nuestro corazón.

Para que esta Navidad, podamos celebrar de veras la presencia del  Señor que viene a nosotros como un Niño.

Abrámonos a Aquel que abre todas las puertas y este año toca también al corazón y a la mente de cada uno de nosotros.

ORACIÓN UNIVESRAL

Oremos a Jesús, luz y esperanza de la humanidad entera.

 A cada petición vamos a responder: ¡Ven, Señor Jesús!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, que ha recibido, como María, la misión de dar a luz a Cristo: para que en medio del mundo sea la presencia de Emanuel, «el Dios-con-nosotros». OREMOS

2. Por nuestro País y todos sus habitantes: para que las próximas fiestas de Navidad nos ayuden a avanzar por los caminos de la paz. OREMOS

3. Por los más necesitados: para que en esta Navidad, Dios les conceda experimentar la alegría del amor fraterno. OREMOS

4. Por quienes viven sumergidos en dudas e incertidumbres: para que el Nacimiento del Señor aleje de ellos las tinieblas y colme sus corazones de luz y esperanza. OREMOS

5. Por los matrimonios cristianos: para que, ante las dificultades, confíen siempre en la ayuda de Dios. OREMOS

6. Por nosotros: para que, con la delicadeza de María, preparemos nuestros corazones para el nacimiento de Cristo y compartamos nuestra alegría con los que pasan necesidad. OREMOS

Escucha nuestras oraciones, Señor, y aviva nuestra esperanza, para que podamos descubrirte presente entre nosotros y Te recibamos con fe y gratitud cuando vengas a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

JuanBautista

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

La liturgia de este tercer domingo de Adviento nos llama a estar alegres porque el Señor ya viene y la Navidad ya está próxima.

Es posible que nosotros tengamos motivos personales para estar cansados, abatidos o tristes y que el ambiente colorido de calles y tiendas nos agobie.

Precisamente por eso debemos enterarnos de que el Señor viene a curar a los de corazón quebrantado y a anunciar la Buena Nueva a los pobres, el perdón a los cautivos y la libertad a los prisioneros.

Dejémonos iluminar por la luz del mensaje profético de este día y participemos en esta Santa Misa con gozo y con alegría que sólo Dios puede darnos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos, hermanos, a Jesús, luz y esperanza nuestra.

A cada petición diremos: ¡Danos tu alegría, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes: para que muestren al mundo la alegría del evangelio. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes: para que el Señor dirija sus pensamientos y acciones hacia la justicia, la libertad y el bien de todos, especialmente de los más débiles. OREMOS

3. Por los agentes de pastoral de nuestra Comunidad: para que irradien la alegría de sentirse hijos de Dios. OREMOS

4. Por los matrimonios cristianos y por todas las familias: para que estén siempre alegres y constantes en oración. OREMOS

5. Por los que se hunden en la tristeza: para que la alegría de los creyentes les comunique esperanza. OREMOS

6. Por los enfermos: para que los ángeles del Señor les lleven consuelo. OREMOS

7. Por nosotros: para que llevemos la alegría de la Navidad a quienes más la necesiten. OREMOS

Ven, Señor, Tú que traes la paz y la alegría al mundo. Ven a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Captura de pantalla 2014-11-19 a las 23.24.34

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Celebramos hoy el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad. Y la Liturgia nos urgirá a preparar el camino para el Señor que viene.

Que vendrá a nuestra vida como un ladrón, o sea inesperadamente.

Que vendrá para robarnos. Para despojarnos de lo que nos cierra a Dios.

Para quitarnos lo que nos impide verlo.

Para robarnos lo que nos impide reconocerlo y recibirlo.

Él vendrá para destruir lo viejo: nuestro viejo mundo, nuestras viejas costumbres, nuestros modos de pensar egoístas, los obstáculos que nos separan unos de otros y nos impiden encontrarnos como hermanos.

Él vendrá.

Y su llegada será el inicio de un cielo nuevo y de una tierra nueva: de un mundo habitable, que todos anhelamos en lo más profundo de nuestras almas.

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

Celebramos el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad.

Y muy oportunamente -en la Liturgia de hoy- la voces enérgicas del profeta Isaías y de Juan el Bautista nos llaman a la acción: a preparar el camino para el Señor que viene a salvarnos.

Arreglar las calles y las habitaciones de nuestro corazón.

Quitar los obstáculos que nos separan unos de otros.

Abrir caminos nuevos de generosidad.

Cambiar nuestras actitudes personales y sociales egoístas.

Construir puentes de comunión y de diálogo.

Para que este año

                    todo el mundo

                             pueda experimentar

                                      la alegría de la Navidad.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos al Señor que vendrá lleno de poder para purificarnos con el fuego de su Espíritu.

A cada petición diremos: ¡Ven, Señor Jesús!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que llena del Espíritu Santo proclame a todos los hombres la salvación que Cristo viene a traernos. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la venida del Señor nos traiga la paz, apague los odios y ponga fin a la violencia. OREMOS

3. Por los que sufren o viven tristes: para que la venida del Señor les traiga fortaleza y alegría. OREMOS

4. Por los que nada esperan y por los que sólo tienen afanes materiales: para que encuentren luz en su camino. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que durante este Adviento allanemos los caminos de la fraternidad con signos de solidaridad y justicia. OREMOS

Señor Jesús, ven a traernos la plenitud de lo que nos has prometido y muéstranos tu bondad, para que produzcamos fruto. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

juiciouniversal

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy –el último domingo del Año Litúrgico– nuestros ojos se fijan en Jesucristo: Rey y Señor del Universo.

Él viene a nosotros como Pastor. Para velar por su rebaño.

Y viene también como Juez. Para juzgar a los hombres.

Nuestra vida será evaluada. Nos espera un juicio donde saldrá a flote  la verdad de nuestra vida.

Este juicio sucede todos los días.

Cada vez que alguien se cruza en nuestro camino.

¿Seremos capaces de interpretar la presencia del otro como la presencia del Dios que nos juzga?

***

***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu reino, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León: para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por los que tienen autoridad y poder: para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los más pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

3. Por los que pasan hambre o sed, por los extranjeros, los indigentes, los enfermos y los presos: para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor fraterno. OREMOS

4. Por las familias cristianas: para que sean hogares de amor y de fe, donde los hijos encuentren el ambiente favorable para el nacimiento y desarrollo de la vocación sacerdotal. OREMOS

5. Por nuestros jóvenes: para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

6. Por nuestros seminaristas: para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos: para que sean recibidos en el Reino de la luz y de la paz. OREMOS

8. Por nuestra Comunidad parroquial: para que la caridad fraterna destruya los poderes del mal y Cristo sea Rey y Señor de nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

sb10069516i-001

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Estamos ya en el Domingo 33 del Tiempo Ordinario.

El final del Año Litúrgico se acerca rápido.

Casi como un ladrón en la noche. Para activar esa necesaria esperanza con la que aguardamos la Venida de Aquel que ya está entre nosotros. Que nos reúne. Que nos fortalece. Que es nuestro Pastor. Y que nos prepara para esta Venida suya inesperada a través de esta Eucaristía.

Porque Él es también Aquel que ya viene. En su Palabra y en su Pan.

***

La Liturgia de hoy nos recordará que nuestra espera del Señor no puede ser una espera pasiva. Que cada uno de nosotros ha recibido algún talento, algún carisma, para ponerlo al servicio de los demás. Y que el Señor -cuando venga- nos preguntará: ¿Cómo lo aprovechaste? ¿Qué aportaste de bueno a tu vida? ¿Qué aportaste a la vida de los demás?

ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la Iglesia que peregrina en la Nación Mexicana: para que sea un vínculo de unidad y de paz entre todos los que habitan estas tierras. OREMOS

2. Por nuestra Patria dañada por la violencia, el miedo y la inseguridad: para que renazca entre nosotros la esperanza, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor: para que aprendan a esperar en Dios en quien vivimos, nos movemos y somos. OREMOS

4. Por quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte: para que el Señor les de el don de la conversión. OREMOS

5. Por nuestros difuntos: para que puedan contemplar el rostro del Señor en el País de los vivos. OREMOS

6. Por nosotros: para que la participación en la Eucaristía dominical nos ayude a reconocer nuestros talentos personales y nos motive a ponerlos al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Inscription_Ecclesiarum_Mater_San_Giovanni_in_Laterano_2006-09-07

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy dirige nuestros ojos a la Ciudad de Roma, donde se encuentra un templo muy importante. Es la Basílica de San Juan de Letrán, «madre y cabeza de todas las iglesias del mundo»: la catedral del Papa, construida por el Emperador Constantino hacia el año 320.

Celebrar el aniversario de su consagración nos recuerda que el templo de ladrillos es el símbolo de la Iglesia viva que es la comunidad cristiana, el edificio espiritual que Dios construye con las piedras vivas que somos nosotros.

Unidos en comunión con el sucesor de Pedro y con todos los que profesan la fe católica, participemos con gratitud en esta Santa Misa, pidiéndole al Señor que nos ayude a convertirnos en «casa de Dios» y templos vivos de su amor.

ORACIÓN UNIVERSAL

Sabiendo que somos piedras vivas de la Iglesia de Cristo y templos del Espíritu Santo que habita en nosotros, presentémosle al Padre nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la santa Iglesia de Dios: para que sea fiel a la voluntad de Cristo y se purifique continuamente  de sus faltas y debilidades. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que nos gobiernen con justicia y ayuden a todos los ciudadanos a vivir en seguridad y en paz. OREMOS

3. Por los enfermos y por todos los que sufren: para que en el altar de Cristo encuentren el agua que sana y da vida. OREMOS

4. Por las personas que cuidan la limpieza y decoro de nuestro Templo: para que su trabajo nos ayude a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS

5. Por los que organizan la ira y emplean la venganza: para que el Señor toque sus corazones con una llamada a la paz y el amor. OREMOS

6. Por los que han muerto a causa de la violencia en nuestro País: para que sean recibidos en la región de la luz y de la paz. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que fieles a nuestro bautismo, vivamos como Pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo. OREMOS

Escucha, Padre, estas peticiones de tus hijos e hijas y derrama sobre nuestro mundo la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

548977_150587255110070_1834992439_n

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Iglesia celebra hoy la Jornada por la Evangelización de los Pueblos: el Domingo Mundial de las Misiones.

Es un día de oración y de comunión.

Es jornada también de colecta y de esfuerzo.

Todas las comunidades católicas del mundo se afanan en este día por rezar y obtener recursos para ayudar a los pueblos más pobres y llevarles la Buena Noticia de la fe en Cristo.

Dispongámonos ahora a recibir al Señor que nos sale al encuentro en esta Santa Celebración y pidámosle que nos regale un corazón misionero, para que vayamos y compartamos la alegría del Evangelio a los que andan tristes y mostremos el rostro de Jesús a quienes aún no lo conocen.

ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a toda la Iglesia, que escuchó la voz de Jesús: «Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos», pidamos al Padre que avive en nosotros el espíritu misionero.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón misionero, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sumergida en la alegría del Evangelio, sea el hogar de muchos, una madre para todos los pueblos y haga posible el nacimiento de un nuevo mundo. OREMOS

2. Por los gobernantes de las naciones: para que busquen la paz y armonía entre todos los pueblos. OREMOS

3. Por los misioneros y misioneras esparcidos en el mundo entero: para que nunca se sientan solos, sino que experimenten la presencia del Señor y la solidaridad de nuestra oración y ayuda generosa. OREMOS

4. Por nuestras familias: para que el Señor suscite en ellas abundantes vocaciones al servicio del Evangelio. OREMOS

5. Por los que no conocen a Jesucristo: para que, con nuestra colaboración, experimenten pronto la alegría del Evangelio. OREMOS

6. Por los que se han apartado del camino de la fe: para que descubran de nuevo la luz de Cristo. OREMOS

7. Por quienes viven hoy el Curso Nueva Vida: para que experimenten en su propia carne la alegría del encuentro con Cristo. OREMOS

8. Por todos nosotros y por nuestra Comunidad: para que el Señor nos ayude a redescubrir la alegría de creer y suscite en nosotros el anhelo de entregarnos al servicio de su Misión. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración y derrama tu gracia y tu bondad sobre todos los pueblos de la tierra, para que todos experimenten la alegría de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Banquete Real

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy es el Día del Señor y nos reunimos en torno a la mesa que Dios ha preparado para nosotros, para que aprendamos a vivir en fraternidad.

A todos nos invita a compartir su banquete. Y hay lugar para todos.

A todos nos quiere más cerca. Y que nadie se quede fuera.

***

Él enjugará nuestras lágrimas.

Y nos urgirá a revestirnos de Cristo.

***

Estemos atentos.

Este lugar es santo.

Hemos entrado a la presencia del Dios vivo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos con confianza a Dios, nuestro Padre, que nos invita a compartir el banquete de la fiesta de su Hijo.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón puro, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sea hogar de misericordia para todos los hombres. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por nuestros hermanos afectados por el paso del huracán Odile: para que nuestra solidaridad fraterna ayude a aliviar su tragedia. OREMOS

4. Por todos los que no se acercan a la Mesa del Señor: para que nuestra oración y ejemplo los lleven a Dios. OREMOS

5. Por todos los que -con su desprendimiento, disponibilidad y trabajo- dignificaron las celebraciones anuales en honor de Nuestra Celestial Patrona: para que en cada momento experimenten la abundancia de las bendiciones divinas y la protección de la Virgen Santísima del Rosario. OREMOS

6. Por quienes vivirán el próximo Curso Nueva Vida: para que encuentren en Cristo la paz que anhelan sus corazones. OREMOS

7. Por nuestros difuntos: para que el Señor les conceda participar del banquete de su Reino. OREMOS

8. Por todos nosotros: para que la participación en la Eucaristía dominical nos lleve a hacer algo por nuestros hermanos necesitados. OREMOS

Escucha, Padre nuestra oración y haznos dignos de participar en el banquete de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy nuestra Comunidad Parroquial se viste de fiesta y nuestras almas se estremecen de alegría y rebosan de agradecimiento por todas las bendiciones que nos brinda el Padre Eterno a través del patrocinio maternal de Nuestra Señora del Rosario.

Con el corazón levantado hacia el Señor que nos convoca y nos reúne, celebremos esta Acción de Gracias con María. Ella nos acompaña siempre y comparte nuestros misterios de gozo, de luz y de dolor, hacia la gloria que esperamos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Animados por la fuerza del Espíritu Santo, dirijamos nuestras súplicas y necesidades a Dios, nuestro Padre, por medio de su Hijo y por intercesión de María.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu Viña, Señor!

1. Por la Iglesia, la Viña del Señor: para dé los frutos de fe y de amor que Dios espera. OREMOS.

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más necesitados. OREMOS

3. Por los que no creen en Jesucristo: para que puedan descubrir la alegría del Evangelio. OREMOS

4. Por los enfermos y por todos los que se sienten excluidos: para que encuentren en Cristo -a través de María- consuelo, fortaleza y esperanza. OREMOS

5. Por nuestros hermanos afectados por el paso del huracán Odile: para que nuestra solidaridad fraterna ayude a aliviar su tragedia. OREMOS

6. Por quienes van a participar en el próximo Curso Nueva Vida: para que experimenten el amor de Dios que cuida de nosotros y nos purifica. OREMOS

7. Por los difuntos de nuestras familias: para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

8. Por nosotros y por nuestra Comunidad Parroquial: para que nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Santísima Virgen María nos hagan amables y compasivos con todos. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y haznos fieles a tu Palabra como lo fue María. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Viña del Señor -de la que habla la Liturgia de hoy- somos nosotros. A cada uno el Señor nos rodea de dones y de cuidados y espera que produzcamos frutos buenos: frutos de caridad destinados para el prójimo. Pero no pocas veces le negamos a Dios la cosecha que espera de nosotros y hasta lo expulsamos de su propia casa que es nuestra vida.

***

Hoy el Señor quiere purificarnos y cortar aquello que estorba y hace estéril nuestra vida. Dejémonos podar por el Divino Viñador. Recibamos al Señor que viene a visitar su viña. Y supliquémosle que no se canse de esperar.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios Padre, de quien procede todo bien, para que bendiga a nuestra Comunidad y llene con sus dones a toda la familia humana.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu Viña, Señor!

1. Por la Iglesia, la Viña del Señor: para dé los frutos de fe y de amor que Dios espera. OREMOS.

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más necesitados. OREMOS

3. Por los que no creen en Jesucristo: para que puedan descubrir la alegría del Evangelio. OREMOS

4. Por nuestros hermanos afectados por el paso del huracán Odile: para que nuestra solidaridad fraterna ayude a aliviar su tragedia. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Curso Nueva Vida: para que experimenten el amor de Dios que cuida de nosotros y nos purifica. OREMOS

6. Por los difuntos de nuestras familias: para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que la participación en la Eucaristía dominical nos haga crecer en la caridad fraterna. OREMOS

Padre bueno, escucha nuestras súplicas y concédenos perseverancia en la verdadera fe y en el bien obrar. Por Jesucristo nuestro Señor.

tendrian-dos-parejas-de-gemelos-hijos-identicos_full_landscape

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy nos confrontará con nuestra forma de vivir la fe.

Nos invitará al diálogo.

         Y a la acción. 

A descubrir las contradicciones de nuestra vida.

         Y a ponerlas delante de Dios.

A mirarlas sin miedo.

Con verdad.

Para que Él nos sane y purifique.

Para sentir como Dios nos renueva y nos reconstruye.

***

La pregunta es… si de veras hemos venido aquí dispuestos a obedecer la voz del Señor…

***

Él no pretende que le digamos sí inmediatamente.

Pero espera nuestra respuesta.  

Espera vernos trabajar.

A cada uno.

En su viña.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos ahora a Dios nuestro Padre, suplicándole por las necesidades de toda la humanidad, rogándole que, por su bondad, se acuerde de nosotros con misericordia.

A cada petición diremos: ¡Acuérdate de nosotros, Señor!

1. Por los ministros de la santa Iglesia: para que tengan los mismos sentimientos de Cristo Jesús y así sirvan cada vez mejor a sus hermanos. OREMOS

2. Por los poderosos de este mundo: para que pongan su poder al servicio del bien común. OREMOS

3. Por los enfermos y los que sufren por cualquier motivo: para que sientan cercana la ternura y el amor de Dios. OREMOS

4. Por los que andan por los caminos del mal: para que abran sus ojos, recapaciten y se aparten de los delitos cometidos. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Curso Nueva Vida: para que el Señor se acuerde de ellos, les haga experimentar su amor y ternura y les descubra sus caminos. OREMOS

6. Por nuestros difuntos: para que sean recibidos en la casa del Padre. OREMOS

7. Por nosotros que hemos escuchado hoy la llamada del Señor a trabajar en su viña: para que, a pesar de la inconstancia y las indecisiones, respondamos con obras y de verdad. OREMOS

Escucha, Padre, estas peticiones de tus hijos e hijas y derrama sobre nuestro mundo la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

_ltima_hora

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Cada uno de nosotros –en el misterio de su conciencia y de su corazón– ha de encontrarse hoy con el Señor para servir a su Palabra. Esta Palabra siempre es difícil, porque siempre nos pide algo.

***

Este domingo el Señor se nos presentará como el Dueño de la Viña que a todas horas sale a buscarnos. Que recorre las calles todas las horas del día a ver si tiene suerte de encontrarnos, porque quiere dársenos sin medida.

Porque cada día nos regala a nosotros mismos.

***

***

Dispongámonos a la escucha de su voz que sorprende y desafía.

Dejémonos desconcertar por su lógica extraña.

Dejémonos sorprender por su bondad, por su generosidad sin medida.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios -Padre compasivo y misericordioso, que no está lejos de aquellos que lo buscan- presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Para que proteja y guíe a su Iglesia santa. OREMOS

2. Para que envíe trabajadores a su Viña. OREMOS

3. Para que inspire a los gobernantes pensamientos de servicio y entrega al bien común. OREMOS

4. Para que socorra a los que están en algún peligro. OREMOS

5. Para que conceda la luz y el descanso eterno a todos los difuntos. OREMOS

6. Para que a nosotros nos conforte y conserve en su servicio. OREMOS

Muestra, Padre, tu bondad al pueblo que te suplica, para que reciba sin tardanza lo que te pide con humildad. Por Jesucristo nuestro Señor.

1819_140785046090291_1421122190_n

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Nos hemos reunido en el nombre de Dios compasivo y fiel, que pasa por alto nuestras ofensas y nos perdona sin límites.

***

Somos la Iglesia de los perdonados, llamados a convertirnos en perdonadores, a perdonar hasta setenta veces siete a quienes nos ofenden.

***

Preguntémonos -cada uno en su corazón- si hemos perdonado de veras… si sabemos perdonar… si estamos dispuestos a perdonar… si no cargamos con heridas aún no sanadas, aún no cerradas… O si quizá nosotros no tendríamos que pedir perdón…

***

***

Sólo en Dios está la fuente de la compasión.

Sólo Él rescata nuestra vida del sepulcro.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios Padre compasivo que perdona nuestros pecados y cura nuestras enfermedades, presentémosle nuestras súplicas confiadas por las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Ten paciencia con nosotros, Señor!

1. Por la Iglesia que peregrina en la Nación Mexicana: para que sea una casa de puertas abiertas, donde todos puedan experimentar el amor compasivo del Padre. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que el Señor la proteja y aleje de ella todo mal. OREMOS

3. Por todos los que en nuestra Patria sufren por diversas causas: para que Dios se muestre con ellos como un verdadero Padre. OREMOS

4. Por los niños y jóvenes que son el futuro de nuestra Nación: para que guiados por sus padres y maestros aprendan el camino de la verdad, de la honestidad y del bien. OREMOS

5. Por los que organizan la ira y emplean la venganza: para que el Señor toque sus corazones con una llamada a la paz y la compasión. OREMOS

6. Por todos los que se cansan de perdonar: para que Dios les conceda un corazón semejante al suyo. OREMOS

7. Por los que han muerto a causa de la violencia en nuestro País: para que sean recibidos en la región de la luz y de la paz. OREMOS

8. Por nosotros: para que nuestro gran amor patrio nos impulse a la participación ciudadana responsable y a la búsqueda del bien común. OREMOS

Padre santo, escucha las peticiones que te dirigimos, asístenos por la intercesión de Santa María de Guadalupe, Madre de este pueblo tuyo, y concédenos lo que con fe te hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

IMG_4118

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de hoy Jesús nos dirá que Dios escucha la oración especialmente cuando dos o tres se reúnen en su nombre.

Nosotros nos hemos reunido para estar juntos en la presencia de Dios. Esto crea vínculos y fortalece nuestras relaciones mutuas.

Y dice la Escritura: “Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas”.

***

Cada uno de nosotros ha venido con alguna carga:

- un pecado,

- una preocupación,

- una tristeza.

***

Tomemos juntos nuestras cargas.

Y presentémoslas en oración ante Dios.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza presentémosle al Padre nuestras necesidades, las de la Iglesia y las de la humanidad entera.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que tenga oídos abiertos a la voz de Cristo y se purifique se sus faltas y debilidades.  OREMOS

2. Por lo que gobiernan las naciones: para que den prioridad al clamor de los más necesitados. OREMOS

3. Por los esposos: para que sepan escucharse mutuamente. OREMOS

4. Por los jóvenes: para aprendan a escuchar la voz de Dios que los llama a una vida feliz y generosa. OREMOS

5. Por los enfermos y por todos los que sufren: para que encuentren quien los escuche y consuele. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestros hermanos ausentes: para que sepamos comunicarnos unos con otros de manera positiva y respetuosa. OREMOS

Atiende nuestras súplicas, Señor, y puesto que estamos reunidos en tu nombre, danos tu amor y tu fuerza y enséñanos a vivir fraternalmente unidos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Un Domingo más nos hemos reunido en el Templo para orar juntos.

Orar es luchar con nosotros mismos.

Orar es también luchar con Dios: un combate y un diálogo que nos cambia el corazón.

***

Hoy -en la Liturgia de la Santa Misa- escucharemos unas lecturas difíciles, que nos urgirán a una revisión de vida, a transformar nuestra manera de pensar.

***

La pregunta es:

¿Estamos dispuestos a recibir una palabra difícil de parte de Dios?

ORACIÓN UNIVERSAL

Guiados por el Espíritu de Jesús, presentemos al Padre nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Ten compasión de tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León: para que el Señor ilumine nuestro caminar y nos mueva a trabajar con ilusión y generosidad.  OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones: para que defiendan a los más débiles y necesitados. OREMOS

3. Por los sacerdotes ancianos y enfermos de nuestra Arquidiócesis: para que nuestra cercanía y cariño sean para ellos signos del amor con el que Dios los ama. OREMOS

4. Por los padres de familia, los maestros y educadores: para que al comenzar un nuevo ciclo escolar, se comprometan a formar a los niños y jóvenes en los valores que nos hacen libres, generosos y sabios. OREMOS

5. Por todos nosotros: para que la participación en la Eucaristía nos transforme internamente, de modo que tengamos la forma de pensar de Cristo. OREMOS

Padre santo, que nos llamas a cargar con nuestra propia cruz para seguir a tu Hijo, escucha nuestras oraciones y mira con bondad los deseos y necesidades de todos tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal y la gente tome sus lugares, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.

MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este domingo es el día de la Colecta Anual para ayudar a la atención de los sacerdotes enfermos y ancianos de nuestra Arquidiócesis.

Unámonos a ella con un corazón agradecido y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

A todos nos gusta preguntar a Dios.

Creemos que es su deber darnos explicaciones convincentes, justificar sus ausencias, explicar sus retrasos e incumplimientos.

¡Cuántas preguntas quisiéramos hacerle…!

***

La Liturgia de este Domingo nos recuerda oportunamente que es Dios quien nos plantea las preguntas y quien nos somete al examen.

***

En actitud de escucha, dejémonos hoy interpelar por Él.

Él es la pregunta.

Y Él es la respuesta.

Él tiene la llave.

Que abre la puerta a la Vida.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios Padre todopoderoso para que derrame sobre nosotros y sobre el mundo entero los beneficios de su misericordia.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por el Papa Francisco, sucesor de Pedro: para que Dios lo ilumine y sostenga en su servicio apostólico. OREMOS

2. Por los que gobiernan nuestra Patria: para que atiendan con rectitud al bien de todos. OREMOS

3. Por las familias de nuestra Comunidad que se ven sometidas a las pruebas: para que encuentren fuerza en su fe y consuelo en nuestra caridad. OREMOS

4. Por nuestros difuntos: para que el Señor les abras las puertas del paraíso y los reciba en la claridad de su gloria. OREMOS

5. Por nosotros: para que perseveremos con toda fidelidad en la enseñanza recibida de los apóstoles. OREMOS

Pastor eterno, mira con bondad a tu rebaño y acude en auxilio de las ovejas cuyo cuidado encomendaste a los apóstoles y sus sucesores. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

bf620270-95a5-4035-8cd3-c13470b326fe_g_570

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Celebramos hoy el misterio de la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo: Una señal de las maravillas que Dios ha de obrar en aquellos que creen y confían en Él.

Una señal que nos llama a la esperanza -aún en medio de las dificultades de este mundo- porque los cielos nuevos y la tierra nueva son posibles para todos.

Una señal que nos llama también al compromiso: a poner manos a la obra en el servicio a tantos hermanos que necesitan de nuestra presencia y de nuestra ayuda.

ORACIÓN UNIVERSAL

Animados por la fuerza del Espíritu Santo, dirijamos nuestras súplicas y necesidades a Dios, nuestro Padre, por medio de su Hijo y por intercesión de María.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Iglesia: para que, como María, viva atenta a cumplir la voluntad de Dios y a llevar a todos el mensaje de Jesús. OREMOS

2. Por todas las madres: para que con la entrega y sencillez de María sepan educar a sus hijos en el respeto y los valores humanos. OREMOS

3. Por todos los cristianos: para que mirando a María Asunta en el cielo sepamos que Dios nos espera a todos en la Vida plena. OREMOS

4. Por nuestra Comunidad Parroquial: para que nuestra fe en María como Madre y Protectora, nos ayude a vivir más entregados a las personas que sufren abandono y soledad. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y haznos fieles a tu Palabra como lo fue María. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.