Archivos para Moniciones


Aquí econtrarás una guía sencilla para celebrar este año en tu familia el Miércoles de Ceniza. La ceniza bendecida estará disponible en los templos de nuestra Arquidiócesis de León desde el día sábado 13 de febrero hasta el Miércoles de Ceniza, para que los fieles puedan recogerla y llevarla a sus hogares (infórmate bien en tu Parroquia).

En la Parroquia de María Madre de la Iglesia, la ceniza con la guía para la celebración estará disponible a la salida de las misas y en la Oficina Parroquial, desde el sábado 13 de febrero hasta el martes 16 de febrero y el miércoles 17 de febrero de 8 am a 9 pm en la entrada de los templos.


CELEBRACIÓN DEL MIÉRCOLES DE CENIZA EN FAMILIA 


Versión imprimible


1. + En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. R. Amén. 

2. Oración inicial: Que el día de ayuno con el que iniciamos, Señor, esta Cuaresma sea el principio de una verdadera conversión a ti, y que nuestros actos de penitencia nos ayuden a vencer el espíritu del mal. Por Jesucristo, nuestro Señor. R. Amén. 

3. Escuchemos ahora la Palabra de Dios. 

Lectura de la Segunda Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios [5, 20-6, 2]

En nombre de Cristo les pedimos que se reconcilien con Dios. Al que no conoció pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, para que nosotros, unidos a Él, recibamos la justificación de Dios. Los exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios, porque Él dice: «En tiempo favorable te escuché, en día de salvación vine a tu ayuda». Pues miren, ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación. Palabra de Dios.

4. Se puede leer la siguiente reflexión: 

Con el Miércoles de Ceniza iniciamos el tiempo de Cuaresma: los 40 días de preparación para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa. Son los 40 días en los que reconocemos de una manera especial que hemos fallado al amor de Dios y, arrepentidos, buscamos la forma de corregirnos. 

¿Por qué la ceniza? Las cenizas de hoy vienen de quemar los ramos del pasado Domingo de Ramos. Es para recordarnos que sin Dios somos como el polvo y que todo nuevo inicio viene siempre de cosas viejas y falsas que dejamos morir. ¿Qué debe morir en mí este año? ¿En qué puedo corregir mi vida y mi conducta? ¿En qué puedo mejorar? ¿Qué cosa concreta quiero o debo cambiar durante esta Cuaresma?

La Cuaresma es tiempo de oración, de penitencia, de ayuno y de reconciliación con quienes nos han ofendido o hemos ofendido. Es un buen momento para que acercarnos al Sacramento de la Confesión. 

RITO DE IMPOSICIÓN DE LA CENIZA

5. El padre o la madre de familia (u otra persona) toma la ceniza y la impone en la cabeza de los presentes diciendo: «Conviértanse y crean en el Evangelio».

6. Todos dicen la oración del Padre nuestro.

7. Oración final: Señor Dios, que no quieres la muerte del pecador sino su conversión, escucha nuestras súplicas y puesto que sabemos que somos polvo y al polvo hemos de volver, concédenos que, por nuestro esfuerzo en las prácticas cuaresmales, obtengamos el perdón de nuestros pecados y una vida renovada a imagen de tu Hijo resucitado, que vive y reina por los siglos de los siglos. R. Amén. 

8. + El Señor nos bendiga nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Podemos ir en Paz. R. Demos gracias a Dios.


MONICIÓN INICIAL

Para disponernos a la celebración de hoy pensemos cada uno en aquello por lo que queremos agradecer a Dios. ¿Cuál fue la señal de su acción en nuestra vida durante esta última semana?

Si no veo esta señal, quizá haya oscuridad en mí.

Que Dios purifique y sane mi mirada espiritual. Todos tenemos alguna catarata que afecta nuestros ojos espirituales, así que pidámosle al Señor que nos limpie y nos cure.   

MONICIÓN INICIAL

Hoy escucharemos en el Evangelio estas palabras de Cristo: «Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados por la carga».

Cada uno de nosotros llega a esta Misa con alguna carga, con algún cansancio, para que el Señor nos dé fuerza, para que podamos cargar con eso y la carga se nos transforme en bendición.

***

Abre nuestros ojos, Señor, e ilumina nuestros corazones, para que podamos ver nuestra verdad ante ti.

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Estamos en el sexto domingo de Pascua. Seguimos celebrando el misterio de la Resurrección.

Pero Cristo ya anuncia a los discípulos su pronta partida.

A la vez nos promete la llegada del Paráclito — Aquel que estará cerca. No sólo con nosotros, sino en nosotros. Él será nuestros oídos y nuestros ojos para que podamos oír y ver la presencia de Cristo. Hasta el fin de nuestra vida. Hasta el fin del mundo.

***

Creemos, Señor, que estás entre nosotros.

Purifícanos de nuestros pecados y debilidades.

Disipa toda oscuridad en nuestros corazones.

Para que no nos alejemos de Ti.    


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 0)

El Evangelio dice que el Señor es mi pastor. Y luego en el salmo cantamos: Nada me falta. En verdes praderas me hace reposar.

El Señor es mi pastor. Y ahora en esta Misa estamos en sus praderas. No temas. Aquí estás en tu casa. Déjate encontrar. O sea deja que Él te encuentre. Ven. Y encontrarás una profunda paz.

Participar en la Santa Misa no significa estar tensos y llenos de temor, sino ser yo mismo ante Él.

Por eso, Señor te pedimos que nos purifiques de todo mal y de todo temor que hay en nosotros.

Continuar leyendo…