Archivos para Moniciones Misa

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy celebramos el misterio de la Ascensión de Jesús.

Que es la preparación de su Nueva Venida y a la vez el anuncio de su eterna presencia en medio de nosotros.

El anuncio de la presencia del Señor que reina.

Y que tiene poder para conducirnos —a cada uno— a la salvación, a salvar nuestra vida.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy es el séptimo Domingo de Pascua. Y nuestra Madre la Iglesia nos invita a celebrar el misterio de la Ascensión del Señor.

Es una Fiesta llena de gozo y de esperanza, porque no se trata de un alejamiento o simple despedida del Resucitado, sino del comienzo de un nuevo modo de Su presencia:

– en todo espacio y tiempo,

– cerca de cada uno de nosotros.

***

***

En nuestra vida nunca estamos solos.

Siempre contamos con este Abogado poderoso:

 –el Crucificado y Resucitado–

que subió al Cielo,

que nos guía y que nos espera,

que nos defiende y nos envía.

Y que está con nosotros.

Todos los días.

Hasta el fin del mundo. 


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

El tiempo pascual va terminando.

Se acerca el Día de Pentecostés.

Y hoy estamos celebrando la Ascensión del Señor.

Es una Fiesta de gran alegría

porque vemos a Cristo glorificado.

Y también porque con su entrada al cielo

Jesús nos abre el camino a la vida eterna

y nos deja una puerta abierta

por la que nosotros también entraremos

a formar parte de esa gran fiesta y alegría completa

que existen junto a Dios.

***

Celebremos esta Eucaristía dominical con gran alegría,

sabiendo de que nuestro camino en este mundo

es un camino querido por Dios

que nos conduce hacia nuestra verdadera Patria en los cielos.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

El tiempo pascual va terminando.

Se acerca el Día de Pentecostés.

Y hoy estamos celebrando la Ascensión del Señor a los cielos.

Es una Fiesta de gran alegría, porque vemos a Cristo glorificado.

Y también porque -con su entrada al cielo- Jesús nos abre el camino a la vida eterna. Y nos deja una puerta abierta por la que nosotros también entraremos a formar parte de esa gran fiesta y alegría eterna que existen junto a Dios.

***

Jesús vuelve junto al Padre, pero misteriosamente sigue presente entre nosotros y nos deja la misión de ser testigos de su Evangelio en todo momento y lugar.

Con gran alegría celebremos esta Eucaristía, convencidos de que nuestro camino en este mundo es un camino lleno de Dios que nos conduce hacia nuestra verdadera Patria en los cielos.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Cristo resucitado que subió al Cielo y está siempre presente en su Iglesia, entreguémosle todos nuestros afanes y preocupaciones.

A cada petición diremos: ¡Quédate con nosotros Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia. Para que llena de amor y ternura sepa acercarse a todas las personas y las lleve al encuentro con Cristo. OREMOS

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que siembren paz y armonía entre los pueblos. OREMOS

3. Por los que trabajan en los Medios de Comunicación Social. Para que entiendan su profesión como un servicio a la dignidad del ser humano y al bien de la sociedad. OREMOS

4. Por los que andan alejados de la Iglesia. Para que elevando los ojos al Cielo descubran a su Creador y Redentor. OREMOS

5. Por nuestros jóvenes y seminaristas que van a participar en el Campamento Deportivo. Para que experimenten la alegría de la amistad en Cristo que es el camino, la verdad y la vida. OREMOS

6. Por quienes murieron con la esperanza de la resurrección. Para que el Señor les conceda el gozo de la eterna bienaventuranza. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que con nuestra vida, nuestras actitudes y palabras contribuyamos a transformar nuestro mundo en un lugar de encuentro, de proximidad y de paz. OREMOS

Concédenos, Señor, la ayuda de tu bondad y según tu promesa acompáñanos siempre  con tu presencia hasta el fin de los tiempos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


 

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Estamos en el sexto domingo de Pascua. Seguimos celebrando el misterio de la Resurrección.

Pero Cristo ya anuncia a los discípulos su pronta partida.

A la vez nos promete la llegada del Paráclito — Aquel que estará cerca. No sólo con nosotros, sino en nosotros. Él será nuestros oídos y nuestros ojos para que podamos oír y ver la presencia de Cristo. Hasta el fin de nuestra vida. Hasta el fin del mundo.

***

Creemos, Señor, que estás entre nosotros.

Purifícanos de nuestros pecados y debilidades.

Disipa toda oscuridad en nuestros corazones.

Para que no nos alejemos de Ti.    


MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

Estamos en el sexto domingo de Pascua, el último antes de la Ascensión del Señor.

***

Hemos recorrido un muy amplio camino desde aquella Vigilia Pascual que nos comunicó la alegre noticia de la Victoria del Resucitado.

Ha sido tiempo de alegría y de conversión.

El Espíritu Santo –el Espíritu del Padre y del Hijo– ya está cerca.

Aprovechemos cada Eucaristía de este tiempo para recibir todo el amor que Dios nos ofrece.

Aprovechemos cada día que Dios nos regala para responder a este amor amándonos los unos a los otros como Cristo nos enseñó.


ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios, nuestro Padre, suplicando que extienda los beneficios de la resurrección de su Hijo a todos los hombres.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que el Espíritu de Jesús la renueve y haga de ella un signo vivo de amor y de esperanza. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que se esfuercen en alcanzar la concordia entre sus ciudadanos y la paz entre los pueblos. OREMOS

3. Por las familias cristianas. Para que eduquen a sus hijos en sentimientos de respeto y amor hacia los demás. OREMOS

4. Por los que viven solos y por los que se sienten faltos de cariño. Para que encuentren un corazón que les brinde ese amor que viene de lo alto. OREMOS

5. Por los jóvenes de nuestra Comunidad que participarán en el próximo Campamento Deportivo. Para que descubran en Cristo luz y guía que necesitan en sus vidas. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que sean unidos a la gloria del Resucitado. OREMOS

7. Por nosotros. Para que sepamos reconocer agradecidos las maravillas que el amor de Dios realiza en nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre santo, nuestras humildes súplicas y completa nuestra alegría enviándonos tu Espíritu Santo prometido por tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


 

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos ya en el quinto Domingo de Pascua.

Es la quinta vez que volvemos a vivir  —siempre de nuevo—  este gran misterio de nuestra fe: que estamos llamados a la vida, no a la muerte.

***

Señor, ábrenos a Tu gracia, poder y misericordia.

Ábrenos.

Para que podamos recibir Tu perdón.

Y participemos dignamente en esta Santa Misa.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Estamos ya en el quinto Domingo de Pascua, y poco a poco nos acercamos al misterio de la Ascensión del Señor y la Venida del Espíritu Santo, que completarán el gran misterio de nuestra salvación que celebramos durante la Cuaresma y la Cincuentena Pascual.

Esta salvación se realiza también ahora, cuando nos reunimos para escuchar la Palabra de Dios y para recibir el Pan sagrado de la Eucaristía.

Con sencillez de corazón y con gran alegría dispongámonos a recibir al Señor que viene a salvarnos.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera, presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Jesús resucitado, escúchanos!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que dé en el mundo un buen testimonio del camino de vida que es Jesús. OREMOS

2. Por los gobernantes. Para que la familia humana —en todos los países del mundo— viva en paz, justicia y libertad. OREMOS

3. Por todos los que no conocen a Cristo. Para que descubran que Él es el Camino, la verdad y la vida. OREMOS

4. Por quienes van a participar en el próximo Curso Juan. Para que sean dóciles al Espíritu de Jesús Maestro. OREMOS

5. Por los difuntos de nuestras familias. Para que gocen de la presencia del Señor en las moradas del cielo. OREMOS

6. Por nosotros. Para que encontremos en Jesús la luz que ilumina nuestro camino y la alegría que renueva nuestro corazón. OREMOS

Escucha, Señor Jesús, nuestra oración, y condúcenos hacia la vida plena que Dios el Padre nos ofrece. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


Origen: Domingo 13 de Noviembre 2016 – Domingo 33º T.O. C


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


allsouls


Origen: 2 de Noviembre 2016 – Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)



Origen: 1 de Noviembre 2016 – Solemnidad de Todos los Santos


Moniciones Ciclo C – Año de la Misericordia 


Tiempo Ordinario C (2)


 

templo


Versión imprimible


MONICION INICIAL

Celebramos hoy la memoria litúrgica de Nuestra Señora del Rosario, en la que veneramos a María  como aquella que con su ejemplo e intercesión acompaña nuestro camino —al igual que hizo con su Hijo Jesucristo— en los momentos de gozo, de luz y de dolor hacia la gloria del cielo.

***

La Virgen María es el camino seguro para encontrar a Cristo. Y Ella, hoy, en su día, nos invita a acrecentar nuestra fe en el Señor.

Es ella quien nos acerca a su Mesa, para que compartamos el Pan de la Palabra y el Pan de la Eucaristía.

Agradeciendo e implorando la protección de la Virgen del Rosario, con la alegría de hijos, dispongámonos a honrar a nuestra celestial Madre y Patrona.


ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a María, presentémosle al Padre nuestras plegarias.

A cada petición diremos:  ¡Escúchanos, Padre!

1. Por los pastores de la Santa Iglesia. Para que defiendan la justicia y practiquen la misericordia. OREMOS

2. Por el progreso espiritual y material de todos los pueblos. Para que a nadie le falte lo necesario para vivir dignamente. OREMOS

3. Por las familias que sufren divisiones y rupturas. Para que abran sus puertas a la gracia y experimenten la alegría del perdón. OREMOS

4. Por quienes dedican tiempo y esfuerzo al servicio de nuestra Comunidad Parroquial. Para que el Señor sea su fuerza en los momentos de cansancio. OREMOS

5. Por quienes de distintas maneras contribuyen y colaboran en la organización de los festejos anuales en honor de Nuestra Señora del Rosario. Para que experimenten siempre su protección maternal. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda el descanso eterno. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Santísima Virgen María nos hagan amables y compasivos con todos. OREMOS

Dios, Padre Nuestro, que nos has dado en María un modelo de fidelidad al Evangelio y una luz de esperanza en el camino hacia Ti, escucha nuestras plegarias y derrama tu amor sobre el mundo entero. Por Jesucristo Nuestro Señor.


virgen-del-rosario


Versión imprimible


Lecturas


MONICION DE ENTRADA

Iniciamos hoy el Novenario Festivo en Honor de la Virgen del Rosario: una peregrinación en la búsqueda del rostro del Señor quien abre caminos en el desierto y hace nuevas todas las cosas.

Un tiempo marcado por la Eucaristía y por la Plegaria: por la escucha del Señor y por la alegría de la Conversión, por la Fiesta y por la Cruz, por el júbilo y por la seriedad.

Con el corazón levantado hacia el Señor que nos convoca y nos reúne, celebremos esta Acción de Gracias con María. Ella nos acompaña siempre y comparte nuestros misterios de gozo, de luz y de dolor, hacia la gloria que esperamos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a María, presentémosle al Padre nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra fe, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor ilumine nuestro caminar y a través del Plan Diocesano de Pastoral nos mueva a trabajar con ilusión y generosidad.  OREMOS

2. Por la familia humana entera. Para que Dios le conceda el don de la paz. OREMOS

3. Por quienes aún no conocen a Cristo. Para que por medio de la Iglesia, reciban el don de la fe y crucen el umbral de la Puerta que introduce en la vida de comunión con Dios. OREMOS

4. Por las familias que sufren divisiones y rupturas. Para que abran sus puertas al Redentor y experimenten la alegría del perdón. OREMOS

5. Por todos los que sufren -enfermos, presos, marginados- y por sus familias. Para que encuentren en Cristo -a través de María- consuelo, fortaleza y esperanza. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda el descanso eterno. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad Parroquial. Para que nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Santísima Virgen María nos hagan amables y compasivos con todos. OREMOS

Dios, Padre Nuestro, que nos has dado en María un modelo de fidelidad al Evangelio y una luz de esperanza en el camino hacia Ti, escucha nuestras plegarias y derrama tu amor sobre el mundo entero. Por Jesucristo Nuestro Señor.


bz__nduceaamfkj-jpg-large

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hoy —último domingo del Año Litúrgico— nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey del Universo.

Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada ser humano y de cada familia.

***

***

Hoy concluye también el Año de la Misericordia.

Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido, para aprendamos a ver en Cristo el rostro de la misericordia del Padre.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que nos dejemos encontrar siempre por este Rey único.

Que nos dejemos robar para siempre el corazón por este Rey.

Por este Divino Ladrón, que desde la Cruz nos promete el paraíso.

Y así nos muestra su omnipotencia.

Para que también nosotros —siempre— seamos misericordiosos.

Como el Padre.  


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre. OREMOS

2. Por los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión. Para que llenos de amor a  Cristo Rey del Universo, lo reconozcan y lo sirvan en el Cuerpo sufriente de los enfermos y sus familias. OREMOS

3. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

4. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados. Para que encuentren en nosotros la Puerta abierta y crucen el umbral de la Casa del Padre, y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Retiro Nueva Vida. Para que experimenten en su vida el poder salvador de Cristo, Rey del Universo. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Padre de la misericordia los libere de toda culpa y los abrace en la bienaventuranza que no tiene fin. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que habiendo experimentado en nuestra vida la divina misericordia seamos misericordiosos con nuestros hermanos. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


allsouls


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Nos reunimos hoy para orar por todos los Fieles Difuntos.

Con un amor especial le pedimos a Dios por nuestros seres queridos: por nuestros familiares y amigos que ya no están con nosotros.

Pero recordamos también a aquellos difuntos por los que nadie ora, y que necesitan de nuestro apoyo —desde la tierra— para llegar a la casa del Padre.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Celebramos hoy la Eucaristía en la conmemoración de todos los Fieles Difuntos.

Recordamos de un modo especial a todos aquellos hermanos y hermanas nuestros que nos han dejado.

Oramos por ellos.

Ofrecemos esta Misa por ellos.

Porque confiamos en el amor misericordioso de Dios.

Y porque creemos que Jesús —muerto y resucitado— nos abre las puertas de la Vida-para-siempre.

***

Que esta Celebración nos ayude a reforzar nuestra fe y nos llene de consuelo y de esperanza.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios todopoderoso y eterno, Señor de la vida y de la muerte, por el eterno descanso de los fieles difuntos y por el bienestar de todos los hombres.

A cada petición diremos: Señor, ¡danos tu vida eterna!

1. Por los pastores de la Iglesia. Para que lo que predican de palabra lo practiquen en las obras. OREMOS

2. Por quienes tienen la responsabilidad del gobierno de la Nación. Para que promuevan la justicia y la paz. OREMOS

3. Por quienes sufren por la muerte de algún ser querido. Para que la fe en la Resurrección de Cristo les ayude en estos momentos difíciles. OREMOS

4. Por quienes carecen de trabajo. Para que Dios se muestre con ellos como un verdadero Padre. OREMOS

5. Por nuestros hermanos, parientes y amigos difuntos. Para que Dios les conceda la felicidad en compañía de sus santos y elegidos. OREMOS

6. Por nosotros que aún permanecemos en este mundo. Para que sepamos consolarnos mutuamente con palabras de fe y de esperanza. OREMOS

Concede, Señor, a tus siervos que han salido de este mundo la luz y la paz, y a nosotros el consuelo de la futura resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


all-saints-day-ii-1911

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es la Solemnidad de Todos los Santos: la fiesta comunitaria de todos nuestros santos patronos. Y de esta multitud infinita de amados por Dios: aquellos que Él recibió en su luz celestial.

***

En el misterio de la muerte —que meditamos en estos días— la Iglesia nos invita a entrar por la puerta de la esperanza: de que de veras existe ese lugar preparado para nosotros en el cielo.

Y que en la Casa del Padre hay muchas habitaciones: incontables habitaciones.

Y que estos nuestros hermanos y hermanas que ya alcanzaron la meta de su viaje, están con nosotros, nos ayudan, y nos enseñan el camino que conduce a Dios.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

En el día de hoy y en el día de mañana la Iglesia nos anima a dirigir nuestra mirada a la Eternidad.

Sumergidos en el tiempo —en el continuo pasar— pensemos en el horizonte que aparece ante nosotros: ante cada uno de nosotros.

La Eternidad — que se nos presenta hoy como la Plenitud que nuestros hermanos y hermanas alcanzaron ya en la gloria celestial. Y que es la meta de nuestro propio camino: «llegar a la Casa del Padre».

***

En esta Casa paterna hay una ventana por la que ellos nos miran.

Y nos bendicen. Y se unen a nosotros.

Cuando nos reunimos para celebrar la Eucaristía.

Para escuchar la Palabra.

Y para partir el Pan.

Que es el Cuerpo de Cristo.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

La Iglesia del cielo siempre está unida a la Iglesia de la tierra mediante la Comunión de los Santos.

Pero hoy esa unidad la sentimos más estrecha al celebrar a todos esos hermanos nuestros que nos han precedido en el camino de la fe y que ahora gozan de la presencia de Dios para siempre.

Es el día de Todos los Santos. En él celebramos la felicidad para la cual Dios nos ha dado la vida y que es la esperanza de toda nuestra vida.

A esa Iglesia de los Santos nos encomendamos hoy con la esperanza cierta de llegar también nosotros un día a vivir esa alegría que ellos ya viven en plenitud.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

Hoy contemplamos el Misterio de la Comunión de los Santos del cielo y de la tierra.

No estamos solos: estamos rodeados por una gran nube de testigos.

Con ellos formamos el Cuerpo de Cristo.

Con ellos somos hijos de Dios.

Con ellos hemos sido santificados por el Espíritu Santo.

¡Alégrese el cielo y exulte la tierra!

El glorioso ejército de los santos intercede por nosotros ante el Señor.

Nos acompaña en nuestro camino hacia el Reino.

Y nos anima a mantener nuestra mirada fija en Jesús, nuestro Señor, que vendrá en la gloria en medio de sus santos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Reunidos en la Asamblea Santa de los llamados al Reino Eterno, y recordando a nuestros hermanos que han llegado a la Gloria del Cielo, presentémosle al Padre los dolores y las necesidades de todos los hombres.

A cada petición diremos: ¡Santifícanos en tu amor, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Iglesia. Para que sean iluminados con la luz de Cristo y crezcan en santidad. OREMOS

2. Por los que tienen el gobierno de las naciones. Para que lo ejerzan con justicia y espíritu de servicio. OREMOS

3. Por las familias cristianas. Para que sean espacios donde los grandes y los pequeños puedan descubrir su vocación a la santidad. OREMOS

4. Por cuantos son víctimas de la pobreza, la injusticia, la marginación social o la enfermedad. Para que encuentren en nosotros la solidaridad y la aceptación que anhelan. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la corona de la vida en el Reino Eterno. OREMOS

6. Por nosotros. Para que un día nos reunamos con los santos en el cielo, contemplando el rostro de Cristo glorioso. OREMOS

Concede a tu pueblo, Padre santo, la protección de todos los santos, para que por su intercesión, obtenga los beneficios que de Ti espera. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


out_on_a_limb

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Zaqueo se subió a un árbol, porque quería ver al Señor.

Cada uno de nosotros —espiritualmente— debe treparse a ese árbol.

Para responderse a la pregunta:

Si de veras estoy esperando a Aquel que va a pasar por aquí.

***

Quizá me mire.

Quizá me llame por mi nombre…


INDICACIÓN IMPORTANTE: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar ni palabras ni letras. No hay que correr al leerla. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con amor y con tiempo, por favor, no la leas.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Zaqueo —en su búsqueda de Jesús— se subió a un árbol.

Hay muchas maneras de buscar a Dios.

Pero Él nos encuentra siempre.

Que nos encuentre también durante esta Misa.

Para que encontremos refugio.

Bajo la sombra de Sus alas.


INDICACIÓN IMPORTANTE: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar ni palabras ni letras. No hay que correr al leerla. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con amor y con tiempo, por favor, no la leas.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Para ver a Jesús, Zaqueo se subió a un árbol.

Quizá sea necesario dar un paso hacia Dios.

Un paso hacia el cielo.

Para que Él nos vea.

Y Se invite a nuestra casa.

***

Abrámonos hoy a Dios.

Demos un paso hacia Él, cuando pase por aquí.

En esta Eucaristía.


 INDICACIÓN IMPORTANTE: Esta monición de carácter meditativo es muy breve. Está compuesta de pocas palabras, de manera que cada palabra, cada letra y cada punto cuenta. No hay que cambiar ni palabras ni letras. No hay que correr al leerla. Su objetivo es introducirnos en el clima del Misterio que es la presencia del Señor en la Eucaristía.

Si no la preparaste con amor y con tiempo, por favor, no la leas.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios —nuestro Padre celestial— que se compadece de todos y cierra los ojos a los pecados de los hombres, presentémosle nuestras humildes plegarias.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean instrumentos de perdón y reconciliación. OREMOS

2. Por los gobernantes de las naciones. Para que defiendan a los más débiles de la sociedad. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que hallen en nuestra caridad ayuda y consuelo. OREMOS

4. Por nuestras familias. Para que abran sus puertas al Señor que viene a salvarnos. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que sean recibidos en la Casa de nuestro Padre Celestial. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que el Evangelio que hemos escuchado nos anime a abrir las puertas a un futuro lleno de esperanza. OREMOS

Padre de bondad que sostienes a los que van a caer y enderezas a los que ya se doblan, y a todos perdonas, porque son tuyos, y porque todo lo puedes, concédenos experimentar en nuestra carne la alegría de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.


fariseo-y-publicano-2

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Dos hombres vinieron al templo para orar:

un fariseo y un publicano.

***

Es el Evangelio de hoy.

***

Cada uno de nosotros puede ser ese publicano,

que se presenta ante el Señor con el corazón roto.

Para apelar a Su misericordia.

Y dejar en Sus manos el peso de nuestro diario vivir.

Y salir de aquí justificados.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

La Iglesia celebra hoy la Jornada por la Evangelización de los Pueblos: el Domingo Mundial de las Misiones.

Es un día de oración y de comunión.

Es jornada también de colecta y de esfuerzo.

Todas las comunidades católicas del mundo se afanan en este día por rezar y obtener recursos para ayudar a los pueblos más pobres y llevarles la Buena Noticia de la fe en Cristo.

Dispongámonos ahora a recibir al Señor que nos viene al encuentro en esta Santa Celebración y pidámosle que nos regale un corazón misionero. Para que vayamos y compartamos la alegría del Evangelio a los que andan tristes y mostremos el rostro de Jesús a quienes aún no lo conocen.


ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor que está cerca de los atribulados y salva a los que están hundidos, presentémosle nuestras humildes súplicas.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea el hogar de muchos y una madre para todos los pueblos. OREMOS

2. Por los jefes de las naciones. Para que comprendan el valor de la vida humana y rechacen lo que la destruye. OREMOS

3. Por los misioneros y misioneras esparcidos en el mundo entero. Para que nunca se sientan solos, sino que experimenten la presencia del Señor y la solidaridad de nuestra oración y ayuda generosa. OREMOS

4. Por los que no conocen a Jesucristo. Para que, con nuestra colaboración, experimenten pronto la alegría del Evangelio. OREMOS

5. Por los enfermos y ancianos. Para que no les falte el amor de la familia ni los cuidados necesarios. OREMOS

6. Por todas las familias. Para que vivan los valores de perdón, hospitalidad, diálogo y servicio. OREMOS

7. Por todos que  -con su desprendimiento, disponibilidad y trabajo- dignificaron las celebraciones anuales en honor de Nuestra Celestial Patrona. Para que en cada momento experimenten la abundancia de las bendiciones divinas y la protección de la Virgen Santísima del Rosario. OREMOS

8. Por nuestros difuntos. Para el Señor les conceda la corona de la vida en el Reino Eterno. OREMOS

9. Por nosotros. Para que sepamos reconocer agradecidos las maravillas que el amor de Dios realiza en nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración y derrama tu gracia y tu bondad sobre todos los pueblos de la tierra, para que todos experimenten la alegría de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Con la Colecta de hoy cooperamos en la labor Evangelizadora de la Iglesia Universal.

Agradecidos por el don de la fe, unámonos a ella con un corazón noble y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.


CURA DIEZ LEPROSOS.-AUTOR DESCONOCIDO


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

La liturgia de hoy nos invita a ser agradecidos.

***

***

Diez leprosos quedaron sanados.

Pero sólo uno llegó corriendo para darle las gracias a Jesús.

Cada uno de nosotros es ese único que llegó aquí corriendo.

***

Aquel samaritano que recibió con fe el don de la salud, quedó bendecido por Jesús.

Pidámosle al Señor que nos limpie también a nosotros. Para que alcancemos la sanación espiritual.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

De los muchos que fueron sanados de la lepra sólo uno regresó para agradecer a Jesús el don recibido.

De esto nos hablará el Evangelio de hoy.

***

La Eucaristía dominical –ese espacio semanal de nuestro encuentro con Jesús– es una oportunidad para darle gracias al Señor,

Porque podemos venir a Él,

Estar con Él,

Escucharlo en su Palabra

Y unirnos a Él en la Comunión.

***

Aquel samaritano que recibió con fe el don de la salud, quedó bendecido por Jesús.

Pidámosle al Señor que nos limpie también a nosotros, para que alcancemos la sanación espiritual.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios Padre que se interesa por nosotros presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Sánanos, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que lleve a todos la salvación que Cristo nos ofrece. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que sean sensibles a los más necesitados de la sociedad. OREMOS

3. Por todos los que sufren a causa de cualquier motivo. Para que descubran al Dios sanador, liberador y fuente de vida. OREMOS

4. Por todos los que hoy nos hemos reunido para celebrar esta Eucaristía. Para que vivamos en continua acción de gracias y seamos salud y paz para los que nos rodean. OREMOS

Míranos, Padre, con amor y concédenos la alegría y la fuerza de tu Espíritu. Por Jesucristo nuestro Señor.


parable-of-the-rich-man-and-the-beggar

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Una vez más el Señor nos reúne en torno a Su Altar.

Y como cada Domingo se multiplica y se reparte.

Para calmar nuestra hambre y todas nuestras ansiedades.

Nos da el tiempo.

Se hace Palabra de esperanza para nuestro espíritu abatido.

Se hace Alimento para el viaje de la vida.

Nos inspira y nos impulsa a vivir esta semana de manera distinta:

Con los ojos abiertos.

Y con el corazón sensible a las necesidades de quienes nos rodean.

***

Participemos con atención en esta Santa Misa.

Y dejémonos llevar por el Señor.

Que nos ama tal y como somos.

Pero no nos va a dejar así.


ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos ahora a Dios nuestro Padre, suplicándole por las necesidades de toda la humanidad, rogándole que, por su bondad, se acuerde de nosotros con misericordia.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón grande, Señor!

1. Por la Iglesia. Para que sea siempre el hogar que nos refugie y nos llene de amor. OREMOS

2. Por el Santo Padre, el Papa Francisco. Para que su mensaje nos renueve como hijos de Dios. OREMOS

3. Por los que sufren en su cuerpo o en su espíritu. Para que encuentren consuelo y esperanza en nuestra mirada. OREMOS

4. Por los que están atrapados por la avaricia, la ambición y la indiferencia. Para que alcancen la conversión. OREMOS

5. Por los difuntos. Para que puedan gozar del descanso pleno en la Casa del Padre. OREMOS

6. Por nosotros. Para que el Evangelio que hemos escuchado abra nuestros ojos, nuestro corazón y nuestras manos a las necesidades de nuestros hermanos que viven en pobreza. OREMOS

Escucha, Padre, estas peticiones de tus hijos e hijas y derrama sobre nuestro mundo la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.