Archivos para moniciones domingo

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Cada uno de nosotros —en el misterio de su conciencia y de su corazón— ha de encontrarse hoy con el Señor, para servir a su Palabra.

Esta Palabra siempre es difícil, porque siempre nos exige algo. Debemos sintonizar con Ella.

Pero para poder escucharla, primero pidámosle que nos purifique.

***

Purifícanos, Señor, para que Te escuchemos y Te veamos: a Ti que estás entre nosotros.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

Anuncios

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy hablará sobre el perdón. Como comentando las palabras del Padrenuestro: «perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Preguntémonos —que cada uno se pregunte en su corazón— si he perdonado de veras.

Si sé perdonar.

Si estoy dispuesto a perdonar.

Hasta dónde cargo en mí heridas —sufrimiento— causado por otros, todavía no sanado, todavía no cerrado.

Quizá yo mismo tengo que pedir perdón.

Así como ahora pedimos perdón a Dios vivo. Que conoce mi corazón y puede transformarlo.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Escucharemos hoy en el Evangelio que cuando dos o tres se reúnen en el nombre de Jesús, ahí siempre está Él entre ellos.

Él ahora está entre nosotros. Pero nosotros —cada uno de nosotros— ¿estamos abiertos a esta presencia?

Él —entero— está para nosotros. Pero nosotros —enteros— ¿estamos para Él?

***

Qué cada uno busque en sí mismo ese lugar que aún no está abierto a Su presencia.

Ese lugar en el que estamos cerrados a Él.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hemos venido —como cada semana—  para encontrarnos con Cristo. Para orar.

La oración es un combate con nosotros mismos. Pero también con Dios.

Escucharemos en las lecturas de hoy textos difíciles, que nos retarán a revisar —a cambiar— nuestra vida.

¿Estoy dispuesto? ¿Estoy dispuesto a recibir una palabra difícil de parte de Dios?

¿Estoy dispuesto a modificar mi manera de pensar?


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

A todos nos gusta preguntar a Dios.

Creemos que es su deber darnos explicaciones.

Justificar sus ausencias.

Explicar sus retrasos e incumplimientos.

¡Cuántas preguntas quisiéramos hacerle…!

***

La Liturgia de este Domingo nos recuerda que es Dios quien nos plantea las preguntas. Y quien nos somete al examen.

***

En actitud de escucha, dejémonos interpelar por Él.

Él es la pregunta.

Y Él es la respuesta.

Él tiene la llave.

Que abre la puerta a la Vida.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE. 


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Un domingo más nos reunimos en la Casa de Oración para celebrar la Eucaristía.

Nos reunimos porque el Señor mismo nos convoca y conduce nuestros pasos hacia Él.

***

Dejémonos llevar por Él. Para que nos llene de alegría.

Para que se compadezca de nosotros.

Y cure nuestros cuerpos heridos.

Y sane nuestras almas.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


  Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Domingo pasado contemplábamos el misterio de la Transfiguración del Señor. Cuando Su rostro resplandeció sobre nosotros.

Hoy viene caminando sobre el agua, sobre el mar.

Viene para fortalecernos.

Para fortalecer nuestra fe.

Para transformarnos.

***

Señor, purifica nuestros corazones.

Para que veamos Tu rostro radiante.

Para que experimentemos el poder de Tu gracia.


Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible 


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Cristo viene a nosotros también en esta Santa Misa.

Para compartirnos la Palabra y el Pan. Que es su Cuerpo.

En el Evangelio escucharemos las parábolas que hablan sobre el Reino de los cielos.

La Iglesia no es el Reino. Pero es un espacio donde —en los corazones humanos, y entre los corazones humanos— ha de crecer el Reino. También por el don de Su presencia.

***

Ven, Espíritu Santo.

Purifícanos de nuestros pecados.

Para que nos dejemos tocar por Tu presencia.

Abre nuestras mentes y corazones. A la Voz que hemos de escuchar.


 Querido monitor/a: Los puntos (.) se entonan hacia abajo. SIEMPRE.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos aquí porque estamos sedientos de bien. Del bien que no encontramos en nosotros ni alrededor de nosotros.

Sedientos de que la luz del Señor y Su fuerza nos dé un poco de esperanza y energía para vivir. Para hacer el bien. Para anhelar el bien.

Venimos aquí para recibir Su bendición.

Para que ella nos guíe a lo largo de esta nueva semana.

***

Señor, purifícanos y sácianos con tu bondad.


Continuar leyendo…

to-banner1


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Hemos venido para escondernos bajo la sombra de las alas divinas.

No para huir. Sino para recuperar fuerzas.

Recuperar energías para anunciar con nuestra vida que ya se acerca el Reino.

Porque el Evangelio nos presenta hoy el llamado y envío de los apóstoles.

También nosotros participamos en este misterio. Nadie tiene fe sólo para sí mismo.

La fe crece cuando se comparte.

***

Señor, purifícanos y danos ánimo. 


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy celebramos el misterio de la Ascensión de Jesús.

Que es la preparación de su Nueva Venida y a la vez el anuncio de su eterna presencia en medio de nosotros.

El anuncio de la presencia del Señor que reina.

Y que tiene poder para conducirnos —a cada uno— a la salvación, a salvar nuestra vida.


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Estamos ya en el quinto Domingo de Pascua.

Es la quinta vez que volvemos a vivir  —siempre de nuevo—  este gran misterio de nuestra fe: que estamos llamados a la vida, no a la muerte.

***

Señor, ábrenos a Tu gracia, poder y misericordia.

Ábrenos.

Para que podamos recibir Tu perdón.

Y participemos dignamente en esta Santa Misa.


Continuar leyendo…

he-is-risen-matthew-28-6-mark-lawrence


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

En el Evangelio de hoy dos discípulos van en camino a Emaús.  Desanimados. Con ojos incapaces de ver. No comprenden las palabras del Señor. Y sólo el gesto de partir el pan les abre los ojos.

Estos dos discípulos representan a cada uno de nosotros.

Porque todos nuestros caminos llevan a Emaús.

       ***

Señor, purifica nuestros corazones.

Para que nuestros oídos y nuestros ojos se abran a Tu presencia.

Para que podamos ver.

Que Tú estás con nosotros.


Continuar leyendo…

2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Venimos aquí porque necesitamos un milagro.

Necesitamos que Jesús quite hoy nuestra piedra.

Y nos llame por nuestro nombre.

Necesitamos oír su voz que nos llame a salir fuera.

A pasar de la muerte a la vida.

En ese sentido espiritual.

***

Señor, desde el abismo de nuestros pecados clamamos a ti.

Purifícanos.

Danos una nueva oportunidad. 


ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de Cuaresma roguemos a Dios nuestro Padre para que escuche nuestras humildes plegarias.

A cada petición diremos: ¡Abre nuestros sepulcros, Señor!

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que transmita —con sus gestos y palabras— la vida nueva en Cristo: nuestra Pascua. OREMOS

2. Por los que dirigen los destinos de los pueblos. Para que den vida y esperanza a los más necesitados. OREMOS

3. Por los que viven escondidos en sus tumbas de tristeza, egoísmo, guerras, envidias o desesperanza. Para que como Lázaro escuchen el grito de Cristo que los llama a una nueva vida. OREMOS

4. Por los que han perdido el sentido de la vida, por los que se refugian en la droga o el alcohol, por los que ven el suicidio como la única puerta de salida. Para que la ternura de Cristo sane sus corazones. OREMOS

5. Por quienes en otros años celebraron la Cuaresma y hoy no se encuentran entre nosotros. Para que disfruten de la Vida Eterna junto al Padre. OREMOS

6. Por los que como Marta y María pasan por el trance doloroso de perder a un ser querido. Para que la Palabra de Dios ponga esperanza en sus vidas.  OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que la participación de la Eucaristía nos haga crecer en caridad y comunión fraterna. OREMOS

Escucha, Padre de bondad, al pueblo que te suplica, para que lo que no se atreve a esperar por sus propios méritos, lo alcance gracias a la pasión de tu Hijo, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.


 

2 Peter 1:16. Eyewitnesses Of His Majesty


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de este cuarto domingo de Cuaresma, Jesús toca e ilumina los ojos de un hombre.

Se trata de un mendigo.

Un ciego de nacimiento.

***

Ese mendigo nos representa a todos.

Ese ciego es cada uno de nosotros.

***

Lávanos, Señor, de nuestras cegueras.

De esa oscuridad que llevamos dentro.

Para que podamos ver.

Y Te veamos a Ti.

Que Tú eres nuestro Salvador.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos ahora al Señor, nuestro Dios, para que la luz de Cristo aleje de nuestro mundo las tinieblas del pecado y de la muerte.

A cada petición diremos: ¡Abre nuestros ojos, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que —como Jesús— sepa acercarse amorosamente a quienes viven en situaciones de oscuridad y de dolor. OREMOS

­­­­­­­­­­­­­­­­2. Por los pueblos que viven la ceguera de la guerra, del odio y del rencor. Para que encuentren la paz y el diálogo. OREMOS

3. Por quienes atraviesan momentos de oscuridad en sus vidas. Para que hallen en Cristo la luz que anhelan sus corazones. OREMOS

4. Por los niños y los jóvenes. Para que lleven una vida iluminada y se mantengan lejos de toda tiniebla. OREMOS

5. Por nosotros mismos. Para que el Señor cure nuestra ceguera, nos saque de la oscuridad e ilumine nuestra vida con su luz y su alegría. OREMOS

Escucha, Padre de bondad, estas súplicas que salen de nuestros corazones conmovidos por lo que vemos a nuestro alrededor y concédenos lo que más necesitamos y no nos atrevemos a pedirte. Por Jesucristo nuestro Señor.