Archives For Monición de entrada

10341768_390366571132136_5430273522623426085_n

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de hoy, Jesús calmará los ánimos turbados de sus discípulos que, en medio del mar, sienten miedo, porque el viento y las olas sacuden la barca.

Es una invitación para nosotros a confiar en el Señor en medio de contrariedades, pues también nosotros tenemos nuestras tormentas y -como los apóstoles- a menudo sentimos miedo y dudamos.

***

Hoy el Señor viene a salvarnos de aquello que intenta hundirnos.

***

Disfrutemos de su presencia que nos devuelve la tranquilidad y la paz.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Sálvanos, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y sacerdotes. Para que ante las dificultades de su ministerio, se vean siempre confortados por la presencia del Señor. OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones. Para que el Señor los asista con la luz de su Espíritu. OREMOS

3. Por los que sufren crisis de fe. Para que en la tempestad se haga presente el Señor y tranquilice sus ánimos atormentados. OREMOS

4. Por las familias y matrimonios cristianos. Para que el Señor calme las tormentas que se generan en la vida diaria. OREMOS

5. Por todos nosotros y por nuestra Comunidad. Para que nunca perdamos la esperanza de llegar a buen puerto. OREMOS

Padre todopoderoso, que siempre nos acompañas en nuestro peregrinar, concédenos experimentar a diario tu presencia salvadora que nunca nos abandona. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

jesus-speaking-to-a-crowd-george-pedro

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Respondiendo a la invitación del Señor nos reunimos de nuevo para escuchar su Palabra y para alimentarnos con su Pan.

Él conoce la realidad del mal y del pecado que nos acecha continuamente.

Él conoce nuestras preocupaciones, nuestras esperanzas y nuestras luchas cotidianas.

Él quiere ser luz para nuestros pasos y fortaleza en medio de «sufrimientos».

Con sencillez de corazón y con gran alegría dispongámonos a recibir a Aquél que viene a salvarnos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a todos los que luchan por vencer los males de nuestro mundo, oremos al Señor pidiéndole su ayuda.

A cada petición diremos: ¡Sálvanos, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que comunique a todos los hombres la alegría y la esperanza del Reino de Dios. OREMOS

2. Por nuestra Patria. Para que con nuestra participación ciudadana responsable contribuyamos al bien común y el bienestar de todos. OREMOS

3. Por las familias cristianas: para que eduquen a sus hijos en sentimientos de respeto y amor hacia los demás. OREMOS

4. Por los sufren: para que encuentren consuelo en nuestro amor eficaz. OREMOS

5. Por nosotros: para que no nos limitemos a escuchar la Palabra de Dios, sino que la pongamos en práctica. OREMOS

Recibe, Señor, con bondad, nuestras plegarias y concédenos con abundancia lo que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor.

10344208_278588815647668_3265769071077375_o

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es Corpus Christi.

Un día grande.

Un día para caer de rodillas ante la grandeza del Dios-Amor.

Como Comunidad Parroquial nos encontramos en torno al altar, para celebrar y aclamar con nuestros cantos a la Fuente de nuestras alegrías, a Aquel que nos acompaña en medio de nuestras vidas: a Cristo el Señor, que en el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre ha querido quedarse con nosotros, para que todos conozcan su nombre y experimenten su misericordia.

Celebremos esta Solemnidad de la Eucaristía, honrando el Cuerpo de Cristo.

Honremos el Cuerpo de Cristo, comulgando con su persona, con sus sentimientos y actitudes.

Honremos el Cuerpo de Cristo, acercándonos a los demás con el mayor respeto y disponibilidad, porque ellos son también el Cuerpo de Cristo.

Que la Eucaristía de este Día sea un acto de fe, de esperanza y de caridad: porque DIOS ESTÁ AQUÍ, para saciar nuestras hambres y para urgir nuestras más generosas entregas.

MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Celebramos hoy al Amor de los amores: a Cristo el Señor que quiso quedarse con nosotros como compañero de viaje en este nuestro caminar hacia la Casa del Padre.

Él nos prometió su presencia y nos la dejó en la Eucaristía.

Con amor y con fe participemos en esta Santa Celebración.

Escucharemos la Palabra de Dios y nos acercaremos a comulgar el Cuerpo del Señor, conscientes que -al quedarse Él en nuestros corazones- nos envía a amar a los demás con el amor con que Él nos ama.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo el Señor, que invita a todos a su mesa y entrega su Cuerpo y su Sangre para la vida del mundo.

A cada petición diremos: ¡Alimenta a tu pueblo, Señor!

1. Por los sacerdotes que presiden nuestras Asambleas Eucarísticas. Para que a ejemplo de Cristo Jesús, el Sumo y Eterno Sacerdote, imiten -en su manera de vivir- lo que celebran en el Sacramento del Altar. OREMOS

2. Por los pueblos de toda la tierra. Para que en el Cuerpo y la Sangre de Cristo -entregados por la vida del mundo- encuentren la paz y la vida en abundancia que anhelan. OREMOS

3. Por los pobres y por los que sufren necesidad. Para que encuentren en nosotros -quienes nos alimentamos del pan de Jesucristo- una ayuda activa y solidaria. OREMOS

4. Por los enfermos. Para que Cristo Jesús -que con su sangre cura nuestras heridas- les de salud y esperanza. OREMOS

5. Por las familias de nuestra Comunidad. Para que alimentadas por el pan de la Eucaristía, progresen en el amor que todo lo une y perfecciona. OREMOS

6. Por los que han muerto. Para que Cristo el Señor -cuyo Cuerpo es el remedio de la inmortalidad- los haga participar en su Resurrección. OREMOS

7. Por nosotros que celebramos esta Solemnidad del Corpus Christi. Para que el Pan de la Palabra y el Pan Eucarístico, sacien nuestra hambre de Dios. OREMOS

Dios nuestro, siempre fiel a tus promesas, que con amor alimentas a tu pueblo, escucha nuestras oraciones y acrecienta en nosotros el deseo de saciarnos de Ti, para que fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, avancemos por la senda de la vida hasta llegar a la asamblea de los santos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Trinidad de Muller

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy es la Fiesta de la Santísima Trinidad:

resumen de todo el Año Litúrgico,

coronamiento de este despliegue del Amor Divino en la historia de nuestra salvación, desde la creación del mundo – pasando por el Nacimiento de Cristo y su Resurrección – hasta la Venida del Espíritu Santo.

Con inmensa gratitud y alegría celebremos hoy a nuestro Dios y abramos de para en par las puertas de nuestra vida a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por los pobres, por los enfermos, por los que sufren, por los que nadie quiere. Para que encontremos modos de ayudarles en sus necesidades. OREMOS

4. Por los padres de familia. Para que no descuiden las necesidades espirituales de sus hijos. OREMOS

5. Por los niños y jóvenes que se están preparando para celebrar el sacramento de la Confirmación o de la Primera Eucaristía y por sus familias. Para que abran sus corazones a la acción del Espíritu de Jesús. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que seamos dóciles a la voz del Espíritu, fuente de comunión y de amor fraterno. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

1-Juan-4-8

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Estamos ya en el sexto Domingo de Pascua: el último antes de la Ascensión del Señor.

Hemos recorrido un muy amplio camino desde aquella Vigilia Pascual que nos comunicó la alegre noticia de la Victoria de Cristo Resucitado.

Ha sido tiempo de alegría y de conversión.

El Espíritu Santo –quien nos conducirá a la verdad plena— ya está cerca.

Aprovechemos cada Eucaristía de este tiempo para recibir todo el amor que Dios nos ofrece.

Y para ir purificando

–en este manantial que es el Corazón de Jesús–

todos los amores que hayamos conocido

y todos los amores que tengamos ahora mismo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios, nuestro Padre, suplicando que extienda los beneficios de la resurrección de su Hijo a todos los hombres.

A cada petición diremos: ¡Padre, muéstranos tu amor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea signo de amor en un mundo lleno de guerras e injusticias. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que se esfuercen en alcanzar la concordia entre sus ciudadanos y la paz entre los pueblos. OREMOS

3. Por las familias cristianas. Para que eduquen a sus hijos en sentimientos de respeto y amor hacia los demás. OREMOS

4. Por los que viven solos y por los que se sienten faltos de cariño. Para que encuentren un corazón que les brinde ese amor que viene de lo alto. OREMOS

5. Por nuestras mamás. Para que el Señor las llene de su amor, premie sus desvelos y trabajos, y reciba sus lágrimas y sacrificios. OREMOS

6. Por nosotros. Para que sepamos reconocer –agradecidos– las maravillas que el amor de Dios realiza en nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre santo, nuestras humildes súplicas y completa nuestra alegría enviándonos tu Espíritu Santo prometido por tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

10710828_340657959436331_6813653293660704489_n

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Pascua es tiempo de florecer y crecer.

Pascua es la primavera del alma.

Es un tiempo para acercarnos más a Jesús y para vivir la alegría que Él nos da.

***

Precisamente hoy el Señor Resucitado nos invitará a vivir muy unidos a Él, como los sarmientos están unidos a la vid.

Cada domingo -cuando venimos a celebrar la Eucaristía- fortalecemos y renovamos esta unión.

Y Él viene a nosotros,

nos limpia,

nos poda,

y nos llena de su vida.

Para que demos fruto abundante:

Para nosotros.

Y para nuestros hermanos.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Jesús resucitado, vida y esperanza de la humanidad entera, presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Jesús Resucitado, Escúchanos!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea una verdadera Comunidad y produzca los frutos del amor y la unidad. OREMOS

2. Por los gobernantes. Para que la familia humana -en todos los países del mundo- viva en paz, justicia y libertad. OREMOS

3. Por los que han roto con toda práctica religiosa y se han apartado de Dios. Para que sean iluminados por la fe en Cristo Resucitado. OREMOS

4. Por los difuntos de nuestras familias. Para que gocen del Señor en la vida nueva. OREMOS

5. Por nuestra Comunidad parroquial. Para que se deje alimentar y podar por su Señor y produzca frutos de vida y de amor. OREMOS

Escucha, Señor Jesús, nuestra oración, y condúcenos hacia la vida plena que Dios el Padre nos ofrece. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

la-foto-5.jpg

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy es el cuarto Domingo de Pascua.

Hoy el Resucitado viene a nosotros como Pastor: el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

El que nos conoce y nos defiende, porque le importamos.

El que da su vida por nosotros y nos alimenta con su Cuerpo y con su Sangre.

***

En este clima, la Iglesia entera vive hoy la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

Pidamos al Señor que siga suscitando entre nosotros todas las vocaciones necesarias, para que nuestra Comunidad y nuestro mundo puedan sentirse pastoreados en nombre del Resucitado.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios, Padre todopoderoso, que resucitó a Jesús, nuestro jefe y salvador, presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por el papa, los obispos, sacerdotes y diáconos. Para que pastoreen la Iglesia con amor y sacrificio. OREMOS

2. Por quienes ejercen la autoridad en nuestra Patria. Para que nos gobiernen con justicia y capacidad de servicio. OREMOS

3. Por los enfermos y los que viven en soledad. Para que en Cristo -el Buen Pastor que a todos conoce y a todos ama- encuentren la luz y la esperanza. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

5. Por los niños que se preparan para celebrar el sacramento de la Confirmación o de la Primera Eucaristía y por sus familias. Para que se dejen guiar por Jesús el  Buen Pastor. OREMOS

6. Por nuestra Comunidad Parroquial, pequeño rebaño de Cristo. Para que conozca mejor a su Señor y le siga con fe y con amor. OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que respondamos con generosidad y entrega a la misión que el Señor nos confía. OREMOS

Padre Santo, que has querido que tu Hijo Jesús sea el verdadero pastor de tu pueblo, acoge nuestras súplicas y haznos discípulos de Aquél que no ha venido a ser servido sino a servir y dar la vida por todos y que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

sordos

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En ambiente de la alegría pascual nos reunimos para celebrar nuestra cita con el Señor Resucitado que con su misteriosa presencia nos impulsa a caminar por sendas de vida nueva.

Como lo hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, Él nos invita ahora a su doble mesa de la Palabra y de la Eucaristía.

Él mismo nos abrirá el entendimiento para que comprendamos las Escrituras y aceptemos el plan que Dios tiene para nosotros.

ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor Jesús, que se hizo compañero de camino de los discípulos que dudaban de Él, pidámosle que acompañe también a su Iglesia que peregrina entre las dificultades e incertidumbres de esta vida.

A cada petición diremos: «Quédate con nosotros, Señor»

1. Por la Iglesia, comunidad de los creyentes en Cristo. Para que siempre irradie al mundo la alegría de la Pascua. OREMOS

2. Por todos los que buscan a Dios con sinceridad de corazón. Para que descubran en Cristo la imagen viva del Padre. OREMOS

3. Por los que viven decepcionados, caminando sin fe y sin esperanza. Para que el Señor Jesús camine junto a ellos, abra sus ojos y encienda sus corazones. OREMOS

4. Por todos los agentes de pastoral de nuestra Comunidad. Para que se fortalezcan en el compromiso apostólico de cada día y en el anhelo de santidad y de comunión. OREMOS

5. Por nuestras familias. Para que nuestra vida sea iluminada por el esplendor de la Pascua del Señor. OREMOS

6. Por nosotros aquí reunidos. Para que seamos capaces de reconocer la presencia del Señor Resucitado en el prójimo que camina a nuestro lado, en las Sagradas Escrituras y en el Pan de la Eucarístía. OREMOS

Señor Jesús, concédenos, en esta Pascua, la gracia de reconocerte en tu Palabra y en tus Sacramentos, para que caminemos por nuestra vida con amor y esperanza. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

image5

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Estamos dando los primeros pasos en este tiempo gozoso que es la Cincuentena Pascual.

Tiempo para experimentar en nuestra vida diaria el poder de la Resurrección del Señor y sus frutos.

Entre ellos el don del Espíritu, la paz y la reconciliación: regalos que han salido del corazón traspasado del Señor de la Misericordia.

***

Toda alma que cree y tiene confianza en la Misericordia de Jesús, la obtendrá.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Cristo -que fue entregado por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación, y está presente en medio de nosotros- pidámosle que escuche la oración de su Iglesia.

A cada petición diremos: ¡Quédate con nosotros, Señor!

1. Por la Iglesia extendida por todo el mundo. Para que viva con plenitud el gozo pascual y lo extienda a través de su testimonio y misericordia para con todos. OREMOS

2. Por nuestro País. Para que seamos constructores de una paz auténtica, buscando el diálogo, la reconciliación y el bienestar de todos. OREMOS

3. Por quienes tienen dificultades para creer. Para que encuentren en la Comunidad un testimonio que los atraiga e ilumine. OREMOS

4. Por los enfermos que se van acercando a la experiencia de la muerte. Para que la fe en Jesús llene sus corazones de esperanza. OREMOS

5. Por cuantos sufren en el cuerpo o en el espíritu. Para que encuentren en el Señor Resucitado el alivio y la fortaleza que necesitan y -en nosotros- el cariño y un amor solidario. OREMOS

7. Por cuantos estamos aquí reunidos, celebrando la Pascua, y por nuestras familias. Para que nos dejemos encontrar por el Señor Resucitado y transmitamos la alegría de la Vida Nueva a todos los que nos rodean. OREMOS

Señor Jesús, concédenos, en esta Pascua, la gracia de reconocerte en tu Palabra y en tu Eucaristía, para que caminemos por nuestra vida con amor y esperanza. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

DomingoPascua_6680gr

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

¿Por qué buscan entre los muertos a Aquel que vive? ¡No está aquí! ¡Ha resucitado!

***

Esta noche,

en todo el mundo,

en todos los lugares donde hay cristianos,

ha resonado esta gran noticia,

se ha encendido el Cirio Pascual,

y se ha elevado hacia Dios el canto gozoso del Aleluya.

***

Hoy celebramos la Pascua del Señor. Y le damos gracias porque también nosotros hemos recibido la Vida Nueva de Cristo resucitado.

¡Participemos con gran alegría y ánimo en este Memorial de la Victoria de nuestro Dios, porque con Él también nosotros hemos pasado de la muerte a la vida!

MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy es el Domingo de los Domingos.

El día más importante del año cristiano.

El corazón de nuestra fe.

El día en que celebramos la Resurrección del Señor.

El día de la Nueva Creación.

El día en que Cristo se nos muestra

en su transformada,

resucitada,

humanidad,

En la que también nosotros,

los bautizados,

participamos.

Nosotros,

los llamados a una nueva vida,

a una transformación mística

en hijos de Dios.

***

Que el Señor nos purifique de todo lo viejo

y abra nuestros ojos,

para que podamos verlo,

vivo entre nosotros.

MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Anoche,

en todo el mundo,

en todos los lugares donde hay cristianos,

en medio de la oscuridad,

se ha encendido el Cirio Pascual,

que significa:

la Luz de Cristo

entrando en nuestra vida.

En la vida donde hay tanta oscuridad,

tanta tristeza,

entra la Luz verdadera:

Luz que no sólo ilumina el espacio en el que vivimos,

sino también nuestros corazones y nuestras mentes

para que vivamos con más plenitud y más sabor nuestra vida.

***

Celebremos con alegría espiritual esta Pascua del Señor.

Dejémonos encontrar hoy por Aquel que venció a la muerte,

que está vivo,

y nos da una nueva vida.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de gozo por la Resurrección de Jesucristo y renovados en el Espíritu, presentémosle nuestras súplicas al Señor.

A cada petición diremos: ¡Jesús resucitado, escúchanos!

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que con gozo y firmeza dé testimonio perseverante de la Resurrección de Cristo. OREMOS

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que trabajen por la paz del mundo, a fin de que todos los pueblos puedan vivir en justicia y libertad. OREMOS

3. Por todos los hombres. Para que lleguen a gozar de la paz que Cristo trajo a los apóstoles. OREMOS

4. Por todos los que sufren. Para que su tristeza se vea transformada en una alegría que nadie les podrá arrebatar nunca. OREMOS

5. Por todos los que murieron con la esperanza de la resurrección. Para que los admita a gozar de su presencia. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que sepamos descubrir cada día más plenamente el significado de nuestro bautismo y de nuestra pertenencia a la Iglesia. OREMOS

Señor Jesucristo, que con tu Resurrección renovaste la creación entera, infunde tu Espíritu en nosotros, para que amando como Tú amas, seamos testigos de la Vida Nueva que por el Bautismo hiciste brotar en nuestros corazones. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Donkey_(Equus_asinus)_in_Kalamiaris_Palm_Forest,_Panayoudha,_Lesvos-2

«EL SEÑOR NOS NECESITA» (Lc 19, 43)

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Cercana ya la Noche Santa de la Pascua,

después de habernos preparado con nuestra penitencia y nuestras obras de caridad,

nos disponemos hoy a entrar en los misterios de la Semana Mayor,

misterios que empezaron con la entrada de Jesús en la Ciudad Santa de Jerusalén.

***

Hoy es el Domingo de Ramos.

Hoy escucharemos el Evangelio de la Pasión.

Hoy Nuestro Señor cumple su misión de Siervo y nos entrega su vida.

***

Que el Señor nos conceda el amor y el tiempo para acompañarlo en estos días santos lo más cerca posible.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Oremos ahora con fe, y pidamos que la vida nueva que nace de la cruz de Jesús llegue al mundo entero.

 A cada petición diremos: ¡Por la Pasión de tu Hijo, escúchanos Señor!

1. Para que el Redentor del mundo, que en la cruz excusó a los ignorantes y pidió perdón por ellos, tenga piedad de los fieles que han caído en el pecado, les dé valor para recurrir al Sacramento de la Penitencia y les conceda el gozo del perdón y de la paz. OREMOS

2. Para que la Sangre de Jesús, derramada en la cruz, reconcilie con Dios a los que aún están lejos, a causa de la ignorancia, la indiferencia o la maldad. OREMOS

3. Para que el Señor, que en la cruz experimentó la amargura de sentirse triste y abandonado, se apiade de los enfermos, los afligidos y los oprimidos y les envíe a su ángel para que los conforte. OREMOS

4. Para que el Señor, que recibió en su Reino al ladrón arrepentido, se apiade de nosotros, nos dé sentimientos de contrición y nos admita, después de la muerte, en su paraíso. OREMOS

Concédenos, Padre, que contemplando la pasión y muerte de tu Hijo, participemos de su vida nueva que Tú quieres para todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

grain

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Estamos ya a las puertas de la Semana Mayor, que iniciaremos el próximo domingo, el Domingo de Ramos.

Y para prepararnos a vivir estos Días Santos, nuestra Madre la Iglesia nos introducirá hoy en el misterio de la semilla de trigo que cae en la tierra y muere para dar mucho fruto.

La semilla –Jesucristo– es plantada para producir frutos de salvación.

La semilla –nuestra propia vida– tiene que ser plantada y producir frutos de salvación para nosotros, para nuestros hermanos y para nuestro mundo.

Celebremos esta Santa Misa unidos en comunión espiritual con los cristianos del mundo entero y aprovechemos el tiempo de Cuaresma que nos queda, para que muera lo que tiene que morir.

ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, a Quien tiene todo poder en el cielo y en la tierra y pidámosle que escuche benignamente nuestras preces.

A cada petición diremos: ¡Danos, Señor, un corazón nuevo!

1. Por la Santa Iglesia de Dios que peregrina en México. Para que fiel al Evangelio de Cristo siembre en nuestra tierra la semilla de paz y de esperanza. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que busquen el bien común y defiendan a los más desprotegidos. OREMOS.

3. Por los enfermos y por todos los que sufren. Para que encuentren luz y fuerza en la cruz salvadora de Jesucristo. OREMOS

4. Por cuantos buscan sinceramente el rostro de Dios. Para que reciban la plenitud del perdón. OREMOS

5. Por nosotros que queremos ver a Jesús. Para que seamos capaces de reconocerlo en los más pobres y necesitados. OREMOS

Protégenos, Señor, Salvador nuestro, y concédenos misericordiosamente tus auxilios temporales y eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Al cuarto domingo de Cuaresma se le llama el Domingo de la alegría.

Esa alegría es por la Pascua del Señor que se acerca.

Porque vamos recorriendo esta senda cuaresmal que pronto nos llevará a la meta de la Resurrección en la Noche Santa.

Sabemos que antes hay que pasar por una Vía Dolorosa, por un Gólgota que desearíamos lejos de nosotros. Pero el Señor nos enseña en el Evangelio de hoy que en su Cruz encontramos la salvación.

Dejémonos iluminar por esta Luz.

Dejémonos amar por esta clase de Amor.

Para que también nuestras cruces sean fuente de salvación para nosotros.

***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo, el Señor, que al morir en la cruz nos dio la vida nueva y nos ha abierto el camino de salvación.

A cada petición diremos: ¡Señor, danos tu luz y tu alegría!

1. Por el Santo Padre el papa Francisco. Para que su ejemplo y su palabra sean luz que alumbre nuestras tinieblas. OREMOS

2. Por los pueblos que viven la ceguera de la guerra, del odio y del rencor. Para que encuentren la paz y la alegría del perdón. OREMOS

3. Por quienes, como Nicodemo, atraviesan momentos de oscuridad en sus vidas. Para que hallen en Cristo la luz que anhelan sus corazones. OREMOS

4. Por los niños y los jóvenes. Para que lleven una vida iluminada y se mantengan lejos de toda tiniebla. OREMOS

5. Por nuestros seminaristas. Para que se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que perseveremos en el esfuerzo cuaresmal y lleguemos purificados a las Fiestas de la Pascua que se acercan. OREMOS

Señor, Tú que en nuestra fragilidad nos ayudas con medios abundantes, concédenos recibir con alegría la salvación que nos otorgas y manifestarla a los hombres con nuestra propia vida. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.

MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

La Colecta que realizaremos en estos momentos será destinada para apoyar el Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para nosotros será una oportunidad de experimentar la generosidad de Dios -nuestro Padre providente- «que ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno».

09_Cleansing_Temple_1920

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy el Señor nos introducirá en el misterio del templo de nuestra alma y nos preguntará:

«¿Quién está ahí? ¿Ahí donde sólo Yo tengo el derecho de estar?»

***

¿A qué buey tengo que sacar de mi alma?

¿Cuáles son esas palomas que tienen que salir volando de mi corazón para que yo pueda escuchar la voz del Amado?

[***]

[Permitámosle hoy al Señor entrar y echar de nuestra vida a esos mercaderes que nos separan de Dios y de los hermanos.]

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos hermanos y supliquemos la clemencia de Dios todopoderoso para que nos conceda cuanto pedimos con fe.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que el poder de la Cruz de Cristo la purifique de todas sus faltas y le conceda el gozo de la renovación pascual. OREMOS

2. Por nuestra Patria y por los gobernantes de todas las naciones. Para que Dios dirija sus pensamientos y decisiones hacia una paz verdadera. OREMOS

3. Por quienes se sienten atrapados por el sufrimiento, la tristeza o la desesperación. Para que encuentren luz y fuerza en la cruz salvadora de Jesús. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que descubran el camino que Dios les prepara y respondan siempre con generosidad a sus llamadas. OREMOS

5. Por los que no han podido venir a nuestra celebración. Para que estén presentes en el espíritu y obtengan también ellos los bienes de Dios. OREMOS

6. Por las personas que cuidan la limpieza y decoro de nuestro Templo. Para que valoremos su trabajo que nos ayuda a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS

7. Por cuantos celebramos la Cuaresma con fe y devoción. Para que lleguemos a las fiestas pascuales, iluminados por el Espíritu y limpios de todo pecado. OREMOS

Escucha, Dios nuestro, nuestras súplicas y perdona nuestros pecados: para que gocemos siempre de tu perdón y de tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

4588641810

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En nuestro camino de conversión, el pasado domingo tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús en la experiencia del desierto.

Hoy -segundo Domingo de Cuaresma- Jesús nos invita a vivir la experiencia del monte Tabor. Para descubrir en Él toda la luz, toda la grandeza y toda la fuerza de Dios.

Frente a nuestros miedos, Cristo transfigurado nos ofrece una señal cargada de esperanza: si seguimos su camino, nuestras vidas y nuestro mundo tienen futuro. Aunque antes tengamos que pasar por la cruz.

ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de salvación que Dios nos da para que nos acerquemos más a Él, presentémosle nuestras plegarias, y pidámosle que su luz ilumine toda oscuridad.

A cada petición diremos: ¡Ilumínanos con tu Palabra, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que en medio de las oscuridades y angustias de nuestro mundo, sea signo de la esperanza que viene de Dios. OREMOS

2. Por los países que viven hoy momentos de angustia e incertidumbre por su situación política. Para que el Señor les conceda paz y concordia.  OREMOS

3. Por los que viven agobiados por la esclavitud del pecado. Para que encuentren la luz de Cristo en sus vidas. OREMOS

4. Por los que sufren cualquier clase de mal, especialmente por aquellos que son víctima de nuestros errores y pecados. Para que Dios sea su fortaleza. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que durante esta Cuaresma nos atrevamos a privarnos de algo en bien de los pobres y necesitados. OREMOS

Escucha, Señor, nuestras plegarias, y derrama sobre el mundo entero tu gracia, tu amor y tu perdón. Por Jesucristo nuestro Señor.

Huge boulders along highway, an unflawed sky

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

El pasado miércoles comenzábamos -con la imposición de la ceniza- este período de cinco semanas que llamamos Cuaresma, y que culminará en la celebración más importante de los cristianos: la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesús: la Pascua del Señor.

Ya desde este primer domingo de Cuaresma, la Iglesia nos invita a vivir una experiencia de desierto.

El desierto es ese espacio simbólico de encuentro con nosotros mismos y con Dios, donde se experimenta la tentación, y donde hay que decidir por quién apostamos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Instruidos por los ejemplos del Señor Jesús, que se entregó en el desierto a la oración, pidamos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que escuche nuestras humildes plegarias.

A cada petición diremos: ¡No nos dejes caer en la tentación!

1. Por todo el pueblo cristiano. Para que en este tiempo sagrado tenga mayor hambre de la Palabra de Dios. OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones. Para se esfuercen en superar las tentaciones de la violencia y del poder injusto. OREMOS

3. Por los que se sienten tristes o tentados. Para que sean sostenidos por la gracia de Dios. OREMOS

4. Por los que participan de la Pasión de Cristo por la enfermedad y los sufrimientos. Para que alcancen fortaleza y paciencia. OREMOS

5. Por nosotros. Para que nuestras privaciones voluntarias durante esta Cuaresma sean una oportunidad de compartir nuestros bienes con los que menos tienen. OREMOS

Dios todopoderoso y eterno, escucha las oraciones de tu pueblo, perdona sus pecados y purifica su espíritu, para que cuantos con amor observamos las penitencias cuaresmales, obtengamos la paz y la misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal y la gente tome sus lugares, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.

MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este primer Domingo de Cuaresma es también el Día de la Caridad, por eso la Colecta que realizaremos en estos momentos será destinada a la Caritas de nuestra Iglesia de León.

Participando en ella, expresamos nuestro deseo de que nuestro ayuno se convierta en amor concreto y generoso hacia los más necesitados.

Untitled-2-Recovered

856721_135225543312908_1556162723_o

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Es Miércoles de Ceniza. Y nos reunimos para iniciar juntos la Cuaresma.

Para nosotros es un día muy especial, en el cual la Iglesia nos ofrece un rito de perdón y de reconciliación.

La imposición de la ceniza es símbolo –sobre todo- de abrirse a la misericordia divina.

En la Misa de hoy se omite el Acto Penitencial, que se realizará en la imposición de la Ceniza, que llegará luego de escuchar las lecturas bíblicas y la homilía del sacerdote.

Después de la explicación de la Palabra de Dios, el celebrante bendecirá la ceniza y comenzará su imposición.

La Cuaresma ha empezado.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos ahora al Señor que nos llama a la conversión y a la penitencia y pidámosle que nos dé su fuerza para buscarle con sencillez de corazón.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón nuevo, Señor!

1. Por la santa Iglesia. Para que sea fortalecida y purificada por las prácticas cuaresmales. OREMOS

2. Por los que sufren hambre. Para que nuestro ayuno de este día les procure el alimento necesario. OREMOS

3. Por los que están alejados de la fe. Para que sientan la llamada a compartir la alegría de Dios. OREMOS

4. Por todos aquellos que viven en la tristeza y la desesperación. Para que encuentren amor y consuelo. OREMOS

5. Por los que están hundidos bajo el peso del pecado. Que encuentren la ayuda necesaria para cambiar de vida. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que nos dispongamos sinceramente a dar frutos de verdadera conversión. OREMOS

Señor y Padre nuestro, ten misericordia de nuestra debilidad, y ayúdanos a caminar decididos hacia tu Reino, pues somos tus hijos e hijas. Por Jesucristo nuestro Señor

leproso

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Nuestra Madre la Iglesia trae hoy ante el altar a los que nosotros descartamos y marginamos: y lo hace porque sabe que Jesús no rechaza a nadie. Así lo muestra el Evangelio de hoy, donde vemos a Jesús tocando con su mano a un hombre enfermo de lepra.

***

Hoy Jesús nos abraza también a nosotros: con todas nuestras debilidades.

Y quiere limpiarnos de toda clase de lepra que nos separa unos de otros.

La medicina que nos ofrece es su perdón generoso y total.

No desconfiemos nunca de su amor.

Acerquémonos con humildad a su corazón misericordioso y compasivo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, la piedad de Dios, Padre todopoderoso, y pidámosle que escuche nuestra oración.

A cada petición diremos: ¡Danos, Señor, la salud y la paz!

1. Por los pastores de la santa Iglesia. Para que manifiesten en su ministerio la presencia de Jesús, que está siempre al lado de los enfermos y de los marginados. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que orienten su autoridad a favor de los más débiles y necesitados. OREMOS

3. Por los enfermos de SIDA. Para que sepamos acogerlos como hizo Jesús con los leprosos. OREMOS

4. Por nuestros familiares y amigos difuntos. Para que Dios les conceda el descanso eterno. OREMOS

5. Por nosotros. Para que no tengamos miedo de acompañar con amor y respeto a quienes sufren a causa de enfermedad y discriminación. OREMOS

Recibe, Dios eterno, las oraciones de tu Iglesia, y da cumplimiento a las peticiones de los que te suplican. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

mitras2

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Cuando Jesús comenzó su predicación en Galilea, provocó un gran entusiasmo en la gente.

Muchos iban a verlo y escucharlo, porque su palabra levantaba el ánimo y renovaba los corazones.

Y de Él salía una fuerza que curaba a los enfermos y daba nueva esperanza a las vidas destrozadas.

***

Nosotros también queremos ver a Jesús y por eso nos reunimos a celebrar esta Eucaristía.

También hoy Jesús pasa entre nosotros y con su poder divino vence el mal que trata de dominarnos de muchas maneras.

Su misericordia nos sana.

Su gracia penetra profundamente en nuestras vidas.

Su amor nos llama, para que seamos apoyo y ayuda a los que sufren.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios Padre todopoderoso para que escuche nuestra oración y nos auxilie siempre en la necesidad.

A cada petición diremos: Escúchanos, Señor, y ten piedad.

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que continúe sin cansarse el trabajo de Jesús alentando a los enfermos y consolando a los afligidos. OREMOS

2. Por los que tienen responsabilidades educativas y sociales. Para que promuevan el crecimiento integral de las personas. OREMOS

3. Por los que se quedaron sin trabajo. Para que encuentren en los demás el auxilio necesario. OREMOS

4. Por los que sufren en el cuerpo o en el espíritu. Para que Cristo Crucificado sea su fortaleza y su paz. OREMOS

5. Por los que cuidan a los enfermos. Para que no se cansen nunca de tratarlos con atención personal e infinito respeto. OREMOS

6. Por nosotros. Para que en medio de las pruebas y dificultades nos mantengamos firmes en la fe. OREMOS

Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo y pues confiamos en tu misericordia, bendícenos siempre con tu bondad. Por Jesucristo nuestro Señor.

bonitoleon

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

El Señor está con nosotros: el compasivo y misericordioso.

El paciente y lleno de amor viene para anunciar el Reino.

***

Este es el inicio de la predicación de Jesús:

El Reino.

Que es su presencia, su reinado.

El programa para nuestra vida.

***

Y nosotros venimos aquí para llenarnos de fortaleza.

Para alimentarnos de su Palabra y de su Pan, que es su Cuerpo.

***

No tengamos miedo de dejar las redes que nos enredan.

Confiemos en el Señor que nos ama:

así como somos.

Pero no nos va a dejar así.

ORACIÓN UNIVERSAL

Animados por el mismo Espíritu de Jesús, presentémosle a Dios, nuestro Padre, las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Descúbrenos, Señor, tus caminos!

1. Por la Santa Iglesia Católica. Para que humilde y sencilla, sea un hogar abierto para todos los cristianos. OREMOS 

2. Por los jefes de los estados. Para que Dios dirija su voluntad en el servicio de la justicia, de la libertad y de la paz. OREMOS

3. Por quienes viven en los márgenes de la sociedad. Para que trabajemos por eliminar las barreras que nos separan. OREMOS.

4. Por nuestros difuntos. Para que Dios los admita en su Reino de la luz y de la paz. OREMOS.

5. Por cada uno de nosotros. Para que nunca dudemos de la misericordia de Dios. OREMOS

Oh Dios, cuyo poder es infinito, acoge nuestras súplicas y protege con auxilio celestial a los que confían en tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

juan-bautista

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Tras el Adviento y la Navidad, iniciamos los domingos del Tiempo litúrgico que llamamos «Ordinario», y que en una primera parte llegará hasta el día 18 de Febrero, Miércoles de Ceniza, cuando empezará la Cuaresma.

Y lo primero que encontramos en esta vida ordinaria es a Jesús -el Cordero de Dios- que fija en nosotros su mirada y nos invita a seguirlo, a conocerlo, a quedarnos con Él.

Que nuestra actitud ante su Palabra sea la de Samuel: «Habla, Señor, tu siervo te escucha».

Que nuestra respuesta a su invitación sea la del salmista: «Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad».

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios, nuestro Padre, en cuyas manos están los destinos del Universo.

A cada petición diremos: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!

1. Por todos los cristianos. Para que estemos siempre atentos a escuchar la voz del Señor y a responderle tal como lo hizo Samuel. OREMOS

2. Por el Papa Francisco, sucesor del apóstol Pedro. Para que el Señor lo ilumine con su Espíritu Santo y lo sostenga en su ministerio de Pastor Universal de la Iglesia. OREMOS

3. Por la humanidad entera. Para que Dios destruya las murallas que dividen y separan a los hombres. OREMOS

4. Por los que se sienten inútiles y por los que viven solos. Para que escuchen la voz del Señor que los ama. OREMOS

5. Por los responsables de la educación de los niños y los jóvenes. Para que les ayuden a encontrar el camino al que Dios los llama. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que, alimentados con la Eucaristía, podamos vivir, como los primeros discípulos, la alegría del encuentro con el Señor. OREMOS

Dios y Padre nuestro, escucha nuestra oración y concédenos la alegría de amar y seguir a Jesucristo, Tu Hijo y Señor nuestro, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

Baptism of Jesus_Frontispiece

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

En este día que concluye el tiempo litúrgico de la Navidad,

contemplamos el Bautismo del Señor en el Jordán,

donde el Padre muestra al Hijo ante el mundo

y lo consagra con el Espíritu de su amor.

***

Hoy la Iglesia nos invita a renovar nuestra propia consagración bautismal:

a sumergirnos en el amor que Dios nos tiene

y descubrir que somos llamados a vivir como hijos suyos

y amarnos entre nosotros como hermanos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a nuestro Redentor, bautizado por Juan en el Jordán, y presentémosle nuestras súplicas.

 A cada petición diremos: ¡Envíanos tu Espíritu, Señor!

1. Por Nuestra Madre la Iglesia: para que nos enseñe a vivir la vocación recibida en el Bautismo. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes: para que ejerzan su responsabilidad con amor, compasión y justicia. OREMOS

3. Por nuestros familiares y amigos que están alejados de la fe: para que la bondad de Dios los ilumine. OREMOS

4. Por cuantos sufren a causa del pecado y habitan en las tinieblas: para que abran las puertas a Cristo, Luz del mundo. OREMOS

5. Por los enfermos: para que sean sanados por la mano de Cristo el Mesías. OREMOS

6. Por nosotros: para que fieles al Bautismo que recibimos, seamos misioneros de la gracia y de la paz que proceden de Dios. OREMOS

Señor, acoge nuestra oración y danos tu Espíritu para que vivamos cumpliendo siempre y en todo tu voluntad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

cuatro_reyes_magos_artaban-2

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy es la Epifanía del Señor.

Hoy, Dios se hace Luz para iluminar los caminos de nuestra vida.

Hoy, nosotros -como los Magos de Oriente-  venimos a adorar al Niño recién nacido y a ofrecerle nuestra vida como ofrenda de amor.

Porque Jesús viene para todos.

Y la luz de la estrella que guió a los Magos brilla también para nosotros

para conducirnos a la verdad

que anhelamos en lo más profundo de nuestra alma.

***

Abramos los ojos

para ver

la estrella

que Dios ha encendido

para cada uno de nosotros.

ORACIÓN UNIVERSAL

Iluminados por los misterios de la gracia, imploremos, hermanos, con ánimo confiado y agradecido, la misericordia del Señor.

A cada petición diremos: ¡Señor, danos tu Luz!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que ilumine a los hombres de toda la tierra con la luz que resplandece en el rostro de Cristo. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la luz de Cristo llegue hoy a cada hogar. OREMOS

3. Por las familias que viven en la oscuridad: para que la Luz del Nacimiento de Cristo las ilumine y transforme. OREMOS

4. Por los que sufren sin esperanza: para que brille sobre ellos esa estrella que conduce a la salvación. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que -guiados por la estrella de la fe- sepamos recono­cer el rostro de Dios en los más pequeños y necesitados. OREMOS

Señor y Dios nuestro, que Te manifiestas a cuantos Te buscan, escucha los deseos y las oraciones de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sandro_Botticelli_043

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Hoy, todo nos habla de alegría porque es Navidad.

Hoy, Dios se hace ternura en el Niño de Belén.

Hoy, María y José nos lo ofrecen para que lo recibamos en nuestro corazón.

***

Abramos hoy las puertas de nuestra vida.

Y Él pondrá su tienda en nosotros.

Abramos hoy el corazón. Con sencillez y humildad.

Y Él nos colmará de su gracia y de su salvación.

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

El Señor está con nosotros porque su nombre es Emanuel:

Aquel que de manera inesperada habitó entre nosotros,

el Dios no por encima de nosotros,

sino con nosotros,

cercano, humano, indefenso como un niño.

A este Dios saludamos hoy,

porque en esta Santa Misa,

como hizo en otro tiempo en Belén,

también vendrá a nosotros,

para nacer en el alma,

es decir:

en la vida

de cada uno de nosotros.

ORACIÓN DE LOS FIELES

Pensando en las fiestas que estamos celebrando y atentos a las necesidades de todos, dirijamos nuestras plegarias a Dios Padre todopoderoso.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sea un pesebre en el que todos puedan contemplar, adorar y amar a Jesús: el Salvador del mundo. OREMOS

2. Por todos los pueblos, ciudades y naciones: para que abunde en la tierra la hospitalidad, la justicia, la libertad y la prosperidad. OREMOS

3. Por las personas y familias enemistadas: para que alcancen la armonía y la paz. OREMOS

4. Por los que sufren: para que el nacimiento de Jesús les traiga alivio y paz en sus preocupaciones y necesidades. OREMOS

5. Por nosotros: para que el nacimiento Cristo sea luz para nuestras oscuridades y esperanza para nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre del cielo, la oración de tu Iglesia, y ayuda a los que sufren, para que consolados por la presencia de Tu Hijo, no tengan que temer ningún mal. Por Jesucristo nuestro Señor.

JuanBautista

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

La liturgia de este tercer domingo de Adviento nos llama a estar alegres porque el Señor ya viene y la Navidad ya está próxima.

Es posible que nosotros tengamos motivos personales para estar cansados, abatidos o tristes y que el ambiente colorido de calles y tiendas nos agobie.

Precisamente por eso debemos enterarnos de que el Señor viene a curar a los de corazón quebrantado y a anunciar la Buena Nueva a los pobres, el perdón a los cautivos y la libertad a los prisioneros.

Dejémonos iluminar por la luz del mensaje profético de este día y participemos en esta Santa Misa con gozo y con alegría que sólo Dios puede darnos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos, hermanos, a Jesús, luz y esperanza nuestra.

A cada petición diremos: ¡Danos tu alegría, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes: para que muestren al mundo la alegría del evangelio. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes: para que el Señor dirija sus pensamientos y acciones hacia la justicia, la libertad y el bien de todos, especialmente de los más débiles. OREMOS

3. Por los agentes de pastoral de nuestra Comunidad: para que irradien la alegría de sentirse hijos de Dios. OREMOS

4. Por los matrimonios cristianos y por todas las familias: para que estén siempre alegres y constantes en oración. OREMOS

5. Por los que se hunden en la tristeza: para que la alegría de los creyentes les comunique esperanza. OREMOS

6. Por los enfermos: para que los ángeles del Señor les lleven consuelo. OREMOS

7. Por nosotros: para que llevemos la alegría de la Navidad a quienes más la necesiten. OREMOS

Ven, Señor, Tú que traes la paz y la alegría al mundo. Ven a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy, como Iglesia que peregrina en México, unida a todas las iglesias de nuestro Continente, celebramos la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de las Américas y Estrella de la Nueva Evangelización.

Ella nos ha traído a su Hijo y nos lo ha mostrado con todo su amor, comprensión, auxilio y defensa.

En nuestro camino de Adviento hacia el encuentro con Cristo, Ella nos acompaña y nos prepara para recibir al Hijo amado del Padre y para que Él sea -con plena verdad- en nuestra vida, el «Dios con nosotros».

Participemos con gozo en esta Eucaristía invocando sobre nosotros y sobre nuestra Patria la intercesión de la «Madre del verdadero Dios por quien se vive».

ORACIÓN UNIVERSAL

Por intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, imploremos la misericordia de Dios para nosotros y para el mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Iglesia de México: para que sea vivo reflejo de aquella santidad que resplandece en la Santa Madre de Dios. OREMOS

2. Por nuestra Patria dañada por la violencia, el miedo y la inseguridad: para que renazca entre nosotros la esperanza, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por nuestras familias: para que aprendamos a querernos más y nos ayudemos a crecer en la fe y en la esperanza. OREMOS

4. Por los que sufren y se sienten decaídos: para que la fortaleza de María sea su consuelo y refugio. OREMOS

5. Por los que han muerto a causa de la violencia en nuestro País: para que sean recibidos en la región de la luz y de la paz. OREMOS

6. Por nosotros: para que experimentemos siempre la protección de Nuestra Señora de Guadalupe y colaboremos eficazmente a la prosperidad de nuestra Patria. OREMOS

Padre santo, escucha las peticiones que te dirigimos, asístenos por la intercesión de Santa María de Guadalupe, Madre de este pueblo tuyo, y concédenos lo que con fe te hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Captura de pantalla 2014-11-19 a las 23.24.34

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Celebramos hoy el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad. Y la Liturgia nos urgirá a preparar el camino para el Señor que viene.

Que vendrá a nuestra vida como un ladrón, o sea inesperadamente.

Que vendrá para robarnos. Para despojarnos de lo que nos cierra a Dios.

Para quitarnos lo que nos impide verlo.

Para robarnos lo que nos impide reconocerlo y recibirlo.

Él vendrá para destruir lo viejo: nuestro viejo mundo, nuestras viejas costumbres, nuestros modos de pensar egoístas, los obstáculos que nos separan unos de otros y nos impiden encontrarnos como hermanos.

Él vendrá.

Y su llegada será el inicio de un cielo nuevo y de una tierra nueva: de un mundo habitable, que todos anhelamos en lo más profundo de nuestras almas.

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

Celebramos el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad.

Y muy oportunamente -en la Liturgia de hoy- la voces enérgicas del profeta Isaías y de Juan el Bautista nos llaman a la acción: a preparar el camino para el Señor que viene a salvarnos.

Arreglar las calles y las habitaciones de nuestro corazón.

Quitar los obstáculos que nos separan unos de otros.

Abrir caminos nuevos de generosidad.

Cambiar nuestras actitudes personales y sociales egoístas.

Construir puentes de comunión y de diálogo.

Para que este año

                    todo el mundo

                             pueda experimentar

                                      la alegría de la Navidad.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos al Señor que vendrá lleno de poder para purificarnos con el fuego de su Espíritu.

A cada petición diremos: ¡Ven, Señor Jesús!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que llena del Espíritu Santo proclame a todos los hombres la salvación que Cristo viene a traernos. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la venida del Señor nos traiga la paz, apague los odios y ponga fin a la violencia. OREMOS

3. Por los que sufren o viven tristes: para que la venida del Señor les traiga fortaleza y alegría. OREMOS

4. Por los que nada esperan y por los que sólo tienen afanes materiales: para que encuentren luz en su camino. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que durante este Adviento allanemos los caminos de la fraternidad con signos de solidaridad y justicia. OREMOS

Señor Jesús, ven a traernos la plenitud de lo que nos has prometido y muéstranos tu bondad, para que produzcamos fruto. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

IMG_3859

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Comenzamos un nuevo año cristiano con el Adviento.

Este tiempo cargado de esperanza que nos ofrece la Iglesia como preparación para celebrar con gozo el Nacimiento de nuestro Salvador.

Es un tiempo de alegría. Pero también tiempo favorable para cambiar de mentalidad.

Vivir la conversión.

Hacer gestos significativos de fraternidad.

Y dar frutos de justicia.

Es lo que el Señor espera de nosotros.

Con el corazón alerta participemos en esta Celebración Santa y recibamos con gozo al Señor que viene a salvarnos.

MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Iniciamos el Adviento.

Tiempo de espera.

Vigilante y alegre espera del Señor que vendrá para juzgar a vivos y muertos.

A la vez nos preparamos para revivir el misterio de Su primera venida:

la celebración de Su nacimiento en el portal de Belén.

***

El Evangelio de hoy nos dirá que estemos alerta. Que no vivamos dormidos.

Porque Aquel que ha de venir, quiere ser esperado.

Quiere que estemos despiertos y bien dispuestos a recibirlo, cuando venga.

***

Estemos pues atentos.

Estemos alerta.

Para que podamos verlo.

Porque ahora,

en esta Santa Misa,

Él también viene,

en su Palabra y en su Cuerpo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Alegres por el anuncio de la venida del Señor, oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia: para que sea lámpara encendida que ilumina las esperanzas de los hombres. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que renazcan entre nosotros la esperanza, la prosperidad, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por los hombres y mujeres que caminan por la vida sin meta ni objetivo: para que encuentren al Dios que nos mantiene despiertos y nos llama a la vida en plenitud. OREMOS

4. Por los que sufren a causa de la enfermedad, el desempleo o la pobreza: para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor concreto. OREMOS

5. Por aquellos que durante este año se alejaron de la Iglesia: para que este Adviento vuelvan a Casa. OREMOS

6. Por los que en otros años celebraron el Adviento con nosotros y ya no están: para que Dios premie su fidelidad, perdone sus faltas y los reciba en la Asamblea de los Santos. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que en este Adviento vivamos despiertos en la fe, firmes en la oración y atentos a las necesidades de los demás. OREMOS

Escucha, Padre todopoderoso, nuestras oraciones y derrama sobre nosotros los dones de tu gracia, para que quienes confiamos en la venida de tu Hijo, nos veamos libres de todo mal. Por Jesucristo nuestro Señor.

juiciouniversal

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy –el último domingo del Año Litúrgico– nuestros ojos se fijan en Jesucristo: Rey y Señor del Universo.

Él viene a nosotros como Pastor. Para velar por su rebaño.

Y viene también como Juez. Para juzgar a los hombres.

Nuestra vida será evaluada. Nos espera un juicio donde saldrá a flote  la verdad de nuestra vida.

Este juicio sucede todos los días.

Cada vez que alguien se cruza en nuestro camino.

¿Seremos capaces de interpretar la presencia del otro como la presencia del Dios que nos juzga?

***

***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu reino, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León: para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por los que tienen autoridad y poder: para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los más pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

3. Por los que pasan hambre o sed, por los extranjeros, los indigentes, los enfermos y los presos: para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor fraterno. OREMOS

4. Por las familias cristianas: para que sean hogares de amor y de fe, donde los hijos encuentren el ambiente favorable para el nacimiento y desarrollo de la vocación sacerdotal. OREMOS

5. Por nuestros jóvenes: para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

6. Por nuestros seminaristas: para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos: para que sean recibidos en el Reino de la luz y de la paz. OREMOS

8. Por nuestra Comunidad parroquial: para que la caridad fraterna destruya los poderes del mal y Cristo sea Rey y Señor de nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

sb10069516i-001

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Estamos ya en el Domingo 33 del Tiempo Ordinario.

El final del Año Litúrgico se acerca rápido.

Casi como un ladrón en la noche. Para activar esa necesaria esperanza con la que aguardamos la Venida de Aquel que ya está entre nosotros. Que nos reúne. Que nos fortalece. Que es nuestro Pastor. Y que nos prepara para esta Venida suya inesperada a través de esta Eucaristía.

Porque Él es también Aquel que ya viene. En su Palabra y en su Pan.

***

La Liturgia de hoy nos recordará que nuestra espera del Señor no puede ser una espera pasiva. Que cada uno de nosotros ha recibido algún talento, algún carisma, para ponerlo al servicio de los demás. Y que el Señor -cuando venga- nos preguntará: ¿Cómo lo aprovechaste? ¿Qué aportaste de bueno a tu vida? ¿Qué aportaste a la vida de los demás?

ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la Iglesia que peregrina en la Nación Mexicana: para que sea un vínculo de unidad y de paz entre todos los que habitan estas tierras. OREMOS

2. Por nuestra Patria dañada por la violencia, el miedo y la inseguridad: para que renazca entre nosotros la esperanza, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor: para que aprendan a esperar en Dios en quien vivimos, nos movemos y somos. OREMOS

4. Por quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte: para que el Señor les de el don de la conversión. OREMOS

5. Por nuestros difuntos: para que puedan contemplar el rostro del Señor en el País de los vivos. OREMOS

6. Por nosotros: para que la participación en la Eucaristía dominical nos ayude a reconocer nuestros talentos personales y nos motive a ponerlos al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.