*** — LA POLOGNE? LA POLOGNE? (W.S.)

—La Pologne? La Pologne? Un frío espantoso, ¿verdad? —me pregunta, y respira con alivio. Son tantos los países que surgen cada dos por tres, que el tema de conversación menos resbaladizo es el clima.

—Madame —me encantaría responderle— los poetas de mi país escriben con los guantes puestos. Aunque, a decir verdad, a veces se los quitan: sí, cuando la luna caliente un poco. Con estrofas de alaridos punzantes —único medio de apagar el estruendo del vendaval— cantan la vida sencilla de nuestros pastores de focas. Nuestros clásicos escriben con carámbanos de tinta en la nieve apelmazada. El resto, los decadentes, lloran la suerte de los copos de nieve. Quien quiere morir ahogado debe conseguir un pico para agrietar el hielo. ¡Ay, madame, querida madame!

Eso es lo que me gustaría responderle. Pero no recuerdo cómo se dice «foca» en francés. Ni estoy segura de qué palabras corresponden a «carámbano» y a «agrietar».

—La Pologne? La Pologne? Un frío espantoso, ¿verdad?

—Pas du tout — respondo glacial.

***

Wislawa Szymborska, Vocabulario —

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s