TEMIENDO QUE (T.B.)

enso107

Temiendo que -en su desesperación- podría hacerse daño a sí misma, Myriam fue a ver a un anciano sacerdote jesuita al que había conocido en la Universidad.

Después de llorar y contarle su historia, él le tomó una de sus manos y comenzó a dibujar un círculo en el centro de su palma abierta. “Esto” -dijo- “es donde tú estás viviendo. Es un espacio de dolor, una herida profunda. Este lugar no puedes evitarlo. Acéptalo”.

Enseguida, el sacerdote cubrió la mano de ella con la suya. “Pero si puedes, intenta recordar también esto: hay algo más grande, que es el Reino de Dios, y en ese espacio de misericordia, tu vida puede abrirse. Tu dolor está rodeado siempre por el amor de Dios. Y como ya conoces ambos: el amor y el dolor, tus heridas pueden sanar”.

T.B.

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s