LO QUE ATAÑE A MI PERSONA

Lo que atañe a mi persona es que, mientras más tiempo paso viviendo, me siento más conmovido, consternado y avergonzado por lo poco que puedo hacer …

¿Cómo cumplir con el mandato del Señor: “Apacienta a mis ovejas”? o ¿cómo honrar el recuerdo y anhelo sacerdotal de “conducir a la multitud jubilosa a los atrios del Señor”?

Me siento auténticamente cuestionado por la forma en que soy responsable ante la imposibilidad, siendo que nada hay imposible para Dios…

De hecho, uno de los signos seguros de la presencia de Dios es la anulación de la imposibilidad, el hacer gradualmente habitable, respirable y recto lo que parecía estrangulado, amarrado y predestinado…

En resumen, Dios parece haberme obsequiado un corazón -una cosa terrible- ya que los corazones sólo crecen cuando se rompen. Y Dios sólo da esos corazones como comienzo de cosas más grandes que DIOS QUIERE HACER…

J.A.

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s