*** LIMPIEZA GENERAL (B.H.)

1484722_443934475775345_4021460541963785120_n


Alguien vive en una casa pequeña y con los años va amontonando un sinfín de trastos en sus cuartos. Muchos huéspedes llevaron cosas y, al seguir su camino, dejaron alguna que otra maleta. Parece como si aún estuvieran, aunque hace tiempo que se marcharon para siempre.

También lo que el propietario mismo ha ido almacenando sigue guardado en la casa. Nada se da por acabado ni se puede perder: su memoria se aferra incluso a objetos rotos, que se quedan y quitan espacio a otras cosas mejores.

Sólo cuando el dueño de la casa está ya a punto de ahogarse, empieza a hacer la limpieza. Comienza por los libros: ¿quiere seguir mirando imágenes antiguas, intentando comprender enseñanzas e historias ajenas?

Por eso saca de su casa lo que ya quedó resuelto hace tiempo, así que en las habitaciones vuelve a haber espacio y luz.

Después, abre las maletas ajenas para mirar si aún queda algo que pudiera usar. Descubre algunas preciosidades y las aparta: el resto también lo saca afuera.

Tira los cacharros viejos a un hoyo profundo que cubre cuidadosamente de tierra, para finalmente sembrar tierra encima.

***
Bert Hellinger, Limpieza general –


No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s