*** El Submarino / Is

Y para tranquilizarle, Jesús le contó esta historia …

Decía Sión:
«Yahvé me ha abandonado,
El Señor se ha olvidado de mí.»
¿Acaso puede olvidar una mujer a su niño,
o deja de querer al hijo de sus entrañas?
Pues aunque alguna lo olvidase,
Yo jamás te olvidaría.
Míralo, te tengo tatuada
en las palmas de mis manos.

***