*** EL HOMBRE EN EL RUEDO (T.R.)

No es el crítico el que importa, ni aquellos que señalan como el hombre fuerte se tambalea, o en qué ocasiones el autor de los hechos podría haberlo hecho mejor.
El mérito es del hombre que está en el ruedo, con el rostro cubierto de polvo, sudor y sangre, del que se esfuerza valientemente, del que yerra, del que fracasa una y otra vez, pues no hay intento sin error o fallo, del que realmente se empeña en lograr su cometido, del que conoce grandes entusiasmos, grandes devociones, del que se entrega a una causa digna, del que en el mejor de los casos encuentra al final el triunfo inherente a un gran logro, y del que, en el peor de los casos, si fracasa, al menos habrá fracasado tras haberse atrevido a arriesgarse con todas sus fuerzas…

Theodore Roosevelt, 23 de abril de 1910 – El hombre en el ruedo –

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s