Archives For Solemnidad de Cristo Rey

buenladron

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Hoy -último domingo del Año Litúrgico- nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey y Señor del Universo. Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada hombre, de cada familia y de toda la sociedad.

***

Hoy concluye también el Año de la Misericordia.

Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido para que pudiéramos contemplar en Cristo el rostro de la misericordia del Padre.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que nos dejemos encontrar siempre por este Rey único.

Que nos dejemos robar para siempre el corazón por este Rey.

Por este Divino Ladrón.

Que desde la Cruz nos promete el paraíso.

Y así nos muestra su omnipotencia.

Para que también nosotros,

Siempre,

Seamos misericordiosos.

Como el Padre.


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre. OREMOS

2. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

3. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados. Para que encuentren en nosotros la Puerta abierta y crucen el umbral de la Casa del Padre, y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que el Padre de la misericordia los libere de toda culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que habiendo experimentado la divina misericordia seamos también nosotros misericordiosos con nuestros hermanos. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


Arcabas_051_2

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy -último domingo del año litúrgico- nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey del Universo.

Rey que no vino a reinar como los reyes de este mundo, sino a servir.

Rey a quien servimos cuando servimos a nuestros hermanos: así como Él dio su vida por los amigos.

Voz de los sin voz.

Voz contra los que tienen demasiada voz.

***

***

Quien es de la verdad escucha su voz.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy -último domingo del año litúrgico- nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey y Señor del Universo.

Rey de vida nueva que quiere reinar por el amor en el corazón de cada hombre, de cada familia y de toda la sociedad.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que sepamos buscar a este Rey único: Rey de paz y de gracia, de verdad y de vida, de justicia y de santidad.

Y que tengamos nostalgia para desear encontrarnos con Él.

De hablar con Él.

De servir con Él.

Y así, reinar con Él.


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por la Iglesia Universal. Para que proclame la realeza del Cristo en la tierra, haciéndose servidora de todos. OREMOS

2. Por nuestros sacerdotes. Para que sigan los pasos de Aquél que no vino a ser servido sino a servir. OREMOS

3. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los más pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

4. Por los más necesitados y por los que sufren. Para que encuentren en nosotros una ayuda activa y solidaria. OREMOS.

5. Por los que no conocen el Evangelio del Reino. Para que puedan descubrir el camino de vida que Jesús nos ofrece. OREMOS

6. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la corona de la vida en el Reino Eterno. OREMOS

8. Por nuestra Comunidad parroquial. Para que la caridad fraterna destruya los poderes del mal y Cristo sea Rey y Señor de nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.


Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy -último domingo del año litúrgico- nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey y Señor del Universo.

Rey de vida nueva que quiere reinar por el amor en el corazón de cada hombre, de cada familia y de toda la sociedad.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que sepamos buscar a este Rey único: Rey de paz y de gracia, de verdad y de vida, de justicia y de santidad.

Y que tengamos nostalgia para desear encontrarnos con Él.

De hablar con Él.

De servir con Él.

Y así, reinar con Él.

ORACIÓN UNIVERSAL

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por la Iglesia Universal: para que proclame la realeza del Cristo en la tierra, haciéndose servidora de todos. OREMOS

2. Por nuestros sacerdotes: para que sigan los pasos de Aquél que no vino a ser servido sino a servir. OREMOS

3. Por los que tienen autoridad y poder: para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los más pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

4. Por los más necesitados y por los que sufren: para que encuentren en nosotros  una ayuda activa y solidaria. OREMOS.

5. Por los que no conocen el Evangelio del Reino: para que puedan descubrir el camino de vida que Jesús nos ofrece. OREMOS

6. Por los jóvenes: para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

7. Por nuestros difuntos: para el Señor les conceda la corona de la vida en el Reino Eterno. OREMOS

8. Por nuestra Comunidad parroquial: para que la caridad fraterna destruya los poderes del mal y Cristo sea Rey y Señor de nuestras vidas. OREMOS