Archives For Monición de entrada

Martha-and-Mary

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy nos hablará del Dios que viene a nuestra casa

Para convertirla en su Casa.

Para que nosotros habitemos en Él.

Todos los días el Señor nos visita y quiere ser recibido.

En nuestras familias.

En nuestros corazones.

Y en nuestras vidas.

Para transformarnos con su presencia.

Pero los domingos,

Él mismo nos abre las puertas de su Casa.

Para ofrecernos su Comida.

Su Palabra.

Y su Hospitalidad.

***

Hoy hemos aceptado su invitación.

Hoy estamos en la Casa de Dios.

Hoy estamos en la presencia del Altísimo.

Dejémonos amar.

Y atender por Él.


ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor Jesús que se compadece de los que andan cansados, presentémosle nuestras necesidades y preocupaciones.

A cada petición diremos: ¡Visita a tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que ofrezca la hospitalidad y el consuelo a los que sufren en el cuerpo o en el espíritu. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que nos dirijan con rectitud y justicia. OREMOS

3. Por quienes se afanan excesivamente por las cosas materiales. Para que comprendan que «no sólo de pan vive el hombre». OREMOS

4. Por quienes están de vacaciones. Para que este tiempo de descanso sea también un espacio de encuentro con Dios y de acercamiento a los demás. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda el descanso eterno. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que aprendamos a ser «serviciales» como Marta y «atentos» a la Palabra de Jesús como María. OREMOS

Escucha, Señor Jesús, nuestra oración, y condúcenos hacia la vida plena que Dios el Padre nos ofrece. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


guido-reni-san-pedro-y-san-pablo

Versión imprimible


MONICIÓN INCIAL

Celebramos hoy la Solemnidad de san Pedro y san Pablo, Apóstoles, elegidos por Cristo para ser columnas de la Iglesia y heraldos del Evangelio de Dios.

– Pablo, celoso observante de la Ley de Moisés, convertido a Cristo en el camino de Damasco.

– Simón Pedro, pescador de Galilea, elegido por el Señor para ser la “piedra” visible y el fundamento de la unidad de la Iglesia.

Dos personas ordinarias transformadas en personas extraordinarias por la gracia de Dios.

Que los ejemplos de fe y santidad de estos hermanos nuestros y el testimonio de su vida entregada por Cristo y por proclamar su Palabra, nos animen a dar nuevos pasos adelante en nuestra vida cristiana de cada día.


ORACIÓN UNIVERSAL

Invocando la intercesión de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, maestros en la fe y columnas de la Iglesia, elevemos nuestra súplica a Dios Padre Omnipotente.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la santa Iglesia de Dios, la Esposa del Cordero. Para que confiese con valentía y gozo la fe en el Señor y sea para todos los hombres faro luminoso que orienta en las tempestades de la vida. OREMOS

2. Por nuestro Papa Francisco, el sucesor del Apóstol Pedro. Para que sea sostenido y fortalecido en su misión de guiar a los discípulos de Cristo en la verdad de la fe. OREMOS

3. Por todas las naciones de la tierra. Para que los corazones de los hombres se conviertan al bien y al perdón y los pueblos desgarrados por las guerras fratricidas y por el terrorismo conozcan un tiempo de justicia y de paz. OREMOS

4. Por nosotros aquí reunidos y por nuestra Comunidad. Para que conservemos la fe que nos enseñaron Pedro y Pablo, y la sepamos transmitir a las nuevas generaciones con fidelidad. OREMOS

Padre Santo, por intercesión de los santos Pedro y Pablo, concédenos estar abiertos a tu Evangelio, para que no haya sombra, por más densa que sea, que pueda oscurecer en nosotros la luz de Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


Dont Look Back image 2

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de este Domingo nos hablará de la llamada que Dios nos hace continuamente.

Y de la respuesta que nosotros vamos dando.

Que a veces no es la que Él espera.

***

Ser cristiano es una vocación.

Es una opción de vida que compromete todo nuestro ser y nuestro actuar.

Seguir a Jesús como modelo.

Como Maestro.

Dejando de lado todo lo que dificulta el camino.

Para eso hemos nacido.

Y para eso nos ha redimido Cristo.

***

Celebremos esta Eucaristía con el oído abierto a la voz del Señor.

Y con un corazón que pide perdón y da gracias.


ORACIÓN UNIVERSAL

Elevemos nuestra plegaria al Señor, para que venga pronto en nuestra ayuda y nos escuche, conforme a su clemencia.

A cada petición diremos: ¡Ayúdanos a seguirte, Señor!

1. Por el Papa Francisco. Para el que el Señor lo proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro. OREMOS

2. Por quienes rigen los destinos de pueblos y naciones. Para que dejen de lado intereses particulares y busquen el bien común. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que el Señor sea bálsamo que mitigue sus penas y dolores. OREMOS

4. Por los que sin fe se desesperan ante las adversidades de la vida. Para que puedan llegar a descubrir la vida y la salvación que Cristo nos trae. OREMOS

5. Por los encargados de la liturgia y por los equipos que preparan las celebraciones dominicales. Para que Dios los asista y el Espíritu Santo los ilumine. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que la participación de la Eucaristía nos ayude a escuchar las llamadas del Señor y a responderle con generosidad. OREMOS

Dios fiel en el socorro, que jamás desoyes al pobre ni olvidas al que se encuentra encadenado, escucha nuestras plegarias y en tu ternura vuelve a nosotros tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


10402683_310093305826130_7331231663745600519_n

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

En la Liturgia de hoy Cristo nos llama a seguirlo.

Y no nos oculta que en este camino es necesario entrar en el misterio de la cruz: «Pues el que quiera conservar para sí mismo su vida, la perderá. Pero el que la pierda por mi causa, ése la encontrará».

***

¿Qué significan estas difíciles palabras?

***

Esta es una pregunta que tenemos que hacernos una y otra vez

En la presencia de Cristo,

pidiéndole luz.

Para que su misterio nos transforme.


ORACIÓN UNIVERSAL

Dirijamos nuestras súplicas a Dios Padre, que ha enviado al mundo a su Hijo para traer la paz que no tiene fin.

A cada petición diremos: ¡Ilumínanos, Señor, con tu Espíritu!

1. Para que nuestros sacerdotes lleven una vida santa, tal como corresponde a su ministerio. OREMOS

2. Para que los gobernantes busquen la paz y el bienestar de nuestra Patria. OREMOS

3. Para que los enfermos encuentren en la cruz de Cristo fortaleza y esperanza. OREMOS

4. Para que los difuntos alcancen la plenitud de la vida en la Asamblea de los Santos. OREMOS

5. Para que nosotros abracemos nuestra cruz y sigamos al Señor con alegría. OREMOS

Padre santo, que nos llamas a cargar con nuestra propia cruz para seguir a tu Hijo, escucha nuestras oraciones y mira con bondad los deseos y necesidades de todos tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Mary Magdalene Washing the Feet of Jesus

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Una vez más el Señor nos concede la gracia de poder celebrar la Eucaristía dominical: este espacio semanal de encuentro, de escucha y de comunión que necesitamos para no desfallecer en nuestro caminar diario.

Hoy el Señor escuchará nuestra voz.

Y nuestros clamores.

Y vendrá en nuestra ayuda.

No nos rechazará.

Ni nos abandonará.

Porque nos ama.

Y está dispuesto a demostrarnos cuánto le importamos.

***

Dejémonos envolver por su misericordia.

Dejémonos abrazar por Él.

Para que nos lave y nos consuele.

Y para que también nosotros seamos más capaces de misericordia,

de paciencia,

de perdón,

y de amor.


ORACIÓN UNIVERSAL

Con humildad y confianza acudamos a Dios Padre, y oremos por todas las necesidades de nuestra vida y por la humanidad entera.

A cada petición diremos: ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia!

1. Por los pastores de la Iglesia. Para que su vida sea un ejemplo de amor, de perdón y de misericordia. OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones. Para que trabajen por la paz, la fraternidad, la justicia y el progreso de todos los pueblos. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que sean sostenidos por la gracia de Dios. OREMOS

4. Por nosotros. Para que la participación de la Eucaristía dominical nos ayude a sentirnos amados y perdonados por el Dios del amor. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y haz que cada día conozcamos más y vivamos más intensamente el Amor con el que nos amas. Por Jesucristo nuestro Señor.


Jesus-Luke-097

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

El Domingo para nosotros es «día de Pascua»:

el paso de la muerte a la vida,

el paso del sepulcro a la resurrección.

Cada domingo

el Señor viene a nuestro encuentro

para darnos Vida

en medio de tantas situaciones de muerte.

***

Con gran fe y con un corazón bien dispuesto

recibamos al Señor

que nos visitará hoy en su Palabra

y nos entregará su Vida en la Eucaristía.

Pongamos nuestra esperanza en Él.

Él se compadecerá de nosotros.

Él vendrá en nuestra ayuda.

Él convertirá nuestro duelo en alegría.


ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a todos los que luchan por vencer los males de nuestro mundo, oremos al Señor pidiéndole su ayuda.

A cada petición diremos: ¡Ten compasión de tu pueblo, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que comunique a todos la alegría del encuentro con Cristo vivo y Resucitado. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que lo hagan con justicia y sabiduría. OREMOS

3. Por las familias cristianas. Para que eduquen a sus hijos en sentimientos de respeto y amor hacia los demás. OREMOS

4. Por los sufren. Para que encuentren consuelo en nuestro amor eficaz. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que sean unidos a la gloria del Señor Resucitado. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que la participación de la Eucaristía dominical nos ayude a confiar plenamente en el Señor en todas las circunstancias de la vida.  OREMOS

Recibe, Señor, con bondad, nuestras plegarias y concédenos con abundancia lo que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor.


centuric3b3n-y-jesus_of_nazareth-3

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Hoy

–como cada Domingo–

Jesús nos ha convocado

a celebrar juntos la Eucaristía.

Y nosotros

–respondiendo a su llamada–

hemos venido al Templo:

cada uno con nuestra vida,

con nuestras alegrías y dolores

y con nuestras ganas de oír una palabra

que sea alimento espiritual

y luz en nuestro caminar diario.

***

Dispongámonos a vivir con intensidad y alegría este Encuentro con el Señor.

Su amor hacia nosotros es grande y su fidelidad dura por siempre.

Él escucha nuestras súplicas.

Él nos regala el don de la fe.

Él nos hace dignos de entrar en su presencia.


ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor, para quien no existen fronteras ni distancias, presentémosle nuestras súplicas confiadas.

A cada petición diremos: ¡Señor, ten piedad!

1. Para que el Señor se acuerde del Santo Padre, el Papa Francisco, de nuestro obispo Alfonso, de los presbíteros y diáconos, y de todos los que en el mundo aman a Jesucristo. OREMOS

2. Para que el Señor se acuerde de los responsables de las naciones, los asista en su misión y dé fortaleza a quienes trabajan por la paz y el bien común. OREMOS

3. Para que el Señor se acuerde de los ancianos, de los enfermos y de los que sufren, de los necesitados que esperan su ayuda y de los que son perseguidos por su nombre. OREMOS.

4. Para que el Señor en su infinita misericordia se acuerde de todos nosotros, nos conceda un tiempo favorable y nos permita experimentar su amor y su fidelidad. OREMOS

Señor, refugio y fortaleza nuestra, escucha las oraciones de tu Iglesia y concédenos con abundancia lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


cwHc9ODc0eKl2Aai0YZF8kbov4E


Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es la Fiesta de la Santísima Trinidad:

resumen de todo el Año Litúrgico,

coronamiento de este despliegue del Amor Divino en la historia de nuestra salvación, desde la creación del mundo – pasando por el Nacimiento de Cristo y su Resurrección – hasta la Venida del Espíritu Santo.

Con inmensa gratitud y alegría celebremos hoy a nuestro Dios y abramos de para en par las puertas de nuestra vida a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy celebramos la Fiesta de la Santísima Trinidad: fiesta que nos viene a recordar que nuestro Dios -en su misterio más íntimo- no es soledad sino Familia.

Dios es Comunión: Comunión de Amor.

Amor que nos crea como hijos.

Amor que nos une como hermanos.

Amor que nos envía con su Espíritu.

Abramos de par en par las puertas de nuestro corazón a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

El domingo pasado terminamos el tiempo más importante del Año Litúrgico: los Cincuenta días de la Pascua. Y lo hicimos celebrando el don del Espíritu Santo.

Hoy, ya en el Tiempo Litúrgico Ordinario, resuena aún en nuestra asamblea la Pascua que hemos celebrado: el amor de Dios Padre, la sal­vación de Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Es la fiesta de la Santísima Trinidad: un día dedicado a contemplar el misterio de Dios que nos ama infinitamente, que nos acompaña siempre y que nos llama a vivir como familia suya, experimentando su amor, su paz y su unidad.

Abramos hoy el corazón al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Aceptemos hoy su invitación a formar con nosotros una comunidad de fe, de esperanza y de caridad.

Celebremos hoy con gozo, en esta Santa Misa, la belleza de nuestro Dios y su presencia misteriosa entre nosotros.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 1)

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea «la casa y la escuela de la comunión» donde las diferencias no nos separen, sino que nos sirvan para crecer y enriquecernos mutuamente. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por los pobres, por los enfermos, por los que sufren, por los que nadie quiere. Para que encontremos modos de ayudarles en sus necesidades. OREMOS

4. Por los padres de familia. Para que no descuiden las necesidades espirituales de sus hijos. OREMOS

5. Por los niños y jóvenes que se están preparando para celebrar el sacramento de la Confirmación o de la Primera Eucaristía y por sus familias. Para que abran sus corazones a la acción del Espíritu de Jesús. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que seamos dóciles a la voz del Espíritu, fuente de comunión y de amor fraterno. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 2)

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Que tu misericordia venga sobre nosotros, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes. Para que nos enseñen a arrodillarnos ante el Misterio de la Trinidad Santísima para experimentar la vida, el amor y la plenitud de Dios. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por todas las familias cristianas. Para que a semejanza de la Santísima Trinidad, permanezcan unidas en el amor. OREMOS

4. Por los que no encuentran razones para el perdón ni para la comunión. Para que el Espíritu Santo les inspire actitudes de reconciliación y de paz. OREMOS

5. Por todos los que sufren. Para que unidos a la Cruz del Señor Jesús, experimenten el amor del Padre y la presencia confortadora del Espíritu Santo. OREMOS

6. Por nuestra Comunidad Parroquial. Para que sea «la casa y la escuela de la comunión» donde las diferencias no nos separen, sino que nos sirvan para crecer y enriquecernos mutuamente. OREMOS

7. Por todos nosotros, que nos hemos reunido para festejar con alegría a la Trinidad Santísima. Para que nos alcance el amor del Padre, la gracia de Jesucristo y la comunión del Espíritu Santo. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


jerusalem_doors_by_artisreallife-d8gpsyz

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Estamos ya en el sexto domingo de Pascua: el último antes de la Ascensión del Señor.

Hemos recorrido un muy amplio camino desde aquella Vigilia Pascual que nos comunicó la alegre noticia de la Victoria del Resucitado.

Ha sido tiempo de alegría y de conversión.

El Espíritu Santo –quien nos enseñará todas las cosas– ya está cerca.

Aprovechemos cada Eucaristía de este tiempo, para recibir todo el amor que Dios nos ofrece.

Y para ir purificando

–en este manantial que es el Corazón de Jesús–

todos los amores que hayamos conocido.

Y todos los amores que tengamos ahora mismo.


ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios, nuestro Padre, suplicando que extienda los beneficios de la resurrección de su Hijo a todos los hombres.

A cada petición diremos: ¡Padre, muéstranos tu amor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea signo de amor en un mundo lleno de guerras e injusticias. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones. Para que se esfuercen en alcanzar la concordia entre sus ciudadanos y la paz entre los pueblos. OREMOS

3. Por las familias cristianas. Para que eduquen a sus hijos en sentimientos de respeto y amor hacia los demás. OREMOS

4. Por los que viven solos y por los que se sienten faltos de cariño. Para que encuentren un corazón que les brinde ese amor que viene de lo alto. OREMOS

5. Por nuestras mamás. Para que el Señor las llene de su amor, premie sus desvelos y trabajos, y reciba sus lágrimas y sacrificios. OREMOS

6. Por nosotros. Para que sepamos reconocer –agradecidos– las maravillas que el amor de Dios realiza en nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre santo, nuestras humildes súplicas y completa nuestra alegría enviándonos tu Espíritu Santo prometido por tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


B_2012_23_iv_domingo_p_scoa_La_Brebis_Retrouv_Arcabas_Jean_Marie_Pirot_glise_de_Saint_Hugues_de_Chartreuse_Is_re_Fran_a

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es el cuarto Domingo de Pascua

Hoy el Resucitado se presenta a nosotros como Pastor

como el Cordero de Dios

que quita el pecado del mundo

que camina delante de nosotros

y nos defiende

y nos habla

y nos conoce

y nos conduce

a las fuentes del agua de la vida

***

Dejémonos encontrar hoy

por el Buen Pastor

Dejémonos limpiar

por la sangre

del Cordero


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy es el cuarto Domingo de Pascua.

Hoy el Resucitado viene a nosotros como Pastor: el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

El que nos conoce y nos defiende, porque le importamos.

El que da su vida por nosotros y nos alimenta con su Cuerpo y con su Sangre.

***

***

En este clima, la Iglesia entera vive hoy la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.

Pidamos al Señor que siga suscitando entre nosotros todas las vocaciones necesarias, para que nuestra Comunidad y nuestro mundo puedan sentirse pastoreados en nombre del Resucitado.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios, Padre todopoderoso, que resucitó a Jesús, nuestro jefe y salvador, presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por el papa, los obispos, sacerdotes y diáconos. Para que pastoreen la Iglesia con amor y sacrificio. OREMOS

2. Por quienes ejercen la autoridad en nuestra Patria. Para que nos gobiernen con justicia y capacidad de servicio. OREMOS

3. Por los enfermos y los que viven en soledad. Para que en Cristo –el Buen Pastor que a todos conoce y a todos ama- encuentren la luz y la esperanza. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

5. Por los niños que se preparan para celebrar el sacramento de la Confirmación o de la Primera Eucaristía y por sus familias. Para que se dejen guiar por Jesús el  Buen Pastor. OREMOS

6. Por nuestra Comunidad Parroquial, pequeño rebaño de Cristo. Para que conozca mejor a su Señor y le siga con fe y con amor. OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que respondamos con generosidad y entrega a la misión que el Señor nos confía. OREMOS

Padre Santo, que has querido que tu Hijo Jesús sea el verdadero pastor de tu pueblo, acoge nuestras súplicas y haznos discípulos de Aquél que no ha venido a ser servido sino a servir y dar la vida por todos y que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


prodigal-son3


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es el cuarto Domingo de Cuaresma.

El cuarto momento de nuestra reflexión.

En el camino por el desierto.

Cuando nos purificamos.

Para llegar a la Pascua.

Al cambio interior.

A la renovación de vida.

***

Hoy escucharemos en el Evangelio la parábola del hijo pródigo.

Que Jesús contó a los publicanos.

A los fariseos.

***

Durante esta Cuaresma

que cada uno de nosotros

busque al publicano.

Que lleva dentro.

Es decir:

A aquel a quien viene Dios.

Para decirle una palabra de esperanza.

Una palabra de ánimo.

Una palabra que llama al cambio.

***

[Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.]


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Celebramos el Cuarto Domingo de Cuaresma, completando así la mitad de la travesía que nos conduce a la Pascua.

El camino de la conversión cuesta y se hace duro, porque no siempre resulta fácil reconocer nuestro pecado, nuestros fracasos y la necesidad de volver a Dios.

Sin embargo, hoy, el Evangelio nos recordará que la misericordia de Dios es mucho mayor que nuestras deficiencias, y que los brazos del Padre Celestial están siempre abiertos para recibirnos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo, el Señor, que al morir en la cruz nos dio la vida nueva y nos ha abierto el camino de salvación.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por los responsables de la política y la economía. Para que trabajen por el bien común de todos. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que hallen en nuestra caridad ayuda y consuelo. OREMOS

4. Por nuestros jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

5. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que nos sintamos comprometidos con la Iglesia en sus necesidades, pidiendo al Señor abundantes vocaciones al sacerdocio. OREMOS

Señor, Tú que en nuestra fragilidad nos ayudas con medios abundantes, concédenos recibir con alegría la salvación que nos otorgas y manifestarla a los hombres con nuestra propia vida. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


 Arcabas_059_2


tree68


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es el tercer Domingo de Cuaresma.

La tercera etapa de nuestro viaje espiritual a Jerusalén.

Viaje en el que cada uno de nosotros busca al publicano que lleva dentro.

Al pecador.

Pero al pecador que busca su conversión.

Y que quiere seguir al Señor.

Y servirle con fidelidad.

***

Que el Señor nos muestre el camino.

Que lleva a una verdadera conversión.

A un verdadero cambio de vida.

***

[Purifícanos, Señor,

Para que veamos Tu luz

Y demos frutos

Que de nosotros esperas.]


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy,

El tercer Domingo de Cuaresma,

Jesús nos va a hablar de la higuera que no da fruto.

Una preciosa oportunidad.

Para descubrir la gran paciencia.

Que Dios tiene.

Con cada uno de nosotros.

A pesar de que nuestra existencia no siempre da los frutos esperados.

***

A mitad de este Tiempo Sagrado,

Le pedimos al Señor que camine delante de nosotros.

Que nos renueve con su luz.

Y que nos haga dar frutos de esperanza.

En este mundo.

Donde vivimos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos hermanos y supliquemos la clemencia de Dios todopoderoso para que nos conceda cuanto pedimos con fe.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que tenga pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

2. Por los que gobiernan nuestra Patria. Para que siempre defiendan a los más necesitados. OREMOS

3. Por quienes se sienten atrapados por la tristeza o la desesperación. Para que encuentren luz y fuerza en la cruz salvadora de Jesús. OREMOS

4. Por los alejados y los que no tienen fe. Para que lleguen a descubrir que también a ellos Jesús los llama a una vida nueva. OREMOS

5. Por las personas que cuidan la limpieza y el decoro de nuestro templo. Para que su trabajo nos ayude a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que durante esta Cuaresma demos los frutos que Dios espera. OREMOS

Escucha, Dios nuestro, nuestras súplicas y perdona nuestros pecados: para que gocemos siempre de tu perdón y de tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Transfiguration


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El tiempo de Cuaresma es un tiempo de santas paradojas.

De santas tensiones.

El evangelio de hoy muestra a Cristo en su gloria.

Transfigurado.

El domingo pasado hemos visto Su prueba.

Su combate.

Con las fuerzas del mal.

Hoy nos muestra Su gloria y Su luz,

preparándonos,

como lo hizo en otro tiempo con los discípulos,

para vivir de manera más profunda,

pero también más valiente,

el misterio de Su Pasión,

a través de la cual –

se resucita.

A la vida nueva.

***

[Señor,

Purifícanos de nuestros pecados,

Para que veamos Tu rostro transfigurado.

Haznos subir a las alturas.

Levanta nuestros corazones.

Y purifícanos.]


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

En nuestro camino de conversión,

El pasado domingo

Tuvimos la oportunidad de acompañar a Jesús

En la experiencia del desierto.

Hoy,

Segundo Domingo de Cuaresma,

Jesús nos invita

A vivir la experiencia

Del monte Tabor.

Para descubrir en Él

Toda la luz,

Toda la grandeza

Y toda la fuerza de Dios.

Frente a nuestros miedos,

Cristo transfigurado

Nos ofrece una señal cargada de esperanza:

Si seguimos su camino,

Nuestras vidas,

Y nuestro mundo

Tienen futuro.

Aunque antes

Tengamos que pasar

Por la cruz.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

El domingo pasado,

El Tentador condujo a Jesús a un monte elevado.

Hoy,

El segundo Domingo de Cuaresma,

Es Jesús quien nos conduce al Monte Santo.

Para transfigurarse ahí en presencia de los discípulos.

Y así mostrarnos el camino que lleva a la transformación.

A que nosotros también entremos en la luz.

En la luz que ve.

Y que permite ver más.

Más profundamente.

***

[Purifícanos, Señor,

Para que veamos Tu gloria,

Cuando vengas a nosotros

En Tu Evangelio

Y en el Pan

Que es Tu Cuerpo.]


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

Cristo es Luz.

Que ilumina nuestra vida.

Por eso nos reunimos aquí.

Para entrar en Su luz.

En su vida.

Para que quedemos transformados.

***

El Evangelio de hoy nos conducirá al monte.

Pero no al monte de las tentaciones.

Como el primer Domingo de Cuaresma.

Sino al Monte Tabor.

Monte Santo.

Donde Cristo se transfiguró.

En presencia de sus discípulos.

***

[Señor, purifícanos.

Y envuélvenos con Tu luz.

Para que seamos dignos.

Del encuentro contigo.]


MONICIÓN INICIAL (opción 5)

La semana pasada,

Acompañamos a Jesús

En el momento de la prueba.

Hoy,

Junto con Él,

Subimos al monte.

Un monte muy alto.

Para ser testigos.

De su transfiguración.

Subimos a este Monte

Con la esperanza

De que también a nosotros

Esta luz nos transforme.

Y renueve.

***

[Señor, purifícanos.

Y envuélvenos con Tu luz.

Para que seamos dignos.

Del encuentro contigo.]


MONICIÓN INICIAL (opción 6)

El Evangelio del domingo pasado

Nos llevó al desierto junto con Jesús,

Donde Él luchó con las fuerzas de las tinieblas.

Hoy,

Nos encontramos en el Monte de la Transfiguración.

Pero no para observar,

Sino para que nuestros corazones queden transformados.

***

[Purifícanos, Señor,

Para que veamos Tu gloria,

Para que juntos

Contigo

Nos encontremos

En la gloria

Del Tabor. ]


ORACIÓN UNIVERSAL

En este tiempo de salvación que Dios nos da para que nos acerquemos más a Él, presentémosle nuestras plegarias, y pidámosle que su luz ilumine toda oscuridad.

A cada petición diremos: ¡Ilumínanos con tu Palabra, Señor!

1. Por nuestra madre la Iglesia. Para que en medio de las oscuridades y angustias de nuestro mundo, sea signo de la esperanza que viene de Dios. OREMOS

2. Por los países que viven hoy momentos de angustia e incertidumbre por su situación política. Para que el Señor les conceda paz y concordia. OREMOS

3. Por los que viven agobiados por la esclavitud del pecado. Para que encuentren la luz de Cristo en sus vidas. OREMOS

4. Por los que sufren cualquier clase de mal, especialmente por aquellos que son víctima de nuestros errores y pecados. Para que Dios sea su fortaleza. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que durante esta Cuaresma nos atrevamos a privarnos de algo en bien de los pobres y necesitados. OREMOS

Escucha, Señor, nuestras plegarias, y derrama sobre el mundo entero tu gracia, tu amor y tu perdón. Por Jesucristo nuestro Señor.


Magnificent transparent day in Judean desert. Huge boulders along highway, an unflawed sky


 Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Las lecturas que se leen en la Iglesia entre el Miércoles de Ceniza y el Primer Domingo de Cuaresma, que celebramos hoy, nos explican en qué consiste el ayuno, en qué consiste la conversión.

Especialmente importantes son las palabras del Evangelio de ayer:

«No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».

Porque los que se creen justos no van a escuchar Su voz.

***

Entonces éste puede ser nuestro propósito para la Cuaresma:

«Descubre al publicano que llevas dentro».

Encuentra a aquel que es capaz de escuchar a Dios que viene a levantarnos.

A Cristo que viene a levantarnos y llevarnos al Padre.


[Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal y la gente tome sus lugares, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.


MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este primer Domingo de Cuaresma es también el Día de la Caridad, por eso la Colecta que realizaremos en estos momentos será destinada a la Caritas de nuestra Iglesia de León.

Participando en ella, expresamos nuestro deseo de que nuestro ayuno se convierta en amor concreto y generoso hacia los más necesitados.]


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Aquel que viene siempre de nuevo nos regala su gracia y su paz.

Que estas grandes palabras que nos introducen en este tiempo de la santa Cuaresma,

nos enseñen qué significa volver a encontrar lo que ya conocemos bien,

pero que debemos encontrar siempre de nuevo,

siempre más plenamente.

más profundamente.

Que esta Santa Misa sea este inicio.

El verdadero inicio de un tiempo de renovación y transformación.

***

Purifícanos, Señor, y cambia nuestros corazones.

Para que escuchemos Tus Palabras.

Que quieres decirnos en este tiempo sagrado.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

La Cuaresma es un tiempo

cuando

de una manera singular

el Señor viene al hombre.

Al hombre cuyo corazón está inquieto,

pero que tiene la esperanza

y conoce el camino que lleva a la paz.

***

En el tiempo de Cuaresma la liturgia se viste de morado.

El morado indica seriedad.

No tristeza, sino seriedad.

Seriedad en la búsqueda de la mayor verdad acerca de nosotros:

Que somos hijos de Dios.

Y que sólo en Él encontramos la paz.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

El Señor nos dijo que estaría con nosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

De manera especial está con nosotros en este tiempo sagrado de Cuaresma.

Tiempo de conversión.

Tiempo de transformación interior.

De intenso trabajo espiritual.

***

Empezamos la Cuaresma el pasado Miércoles. Y ahora nos vamos adentrando más y más profundamente en la tarea de conocernos a nosotros mismos ante Dios.

No tanto fijándonos en nosotros, sino en Él y en Su Palabra.

***

Purifícanos, Señor, de todo aquello que no nos permite que Te veamos.

En cada momento de nuestra vida.


MONICIÓN INICIAL (opción 5)

Que el Señor esté con nosotros en este tiempo de la Santa Cuaresma.

Tiempo intenso de trabajo espiritual para cada uno de nosotros.

Pero también tiempo de enorme esperanza en que algo importante pueda suceder en mi vida.

***

Purifícanos, Señor, para que Te veamos.

Presente entre nosotros.

En Tu Palabra y en tu Cuerpo.


MONICIÓN INICIAL (opción 6)

Aquel que viene siempre de nuevo, nos regala su gracia y su paz.

De manera especial, el tiempo de Cuaresma no es tiempo de tristeza, sino tiempo de Su gracia, de Su paz, que nos transforma y convierte.

Tiempo de Cuaresma.

Tiempo de renovación interior.

Tiempo de cambiar.

Y por eso también tiempo de esperanza y de nueva fuerza que recibimos de Dios.

***

Que esta Santa Misa nos abra plenamente a colaborar con la gracia divina.

En este tiempo cuando nos hemos de preparar a vivir la experiencia espiritual de la Pascua de Resurrección de Cristo.


MONICIÓN INICIAL (opción 7)

A la misericordia de Dios nos confiamos en esta Liturgia.

Con ella entramos en esta gran tarea espiritual que llamamos Cuaresma.

Tiempo de reflexión, de recogimiento y de conversión.

***

Que el Señor nos purifique y nos dé fuerza.

Para que la Cuaresma de este Año de la Misericordia la tomemos en serio.

Y la vivamos al máximo.


MONICIÓN INICIAL (opción 8)

Ha empezado la Cuaresma.

Tiempo de trabajo espiritual.

Y de nuestra transformación.

***

Señor, ábrenos a Tu Palabra.

Abre nuestros corazones al Evangelio.

Para que cambiemos nuestra vida.

Y sepamos vivir dignamente.

El Misterio de la Resurrección.

A la que nos prepara la Cuaresma.


MONICIÓN INICIAL (opción 9)

El pasado miércoles comenzábamos -con la imposición de la ceniza- este período de cinco semanas que llamamos Cuaresma, y que culminará en la celebración más importante de los cristianos: la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Jesús: la Pascua del Señor.

Ya desde este primer domingo de Cuaresma, la Iglesia nos invita a vivir una experiencia de desierto.

El desierto es ese espacio simbólico de encuentro con nosotros mismos y con Dios, donde se experimenta la tentación, y donde hay que decidir por quién apostamos.

Jesucristo hoy nos propone que nos atrevamos a dar la misma respuesta que Él.


ORACIÓN UNIVERSAL

Instruidos por los ejemplos del Señor Jesús, que se entregó en el desierto a la oración, pidamos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que escuche nuestras humildes plegarias.

A cada petición diremos: ¡No nos dejes caer en la tentación!

1. Por todo el pueblo cristiano. Para que en este tiempo sagrado tenga mayor hambre de la Palabra de Dios. OREMOS

2. Por la Iglesia que peregrina en México y por el papa Francisco. Para que la visita pastoral del Vicario de Cristo siembre en nuestra tierra la semilla de paz y de esperanza. OREMOS

3. Por los dirigentes de las naciones. Para que se esfuercen en superar las tentaciones de la violencia y del poder injusto. OREMOS

4. Por los que se sienten tristes o tentados. Para que sean sostenidos por la gracia de Dios. OREMOS

5. Por los que participan de la Pasión de Cristo por la enfermedad y los sufrimientos. Para que alcancen fortaleza y paciencia. OREMOS

6. Por nosotros. Para que nuestras privaciones voluntarias durante esta Cuaresma sean una oportunidad de compartir nuestros bienes con los que menos tienen. OREMOS

Dios todopoderoso y eterno, escucha las oraciones de tu pueblo, perdona sus pecados y purifica su espíritu, para que cuantos con amor observamos las penitencias cuaresmales, obtengamos la paz y la misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Arcabas_102_2


11889492_948305041897451_4438074100983433684_n


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

Es Miércoles de Ceniza. Y nos reunimos para iniciar juntos la Cuaresma.

Para nosotros es un día muy especial, en el cual la Iglesia nos ofrece un rito de perdón y de reconciliación.

La imposición de la ceniza es símbolo –sobre todo– de abrirse a la misericordia divina.

En la Misa de hoy se omite el Acto Penitencial, que se realizará en la imposición de la Ceniza, que llegará luego de escuchar las lecturas bíblicas y la homilía del sacerdote.

Después de la explicación de la Palabra de Dios, el celebrante bendecirá la ceniza y comenzará su imposición.

La Cuaresma ha empezado.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos ahora al Señor que nos llama a la conversión y a la penitencia y pidámosle que nos dé su fuerza para buscarle con sencillez de corazón.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón nuevo, Señor!

1. Por la santa Iglesia. Para que sea fortalecida y purificada por las prácticas cuaresmales. OREMOS

2. Por los que sufren hambre. Para que nuestro ayuno de este día les procure el alimento necesario. OREMOS

3. Por los que están alejados de la fe. Para que sientan la llamada a compartir la alegría de Dios. OREMOS

4. Por todos aquellos que viven en la tristeza y la desesperación. Para que encuentren amor y consuelo. OREMOS

5. Por los que están hundidos bajo el peso del pecado. Para que encuentren la ayuda necesaria para cambiar de vida. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que nos dispongamos sinceramente a dar frutos de verdadera conversión. OREMOS

Señor y Padre nuestro, ten misericordia de nuestra debilidad, y ayúdanos a caminar decididos hacia tu Reino, pues somos tus hijos e hijas. Por Jesucristo nuestro Señor.



Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros.

Porque nosotros estamos reunidos en Su Nombre.

Y cada uno de nosotros,

al inicio de esta Santa Misa,

que encuentre en su interior aquella parte

que está abierta a Dios,

que está dispuesta a recibirlo,

dispuesta a ser purificada,

dispuesta a aceptar el llamado que Él nos va a hacer.

A dejar la orilla.

De las cosas.

A dejar la superficie.

De nuestra vida.

A llevar la barca hacia aguas más profundas.

De nuestro corazón.

Y echar allí las redes.

Para pescar.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

La liturgia del Domingo pasado nos presentaba la vocación del Profeta Jeremías.

Las lecturas de hoy nos hablarán de la vocación de Isaías, de Pablo, de Pedro, de Santiago y de Juan.

Para recordarnos que Dios nos llama a todos a vivir lo que somos: hijos, hermanos e instrumentos de paz, de justicia y de amor en el mundo.

Con profundo recogimiento y alegría celebremos esta Santa Misa, suplicándole al Espíritu del Señor que nos conceda la gracia de responderle como el profeta Isaías: «Aquí estoy, Señor, envíame».


ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios Padre todopoderoso para que escuche nuestra oración y nos auxilie siempre en la necesidad.

A cada petición diremos: ¡Aquí estoy, Señor, envíame!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que se deje llevar por la mano y la voz de Jesús. OREMOS

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que procuren la justicia y el bienestar de sus pueblos. OREMOS

3. Por los llamados al santo Sacerdocio. Para que vivan su vocación con fidelidad. OREMOS

4. Por los llamados al santo Matrimonio. Para que sepan que su vida está al servicio de Dios. OREMOS

5. Por los llamados a la Vida Consagrada. Para que sean, en nuestro mundo, el recordatorio de que nuestra verdadera patria está en los cielos. OREMOS

6. Por los jóvenes. Para que sepan responder con generosidad al Señor que los llama. OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que vivamos con alegría la vocación a la que hemos sido llamados. OREMOS

Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo y pues confiamos en tu misericordia, bendícenos siempre con tu bondad. Por Jesucristo nuestro Señor.


fff


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy escucharemos a San Lucas que nos contará cómo Jesús, después de su bautismo, llega al pueblo de Nazaret y el sábado entra en la Sinagoga,

Cómo le entregarán el libro del profeta Isaías,

Y cómo al terminar de leer dice:

«Hoy se cumple la Escritura que acaban de oír».

***

Este «hoy» es importante.

Porque «hoy» quiere decir ahora,

en este momento,

cuando nos reunimos,

Jesús también abre el libro,

lee las Escrituras,

y nos explica su sentido,

porque Él vive.

Vive en su Iglesia.

Vive entre nosotros.

Y en cada uno de nosotros.

***

Pidámosle al Señor que nos purifique. Para que nuestro ojo interior sepa abrirse. Y percibamos su presencia entre nosotros…


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy celebramos el Tercer Domingo del Tiempo Ordinario.

Las Lecturas de este Día nos hablan de la Palabra de Dios que tiene el poder para liberarnos de nuestras penas y problemas. Por muy difíciles que parezcan.

Hoy Jesús nos anunciará el tiempo de gracia: tiempo oportuno para creer más y para confiar nuestra vida entera al Señor.

Porque si estamos aquí, no es por una simple coincidencia. Es porque Él está realizando su plan con nosotros y quiere darnos un futuro y una esperanza.

Y podemos estar seguros,

que si hasta aquí nos trajo,

no nos dejará.

Porque nosotros somos su cuerpo

y Él,

nuestro refugio.

[Que la participación en esta Santa Misa nos ayude a mantener nuestra fe abierta,

nuestra esperanza completa,

y nuestra caridad perfecta.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Animados por el mismo Espíritu de Jesús, presentémosle a Dios, nuestro Padre, las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Muéstranos, Señor, tu misericordia!

1. Por los cristianos de todas las confesiones. Para que el Señor destruya las murallas que nos dividen y separan. OREMOS

2. Por los que tienen responsabilidades de gobierno en el mundo. Para que busquen establecer entre los pueblos relaciones de concordia y de paz. OREMOS

3. Por los afligidos y los oprimidos y por los que se sienten despreciados y marginados. Para que experimenten la compasión de Dios y la  nuestra. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les perdone sus pecados, les abra las puertas del cielo y los conduzca al lugar del descanso eterno. OREMOS

5. Por todos nosotros. Para que el encuentro con Jesús en la Eucaristía nos haga sensibles a las necesidades de los demás. OREMOS

Oh Dios, nuestro refugio y salvación, acoge nuestras súplicas y protege con auxilio celestial a los que confían en tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.


istock_000004460077medium


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hay momentos cuando sentimos que nuestra vida está como en ruinas.

Desolada.

Como la Ciudad Santa de Jerusalén. 

Que se nos acabó la alegría.

Como el vino en aquella boda en Caná.

El vino del matrimonio.

El vino de la familia.

El vino de la salud.

El vino de la fe.

***

***

— Considera invitar a María.

Ella interviene cuando en tu mesa falta el vino.

***

— Considera invitar a Jesús.

Él puede llenar las tinajas de tu corazón.

Con un vino mejor.

***

Considéralo.

Jesús empieza a mostrar su gloria —en nuestra vida—  cuando se acaba nuestro vino.


Querido monitor/a: Los puntos (.) representan el semáforo rojo y se entonan hacia abajo ↘ . Aprovecha para tomar aire en esos semáforos.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Con la liturgia de esta semana entramos en el Tiempo Litúrgico que llamamos «Ordinario».

A lo largo de este Tiempo, la Iglesia nos expondrá los misterios de la vida de Jesús para que lo conozcamos y amemos más.

La celebración de hoy nos invita a la alegría y a la esperanza.

Vamos a asistir al primer milagro de Jesús: milagro muy especial y rodeado de gran alegría, porque tuvo lugar en una boda.

Con la confianza puesta en el amor incondicional de Dios y abiertos a la alegría que nos trae Jesús y su Espíritu, participemos con ilusión en esta santa Celebración, para que también nosotros recibamos el vino nuevo capaz de llenar los deseos de nuestro corazón.


ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a María, nuestra Madre, y en comunión con todos los que confían en la misericordia del Señor, oremos por nuestras necesidades y las del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Danos tu alegría, Señor!

1. Por la Iglesia. Para que sea signo visible de la presencia de Dios en todos los pueblos de la tierra.  OREMOS

2. Por quienes buscan la paz y el bienestar. Para que tengan la oportunidad de encontrarse con Jesús, fuente inagotable de felicidad. OREMOS

3. Por los esposos cristianos. Para que Jesús que manifestó su gloria en Caná, esté presente en sus vidas y no deje que se ponga agrio el vino bueno del amor. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para que no se dejen engañar por las falsas apariencias y sepan distinguir el vino que nos trae Cristo. OREMOS

5. Por los enfermos y por todos los que sufren. Para que el vino del amor fraterno endulce su amargura y mitigue su dolor. OREMOS

6. Por nosotros, invitados a la mesa del Señor. Para que sepamos ofrecer a todos el vino del consuelo y de la alegría. OREMOS

Señor Dios nuestro que llenas los deseos de los corazones que en Ti confían, escucha nuestras súplicas y llena nuestras tinajas con el vino de la alegría y de la paz. Por Jesucristo nuestro Señor.



the_baptism_of_the_christ_21


Versión Imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy celebramos el Domingo del Bautismo del Señor con el que concluye el Tiempo Litúrgico de la Navidad.

El Niño a quien los Magos de Oriente vinieron a adorar en Belén,

Este Niño que se les perdió a María y a José en el Templo,

Y que en Nazaret, iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia,

Ha llegado al día en que el Padre lo proclama solemnemente su Hijo predilecto,

Y lo unge como el Mesías esperado para que proclame a todas la naciones la Buena Nueva: la ley del amor.

***

Recordando hoy nuestro propio bautismo, pidámosle al Señor que nos haga capaces de escuchar su Palabra y de recibir dignamente su Cuerpo en estos Sagrados Misterios…


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

En este día que concluye el tiempo litúrgico de la Navidad,

contemplamos el Bautismo del Señor en el Jordán,

donde el Padre muestra al Hijo ante el mundo

y lo consagra con el Espíritu de su amor.

***

Hoy la Iglesia nos invita a renovar nuestra propia consagración bautismal.

A sumergirnos en el amor que Dios nos tiene.

Y descubrir que somos llamados a vivir como hijos suyos.

Y amarnos entre nosotros como hermanos.

[***

Que la participación en esta Eucaristía reafirme nuestra fe en Jesús, nuestra voluntad de seguirlo, y nuestra convicción profunda de que Él es el camino que conduce a la verdadera vida.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a nuestro Redentor, bautizado por Juan en el Jordán, y presentémosle nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Envíanos tu Espíritu, Señor!

1. Por Nuestra Madre la Iglesia. Para que nos enseñe a vivir la vocación recibida en el Bautismo. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que ejerzan su responsabilidad con amor, compasión y justicia. OREMOS

3. Por nuestros familiares y amigos que están alejados de la fe. Para que la bondad de Dios los ilumine. OREMOS

4. Por cuantos sufren a causa del pecado y habitan en las tinieblas. Para que abran las puertas a Cristo, Luz del mundo. OREMOS

5. Por los enfermos. Para que sean sanados por la mano de Cristo el Mesías. OREMOS

6. Por nosotros. Para que fieles al Bautismo que recibimos, seamos misioneros de la gracia y de la paz que proceden de Dios. OREMOS

Señor, acoge nuestra oración y danos tu Espíritu para que vivamos cumpliendo siempre y en todo tu voluntad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.