Archives For Misa dominical

buenladron

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Hoy -último domingo del Año Litúrgico- nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey y Señor del Universo. Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada hombre, de cada familia y de toda la sociedad.

***

Hoy concluye también el Año de la Misericordia.

Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido para que pudiéramos contemplar en Cristo el rostro de la misericordia del Padre.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que nos dejemos encontrar siempre por este Rey único.

Que nos dejemos robar para siempre el corazón por este Rey.

Por este Divino Ladrón.

Que desde la Cruz nos promete el paraíso.

Y así nos muestra su omnipotencia.

Para que también nosotros,

Siempre,

Seamos misericordiosos.

Como el Padre.


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre. OREMOS

2. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

3. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados. Para que encuentren en nosotros la Puerta abierta y crucen el umbral de la Casa del Padre, y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que el Padre de la misericordia los libere de toda culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que habiendo experimentado la divina misericordia seamos también nosotros misericordiosos con nuestros hermanos. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


IMG_3477

Versión imprimible


MONICIÓN INCIAL

El Año Litúrgico está a punto de acabar.

Y la Iglesia dirige nuestra mirada al final de la historia:

El Juicio Universal,

Y la anhelada victoria del bien y de la verdad,

En el Día de la venida gloriosa del Señor.

***

Estemos atentos y levantemos el corazón.

Para recibir la salvación y la vida.

Porque las peores tragedias,

Pueden ser,

Las mejores oportunidades.

***

[Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de[ nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS

4. Por los que sufren. Para que el Señor venga en su ayuda, los saque de la prueba y los confirme en la esperanza y en el gozo. OREMOS

5. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

6. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

8. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


1

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Nos acercamos ya al final del Año Litúrgico.

Y como cada Domingo,

El Señor nos reúne en torno a su Mesa.

Para comunicarnos Palabras de Vida Eterna.

Y alimentarnos con su Cuerpo y Sangre:

Semilla de nuestra futura Resurrección,

Y prenda de la Gloria que nos tiene preparada.

***

Con amor,

Y con fe,

Recibamos este ofrecimiento del Señor.

Participemos con devoción,

En estos Sagrados Misterios.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Danos tu vida eterna, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que lleve vida y esperanza a quienes viven tristes y desilusionados. OREMOS

2. Por los gobiernos de las naciones. Para que defiendan la dignidad de todos los ciudadanos. OREMOS

3. Por cuantos pasan por momentos difíciles. Para que el desaliento no los domine. OREMOS

[4. Por quienes participan hoy en el Curso Emaús. Para que el encuentro con Jesús-Palabra haga arder sus corazones y transforme sus vidas con la sabiduría que salva. OREMOS]

5. Por nuestros difuntos. Para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que, con nuestra vida, demos razón de la fe que nos anima. OREMOS

Escucha, Dios todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos lo que Tú sabes que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


Allisvanity

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Una vez más nos hemos reunido para celebrar la Santa Misa en el Domingo, el Día del Señor.

Él es nuestro descanso.

El alimento que nos sacia.

Él da acierto a las obras de nuestras manos.

Nos ayuda.

Y nos libera.

Y derrama siempre su bondad sobre quienes confían en Él.

***

Dejémonos hoy iluminar por su Palabra.

Dejemos que Él alimente nuestra vida

 Y nos libre de nuestras ataduras.

Que Él nos llene de alegría.

Y nos dé nuevas fuerzas.

Para ser amables.

Y generosos.

Con los demás.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que ejerzan su misión pastoral con espíritu de servicio y entrega a los más necesitados. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que siembren esperanza y ayuden a los más débiles de la sociedad. OREMOS

3. Por los jóvenes reunidos en la Jornada Mundial de la Juventud. Para que descubran en la persona de Jesucristo el rostro misericordioso del Padre. OREMOS

4. Por los ancianos que sufren la soledad y la enfermedad. Para que encuentren en nosotros el consuelo, el afecto y el servicio que necesitan. OREMOS

5. Por quienes sufren la esclavitud del egoísmo. Para que descubran la alegría y la felicidad de ponerse al servicio de los demás. OREMOS

6. Por los difuntos de nuestras familias. Para que el Señor sea su herencia y su descanso en la vida eterna. OREMOS

7. Por quienes participan hoy en el Curso «Historia de la Salvación». Para que reconociendo las luces y las sombras de su propia historia, aprendan a centrar su vida en los bienes verdaderos. OREMOS

8. Por nosotros. Para que no pongamos nuestra confianza en el poder y en las riquezas, sino en Dios que nos ama y comparte su vida con todos. OREMOS

Escucha, Dios todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos lo que Tú sabes que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


Dont Look Back image 2

Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de este Domingo nos hablará de la llamada que Dios nos hace continuamente.

Y de la respuesta que nosotros vamos dando.

Que a veces no es la que Él espera.

***

Ser cristiano es una vocación.

Es una opción de vida que compromete todo nuestro ser y nuestro actuar.

Seguir a Jesús como modelo.

Como Maestro.

Dejando de lado todo lo que dificulta el camino.

Para eso hemos nacido.

Y para eso nos ha redimido Cristo.

***

Celebremos esta Eucaristía con el oído abierto a la voz del Señor.

Y con un corazón que pide perdón y da gracias.


ORACIÓN UNIVERSAL

Elevemos nuestra plegaria al Señor, para que venga pronto en nuestra ayuda y nos escuche, conforme a su clemencia.

A cada petición diremos: ¡Ayúdanos a seguirte, Señor!

1. Por el Papa Francisco. Para el que el Señor lo proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro. OREMOS

2. Por quienes rigen los destinos de pueblos y naciones. Para que dejen de lado intereses particulares y busquen el bien común. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que el Señor sea bálsamo que mitigue sus penas y dolores. OREMOS

4. Por los que sin fe se desesperan ante las adversidades de la vida. Para que puedan llegar a descubrir la vida y la salvación que Cristo nos trae. OREMOS

5. Por los encargados de la liturgia y por los equipos que preparan las celebraciones dominicales. Para que Dios los asista y el Espíritu Santo los ilumine. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que la participación de la Eucaristía nos ayude a escuchar las llamadas del Señor y a responderle con generosidad. OREMOS

Dios fiel en el socorro, que jamás desoyes al pobre ni olvidas al que se encuentra encadenado, escucha nuestras plegarias y en tu ternura vuelve a nosotros tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


cwHc9ODc0eKl2Aai0YZF8kbov4E


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es la Fiesta de la Santísima Trinidad:

resumen de todo el Año Litúrgico,

coronamiento de este despliegue del Amor Divino en la historia de nuestra salvación, desde la creación del mundo – pasando por el Nacimiento de Cristo y su Resurrección – hasta la Venida del Espíritu Santo.

Con inmensa gratitud y alegría celebremos hoy a nuestro Dios y abramos de para en par las puertas de nuestra vida a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy celebramos la Fiesta de la Santísima Trinidad: fiesta que nos viene a recordar que nuestro Dios -en su misterio más íntimo- no es soledad sino Familia.

Dios es Comunión: Comunión de Amor.

Amor que nos crea como hijos.

Amor que nos une como hermanos.

Amor que nos envía con su Espíritu.

Abramos de par en par las puertas de nuestro corazón a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

El domingo pasado terminamos el tiempo más importante del Año Litúrgico: los Cincuenta días de la Pascua. Y lo hicimos celebrando el don del Espíritu Santo.

Hoy, ya en el Tiempo Litúrgico Ordinario, resuena aún en nuestra asamblea la Pascua que hemos celebrado: el amor de Dios Padre, la sal­vación de Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Es la fiesta de la Santísima Trinidad: un día dedicado a contemplar el misterio de Dios que nos ama infinitamente, que nos acompaña siempre y que nos llama a vivir como familia suya, experimentando su amor, su paz y su unidad.

Abramos hoy el corazón al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Aceptemos hoy su invitación a formar con nosotros una comunidad de fe, de esperanza y de caridad.

Celebremos hoy con gozo, en esta Santa Misa, la belleza de nuestro Dios y su presencia misteriosa entre nosotros.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 1)

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea «la casa y la escuela de la comunión» donde las diferencias no nos separen, sino que nos sirvan para crecer y enriquecernos mutuamente. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por los pobres, por los enfermos, por los que sufren, por los que nadie quiere. Para que encontremos modos de ayudarles en sus necesidades. OREMOS

4. Por los padres de familia. Para que no descuiden las necesidades espirituales de sus hijos. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Curso Nueva Vida. Para que el Señor  les haga experimentar su amor y su poder y les conceda el don de la Sabiduría que salva. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que seamos dóciles a la voz del Espíritu, fuente de comunión y de amor fraterno. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 2)

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Que tu misericordia venga sobre nosotros, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes. Para que nos enseñen a arrodillarnos ante el Misterio de la Trinidad Santísima para experimentar la vida, el amor y la plenitud de Dios. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por todas las familias cristianas. Para que a semejanza de la Santísima Trinidad, permanezcan unidas en el amor. OREMOS

4. Por los que no encuentran razones para el perdón ni para la comunión. Para que el Espíritu Santo les inspire actitudes de reconciliación y de paz. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Curso Nueva Vida. Para que el Señor  les haga experimentar su amor y su poder y les conceda el don de la Sabiduría que salva. OREMOS

6. Por nuestra Comunidad Parroquial. Para que sea «la casa y la escuela de la comunión» donde las diferencias no nos separen, sino que nos sirvan para crecer y enriquecernos mutuamente. OREMOS

7. Por todos nosotros, que nos hemos reunido para festejar con alegría a la Trinidad Santísima. Para que nos alcance el amor del Padre, la gracia de Jesucristo y la comunión del Espíritu Santo. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.