Archives For Misa dominical

buenladron

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Hoy -último domingo del Año Litúrgico- nuestros ojos se fijan en Jesucristo, Rey y Señor del Universo. Rey de vida nueva que quiere reinar en el corazón de cada hombre, de cada familia y de toda la sociedad.

***

Hoy concluye también el Año de la Misericordia.

Bendigamos al Señor por este tiempo de gracia que nos ha concedido para que pudiéramos contemplar en Cristo el rostro de la misericordia del Padre.

Que esta Celebración nos anime a ponerlo en el centro de todo lo que somos y vivimos.

Que nos dejemos encontrar siempre por este Rey único.

Que nos dejemos robar para siempre el corazón por este Rey.

Por este Divino Ladrón.

Que desde la Cruz nos promete el paraíso.

Y así nos muestra su omnipotencia.

Para que también nosotros,

Siempre,

Seamos misericordiosos.

Como el Padre.


ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo, Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu Reino, Señor!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que sean en el mundo el rostro de la misericordia del Padre. OREMOS

2. Por los que tienen autoridad y poder. Para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

3. Por quienes no se sienten amados por Dios o viven sin esperanza de ser perdonados. Para que encuentren en nosotros la Puerta abierta y crucen el umbral de la Casa del Padre, y se dejen abrazar por su misericordia que no excluye a nadie. OREMOS

4. Por nuestros difuntos. Para que el Padre de la misericordia los libere de toda culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad. Para que habiendo experimentado la divina misericordia seamos también nosotros misericordiosos con nuestros hermanos. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.


IMG_3477

Versión imprimible


MONICIÓN INCIAL

El Año Litúrgico está a punto de acabar.

Y la Iglesia dirige nuestra mirada al final de la historia:

El Juicio Universal,

Y la anhelada victoria del bien y de la verdad,

En el Día de la venida gloriosa del Señor.

***

Estemos atentos y levantemos el corazón.

Para recibir la salvación y la vida.

Porque las peores tragedias,

Pueden ser,

Las mejores oportunidades.

***

[Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de[ nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Aumenta nuestra esperanza, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por todas las naciones de la tierra. Para que superando los egoísmos colaboren en la construcción de un mundo más justo y pacífico. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor. Para que aprendan a tener esperanza, sabiendo que en Dios vivimos, nos movemos y existimos. OREMOS

4. Por los que sufren. Para que el Señor venga en su ayuda, los saque de la prueba y los confirme en la esperanza y en el gozo. OREMOS

5. Por los jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

6. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

8. Por todos nosotros. Para que no nos agobiemos ante anuncios catastróficos del fin del mundo, sino que vivamos nuestra vida en paz con Dios y al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a Tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer Tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


1

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Nos acercamos ya al final del Año Litúrgico.

Y como cada Domingo,

El Señor nos reúne en torno a su Mesa.

Para comunicarnos Palabras de Vida Eterna.

Y alimentarnos con su Cuerpo y Sangre:

Semilla de nuestra futura Resurrección,

Y prenda de la Gloria que nos tiene preparada.

***

Con amor,

Y con fe,

Recibamos este ofrecimiento del Señor.

Participemos con devoción,

En estos Sagrados Misterios.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Danos tu vida eterna, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que lleve vida y esperanza a quienes viven tristes y desilusionados. OREMOS

2. Por los gobiernos de las naciones. Para que defiendan la dignidad de todos los ciudadanos. OREMOS

3. Por cuantos pasan por momentos difíciles. Para que el desaliento no los domine. OREMOS

[4. Por quienes participan hoy en el Curso Emaús. Para que el encuentro con Jesús-Palabra haga arder sus corazones y transforme sus vidas con la sabiduría que salva. OREMOS]

5. Por nuestros difuntos. Para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que, con nuestra vida, demos razón de la fe que nos anima. OREMOS

Escucha, Dios todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos lo que Tú sabes que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


Allisvanity

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL

Una vez más nos hemos reunido para celebrar la Santa Misa en el Domingo, el Día del Señor.

Él es nuestro descanso.

El alimento que nos sacia.

Él da acierto a las obras de nuestras manos.

Nos ayuda.

Y nos libera.

Y derrama siempre su bondad sobre quienes confían en Él.

***

Dejémonos hoy iluminar por su Palabra.

Dejemos que Él alimente nuestra vida

 Y nos libre de nuestras ataduras.

Que Él nos llene de alegría.

Y nos dé nuevas fuerzas.

Para ser amables.

Y generosos.

Con los demás.


ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios nuestro Padre, que nos ama y se interesa por nosotros, presentémosle nuestras necesidades.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por los sacerdotes de la Santa Iglesia. Para que ejerzan su misión pastoral con espíritu de servicio y entrega a los más necesitados. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que siembren esperanza y ayuden a los más débiles de la sociedad. OREMOS

3. Por los jóvenes reunidos en la Jornada Mundial de la Juventud. Para que descubran en la persona de Jesucristo el rostro misericordioso del Padre. OREMOS

4. Por los ancianos que sufren la soledad y la enfermedad. Para que encuentren en nosotros el consuelo, el afecto y el servicio que necesitan. OREMOS

5. Por quienes sufren la esclavitud del egoísmo. Para que descubran la alegría y la felicidad de ponerse al servicio de los demás. OREMOS

6. Por los difuntos de nuestras familias. Para que el Señor sea su herencia y su descanso en la vida eterna. OREMOS

7. Por nosotros. Para que no pongamos nuestra confianza en el poder y en las riquezas, sino en Dios que nos ama y comparte su vida con todos. OREMOS

Escucha, Dios todopoderoso, nuestras oraciones y concédenos lo que Tú sabes que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén


Dont Look Back image 2

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de este Domingo nos hablará de la llamada que Dios nos hace continuamente.

Y de la respuesta que nosotros vamos dando.

Que a veces no es la que Él espera.

***

Ser cristiano es una vocación.

Es una opción de vida que compromete todo nuestro ser y nuestro actuar.

Seguir a Jesús como modelo.

Como Maestro.

Dejando de lado todo lo que dificulta el camino.

Para eso hemos nacido.

Y para eso nos ha redimido Cristo.

***

Celebremos esta Eucaristía con el oído abierto a la voz del Señor.

Y con un corazón que pide perdón y da gracias.


ORACIÓN UNIVERSAL

Elevemos nuestra plegaria al Señor, para que venga pronto en nuestra ayuda y nos escuche, conforme a su clemencia.

A cada petición diremos: ¡Ayúdanos a seguirte, Señor!

1. Por el Papa Francisco. Para el que el Señor lo proteja e ilumine en su tarea de guiar a la Iglesia, como sucesor de Pedro. OREMOS

2. Por quienes rigen los destinos de pueblos y naciones. Para que dejen de lado intereses particulares y busquen el bien común. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que el Señor sea bálsamo que mitigue sus penas y dolores. OREMOS

4. Por los que sin fe se desesperan ante las adversidades de la vida. Para que puedan llegar a descubrir la vida y la salvación que Cristo nos trae. OREMOS

5. Por los encargados de la liturgia y por los equipos que preparan las celebraciones dominicales. Para que Dios los asista y el Espíritu Santo los ilumine. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que la participación de la Eucaristía nos ayude a escuchar las llamadas del Señor y a responderle con generosidad. OREMOS

Dios fiel en el socorro, que jamás desoyes al pobre ni olvidas al que se encuentra encadenado, escucha nuestras plegarias y en tu ternura vuelve a nosotros tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


cwHc9ODc0eKl2Aai0YZF8kbov4E


Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es la Fiesta de la Santísima Trinidad:

resumen de todo el Año Litúrgico,

coronamiento de este despliegue del Amor Divino en la historia de nuestra salvación, desde la creación del mundo – pasando por el Nacimiento de Cristo y su Resurrección – hasta la Venida del Espíritu Santo.

Con inmensa gratitud y alegría celebremos hoy a nuestro Dios y abramos de para en par las puertas de nuestra vida a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy celebramos la Fiesta de la Santísima Trinidad: fiesta que nos viene a recordar que nuestro Dios -en su misterio más íntimo- no es soledad sino Familia.

Dios es Comunión: Comunión de Amor.

Amor que nos crea como hijos.

Amor que nos une como hermanos.

Amor que nos envía con su Espíritu.

Abramos de par en par las puertas de nuestro corazón a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

El domingo pasado terminamos el tiempo más importante del Año Litúrgico: los Cincuenta días de la Pascua. Y lo hicimos celebrando el don del Espíritu Santo.

Hoy, ya en el Tiempo Litúrgico Ordinario, resuena aún en nuestra asamblea la Pascua que hemos celebrado: el amor de Dios Padre, la sal­vación de Jesucristo y la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Es la fiesta de la Santísima Trinidad: un día dedicado a contemplar el misterio de Dios que nos ama infinitamente, que nos acompaña siempre y que nos llama a vivir como familia suya, experimentando su amor, su paz y su unidad.

Abramos hoy el corazón al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Aceptemos hoy su invitación a formar con nosotros una comunidad de fe, de esperanza y de caridad.

Celebremos hoy con gozo, en esta Santa Misa, la belleza de nuestro Dios y su presencia misteriosa entre nosotros.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 1)

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea «la casa y la escuela de la comunión» donde las diferencias no nos separen, sino que nos sirvan para crecer y enriquecernos mutuamente. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por los pobres, por los enfermos, por los que sufren, por los que nadie quiere. Para que encontremos modos de ayudarles en sus necesidades. OREMOS

4. Por los padres de familia. Para que no descuiden las necesidades espirituales de sus hijos. OREMOS

5. Por los niños y jóvenes que se están preparando para celebrar el sacramento de la Confirmación o de la Primera Eucaristía y por sus familias. Para que abran sus corazones a la acción del Espíritu de Jesús. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que seamos dóciles a la voz del Espíritu, fuente de comunión y de amor fraterno. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 2)

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Que tu misericordia venga sobre nosotros, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes. Para que nos enseñen a arrodillarnos ante el Misterio de la Trinidad Santísima para experimentar la vida, el amor y la plenitud de Dios. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria. Para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por todas las familias cristianas. Para que a semejanza de la Santísima Trinidad, permanezcan unidas en el amor. OREMOS

4. Por los que no encuentran razones para el perdón ni para la comunión. Para que el Espíritu Santo les inspire actitudes de reconciliación y de paz. OREMOS

5. Por todos los que sufren. Para que unidos a la Cruz del Señor Jesús, experimenten el amor del Padre y la presencia confortadora del Espíritu Santo. OREMOS

6. Por nuestra Comunidad Parroquial. Para que sea «la casa y la escuela de la comunión» donde las diferencias no nos separen, sino que nos sirvan para crecer y enriquecernos mutuamente. OREMOS

7. Por todos nosotros, que nos hemos reunido para festejar con alegría a la Trinidad Santísima. Para que nos alcance el amor del Padre, la gracia de Jesucristo y la comunión del Espíritu Santo. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.


2551256_orig


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

En este tiempo de Cuaresma

El Señor viene a nosotros

Como el Misericordioso

Que sabe mirar

En lo más profundo del corazón

Y de la conciencia

De cada persona,

No para sedar,

Sino para ayudarnos

A encontrar

Nuestra propia dignidad y valor.

Este es el sentido de nuestro trabajo espiritual

durante la Cuaresma.

***

Estamos ya a las puertas de la Semana Mayor,

Que iniciaremos el próximo domingo,

El Domingo de Ramos.

Aprovechemos el tiempo de Cuaresma que nos queda.

Para que muera

Lo que tiene que morir.

***

[Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y para apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.]


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Estamos ya a las puertas de la Semana Mayor y para prepararnos a vivir estos Días Santos, nuestra madre la Iglesia nos ofrece una nueva lección sobre el amor misericordioso y perdonador de Dios.

Para experimentar este amor y este perdón, nos invita a meternos en la piel de aquella mujer del Evangelio:

Jesús no justifica el pecado, pero nos defiende a muerte, y nos perdona, para que también nosotros aprendamos a perdonar a los demás y para que también en nosotros pueda renacer la vida propia de los hijos de Dios.

Participemos con gozo en esta Santa Misa y aprovechemos el tiempo de Cuaresma que nos queda, para completar nuestra conversión.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 1)

Imploremos, hermanos, a Quien tiene todo poder en el cielo y en la tierra y pidámosle que escuche benignamente nuestras preces.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por nuestra Iglesia de León. Para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por los responsables de la política y la economía. Para que trabajen por el bien común de todos. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que hallen en nuestra caridad ayuda y consuelo. OREMOS

4. Por nuestros jóvenes. Para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

5. Por nuestros seminaristas. Para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les conceda la paz, el descanso y la vida eterna. OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que nos sintamos comprometidos con la Iglesia en sus necesidades, pidiendo al Señor abundantes vocaciones al sacerdocio. OREMOS

Protégenos, Señor, Salvador nuestro, y concédenos misericordiosamente tus auxilios temporales y eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


ORACIÓN UNIVERSAL (opción 2)

Imploremos, hermanos, a Quien tiene todo poder en el cielo y en la tierra y pidámosle que escuche benignamente nuestras preces.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Por la santa Iglesia de Dios. Para que sea un lugar de reconciliación y de perdón. OREMOS

2. Por los gobernantes. Para que gobiernen con justicia y ayuden a todos los ciudadanos a vivir en seguridad y en paz. OREMOS

3. Por los enfermos y por los que sufren. Para que encuentren luz y fuerza en la cruz salvadora de Jesús. OREMOS

4. Por cuantos buscan sinceramente a Dios. Para que reciban la plenitud del perdón. OREMOS

5. Por los pecadores y por los negligentes. Para que en este tiempo de gracia recapaciten y se conviertan. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que aprendamos a perdonar de corazón a quienes nos han ofendido. OREMOS

Protégenos, Señor, Salvador nuestro, y concédenos misericordiosamente tus auxilios temporales y eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


 

prodigal-son3


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy es el cuarto Domingo de Cuaresma.

El cuarto momento de nuestra reflexión.

En el camino por el desierto.

Cuando nos purificamos.

Para llegar a la Pascua.

Al cambio interior.

A la renovación de vida.

***

Hoy escucharemos en el Evangelio la parábola del hijo pródigo.

Que Jesús contó a los publicanos.

A los fariseos.

***

Durante esta Cuaresma

que cada uno de nosotros

busque al publicano.

Que lleva dentro.

Es decir:

A aquel a quien viene Dios.

Para decirle una palabra de esperanza.

Una palabra de ánimo.

Una palabra que llama al cambio.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Celebramos el Cuarto Domingo de Cuaresma, completando así la mitad de la travesía que nos conduce a la Pascua.

El camino de la conversión cuesta y se hace duro, porque no siempre resulta fácil reconocer nuestro pecado, nuestros fracasos y la necesidad de volver a Dios.

Sin embargo, hoy, el Evangelio nos recordará que la misericordia de Dios es mucho mayor que nuestras deficiencias, y que los brazos del Padre Celestial están siempre abiertos para recibirnos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo, el Señor, que al morir en la cruz nos dio la vida nueva y nos ha abierto el camino de salvación.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que sea una casa de puertas abiertas, donde todos puedan experimentar el amor del Padre. OREMOS

2. Por los pueblos que viven la ceguera de la guerra, del odio y del rencor. Para que encuentren la paz y la alegría del perdón. OREMOS

3. Por aquellos que desesperados se alejaron un día de Dios. Para que no duden en volver a la Casa paterna. OREMOS

4. Por las familias que viven sin amarse, por los hijos que crecen sin ver un clima de cariño. Para que el Señor les conceda la gracia de la reconciliación. OREMOS

5. Por nuestros difuntos. Para que sean recibidos en la Casa de nuestro Padre Celestial. OREMOS

6. Por todos nosotros. Para que perseveremos en el esfuerzo cuaresmal y lleguemos purificados a las Fiestas de la Pascua que se acercan. OREMOS

Señor, Tú que en nuestra fragilidad nos ayudas con medios abundantes, concédenos recibir con alegría la salvación que nos otorgas y manifestarla a los hombres con nuestra propia vida. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


 Arcabas_059_2



Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros.

Porque nosotros estamos reunidos en Su Nombre.

Y cada uno de nosotros,

al inicio de esta Santa Misa,

que encuentre en su interior aquella parte

que está abierta a Dios,

que está dispuesta a recibirlo,

dispuesta a ser purificada,

dispuesta a aceptar el llamado que Él nos va a hacer.

A dejar la orilla.

De las cosas.

A dejar la superficie.

De nuestra vida.

A llevar la barca hacia aguas más profundas.

De nuestro corazón.

Y echar allí las redes.

Para pescar.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

La liturgia del Domingo pasado nos presentaba la vocación del Profeta Jeremías.

Las lecturas de hoy nos hablarán de la vocación de Isaías, de Pablo, de Pedro, de Santiago y de Juan.

Para recordarnos que Dios nos llama a todos a vivir lo que somos: hijos, hermanos e instrumentos de paz, de justicia y de amor en el mundo.

Con profundo recogimiento y alegría celebremos esta Santa Misa, suplicándole al Espíritu del Señor que nos conceda la gracia de responderle como el profeta Isaías: «Aquí estoy, Señor, envíame».


ORACIÓN UNIVERSAL

Invoquemos a Dios Padre todopoderoso para que escuche nuestra oración y nos auxilie siempre en la necesidad.

A cada petición diremos: ¡Aquí estoy, Señor, envíame!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que se deje llevar por la mano y la voz de Jesús. OREMOS

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que procuren la justicia y el bienestar de sus pueblos. OREMOS

3. Por los llamados al santo Sacerdocio. Para que vivan su vocación con fidelidad. OREMOS

4. Por los llamados al santo Matrimonio. Para que sepan que su vida está al servicio de Dios. OREMOS

5. Por los llamados a la Vida Consagrada. Para que sean, en nuestro mundo, el recordatorio de que nuestra verdadera patria está en los cielos. OREMOS

6. Por los jóvenes. Para que sepan responder con generosidad al Señor que los llama. OREMOS

7. Por todos nosotros. Para que vivamos con alegría la vocación a la que hemos sido llamados. OREMOS

Escucha, Padre, las oraciones de tu pueblo y pues confiamos en tu misericordia, bendícenos siempre con tu bondad. Por Jesucristo nuestro Señor.


the_baptism_of_the_christ_21


Versión Imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Hoy celebramos el Domingo del Bautismo del Señor con el que concluye el Tiempo Litúrgico de la Navidad.

El Niño a quien los Magos de Oriente vinieron a adorar en Belén,

Este Niño que se les perdió a María y a José en el Templo,

Y que en Nazaret, iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia,

Ha llegado al día en que el Padre lo proclama solemnemente su Hijo predilecto,

Y lo unge como el Mesías esperado para que proclame a todas la naciones la Buena Nueva: la ley del amor.

***

Recordando hoy nuestro propio bautismo, pidámosle al Señor que nos haga capaces de escuchar su Palabra y de recibir dignamente su Cuerpo en estos Sagrados Misterios…


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

En este día que concluye el tiempo litúrgico de la Navidad,

contemplamos el Bautismo del Señor en el Jordán,

donde el Padre muestra al Hijo ante el mundo

y lo consagra con el Espíritu de su amor.

***

Hoy la Iglesia nos invita a renovar nuestra propia consagración bautismal.

A sumergirnos en el amor que Dios nos tiene.

Y descubrir que somos llamados a vivir como hijos suyos.

Y amarnos entre nosotros como hermanos.

[***

Que la participación en esta Eucaristía reafirme nuestra fe en Jesús, nuestra voluntad de seguirlo, y nuestra convicción profunda de que Él es el camino que conduce a la verdadera vida.]


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a nuestro Redentor, bautizado por Juan en el Jordán, y presentémosle nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Envíanos tu Espíritu, Señor!

1. Por Nuestra Madre la Iglesia. Para que nos enseñe a vivir la vocación recibida en el Bautismo. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes. Para que ejerzan su responsabilidad con amor, compasión y justicia. OREMOS

3. Por nuestros familiares y amigos que están alejados de la fe. Para que la bondad de Dios los ilumine. OREMOS

4. Por cuantos sufren a causa del pecado y habitan en las tinieblas. Para que abran las puertas a Cristo, Luz del mundo. OREMOS

5. Por los enfermos. Para que sean sanados por la mano de Cristo el Mesías. OREMOS

6. Por nosotros. Para que fieles al Bautismo que recibimos, seamos misioneros de la gracia y de la paz que proceden de Dios. OREMOS

Señor, acoge nuestra oración y danos tu Espíritu para que vivamos cumpliendo siempre y en todo tu voluntad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


2-widows-mite-video-still-DSC6405-2400x1600

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Venimos aquí porque cada uno de nosotros dice: «Jesús, en Ti confío».

Venimos así como somos.

Y no somos santos.

Traemos muchas imperfecciones nuestras.

Muchas debilidades.

Traemos tinieblas que llevamos dentro.

Pero confiamos en Ti, Señor.

Confiamos en que Tú nos muestres cómo somos de verdad.

Y esperamos que nos purifiques.

E ilumines nuestras almas.

Para que podamos escuchar Tu voz.

Y recibir Tu amor.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Estamos terminando el Año Litúrgico.

El domingo pasado, con la fiesta de Todos los Santos, nuestros ojos se fijaban ya en el término de nuestro camino en este mundo, que es la vida eterna junto a Dios.

Y los próximos domingos, antes del Adviento, también nos invitarán a mirar hacia el final de nuestra vida.

Pero hoy, en medio de este clima de mirada hacia el final, se nos invita a recordar una actitud que tiene que ser básica no sólo para todo cristiano, sino tam­bién para toda persona: la generosidad.

Tanto en la Primera Lectura como en el Evangelio escucharemos ejemplos de esa virtud.

***

Dejémonos iluminar por esa Palabra del Señor.

Dejemos que Él alimente nuestra vida y nos libre de nuestras ataduras.

Para que -reconociéndonos en las manos providentes de Dios- seamos capaces de dar lo mejor que tenemos: capaces de darnos a nosotros mismos.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

Hoy el Señor nos invitará a darle lo mejor de nosotros mismos.

No nos podemos conformar con darle a cuentagotas unos minutos de oración o medio cumplir con la Misa de precepto.

El Señor espera de nosotros algo más. Algo que nos cueste de veras. Algo que demuestre que somos suyos y que Él es importante para nosotros.

Dejemos que la Palabra de hoy nos cuestione.

Dejemos que el Espíritu ilumine hoy las tinieblas de nuestro egoísmo, nos libre de nuestras ataduras y nos enriquezca.

Para que descubriéndonos ricos en amor seamos capaces de dar lo mejor de nosotros: capaces de darnos a nosotros mismos.


ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor que hace justicia al oprimido y da pan a los hambrientos, presentémosle nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón generoso, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que iluminada por el Espíritu Santo muestre a todos los hombres la sobreabundante riqueza de la gracia de Cristo. OREMOS

2. Por los que gobiernan las naciones. Para que jamás aparten a sus súbditos del camino que conduce a Cristo. OREMOS

3. Por los que sufren y por los que están en peligro. Para que el Señor les conceda el auxilio del Ángel de la paz y los guarde de todo mal. OREMOS

4. Por los que nada comparten y sólo tienen afanes materiales. Para que descubran las bendiciones de ser generosos con Dios y con los demás. OREMOS

5. Por los Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión. Para que llenos de amor al Cuerpo de Cristo lo reconozcan y lo sirvan con amor en el Cuerpo sufriente de los enfermos y sus familias. OREMOS

6. Por las personas que cuidan la limpieza y decoro de nuestro Templo. Para que su trabajo nos ayude a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS

7. Por nuestros difuntos. Para que el Señor les perdone sus pecados, les abra las puertas del cielo y los conduzca al lugar del descanso eterno. OREMOS

8. Por todos nosotros. Para que se nos note -donde quiera que nos encontremos, en nuestros actos y en nuestra generosidad- que el Señor es importante para nosotros. OREMOS

Atiende, Señor, a las súplicas de tu pueblo y concédenos lo que más necesitamos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Rabboni, ut videam!

Versión imprimible


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Como cada Domingo nos reunimos alrededor del Altar:

Los ciegos al Amor.

Los agobiados por los problemas de cada día.

Los necesitados de Dios.

Estamos aquí porque nos urge hablar con el Señor.

A Él también le urge hablarnos.

Él ha salvado a su Pueblo.

Y quiere hacerlo también con nosotros.

***

Animémonos a gritarle nuestra vida al Hijo de David.

A presentarle nuestra debilidad.

A dejarnos sanar por Él.

***

Él es nuestra Salud.

Él es nuestra Vida.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Hoy, el Evangelio nos hablará de un ciego que suplicaba a Jesús gritando: «Hijo de David, ten compasión de mí».

La súplica fue escuchada por Jesús y el ciego recobró la vista. Debido a su fe.

***

Participar en la Santa Misa es unirse aquellos que anhelan ver a Jesús, porque muy a menudo detectan en sí alguna oscuridad que les impide ver.

Por eso, antes de que iniciemos a gritar: «Jesús, ten piedad, sánanos», pidámosle que nos limpie de toda tiniebla que no nos deja ver.

Que no nos deja ver a Dios.

Presente entre nosotros…


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos ahora al Señor, nuestro Dios, para que la luz de Cristo aleje de nuestro mundo las tinieblas del pecado y de la muerte.

A cada petición diremos: ¡Señor, ten compasión de nosotros!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que ilumine a los hombres de toda la tierra con la luz que resplandece en el rostro de Cristo. OREMOS

2. Por los pueblos que viven la ceguera de la guerra, del odio y del rencor. Para que encuentren la paz y la alegría del perdón. OREMOS

3. Por quienes, como Bartimeo, caminan por la vida a oscuras, sin fe, sin luz ni esperanza. Para que hallen en Cristo al Salvador que anhelan sus corazones. OREMOS

4. Por quienes participan hoy en el Curso «Jesús en los cuatro Evangelios». Para que sean tocados por la mano de Cristo, el Hijo de David. OREMOS

5. Por los niños y los jóvenes. Para que lleven una vida iluminada y se mantengan alejados de toda tiniebla. OREMOS

6. Por nuestros difuntos. Para que alcancen la Luz Eterna. OREMOS.

7. Por todos nosotros. Para que fieles al Bautismo que recibimos y sanados de nuestras cegueras seamos misioneros de la gracia y de la paz que proceden de Dios. OREMOS

Escucha, Padre de bondad, estas súplicas que salen de nuestros corazones conmovidos por lo que vemos a nuestro alrededor y concédenos lo que más necesitamos y no nos atrevemos a pedirte. Por Jesucristo nuestro Señor.


three_wise_monkeys_by_mhbilder-d5ish4p

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

La Liturgia de hoy nos invita a tomar conciencia de nuestra sordera y de nuestra mudez.

Hay realidades que no percibimos.

Personas a las que no nos abrimos.

Grupos con los que no nos comunicamos.

***

Jesús quiere abrir nuestros corazones.

Para que recibamos Su presencia.

Para que recibamos Su Palabra.

Para que seamos de veras abiertos y solidarios.

***

Dejémonos tocar por Él.

Que Él abra en nosotros todo lo que está cerrado, oscuro, viciado.

Que Él nos abra a su luz.

ORACIÓN UNIVERSAL

Al Señor que siempre es fiel a su palabra y hace justicia al oprimido, presentémosle nuestras plegarias:

A cada petición diremos: ¡Sana nuestra sordera, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios. Para que tenga oídos abiertos a la voz de Cristo y se purifique de sus faltas y debilidades. OREMOS

2. Por lo que gobiernan las naciones. Para que den prioridad al clamor de los más necesitados. OREMOS

3. Por los esposos. Para que sepan escucharse mutuamente. OREMOS

4. Por los jóvenes. Para aprendan a escuchar la voz de Dios que los llama a una vida feliz y generosa. OREMOS

5. Por los enfermos y por todos los que sufren. Para que encuentren quien los escuche y consuele. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestros hermanos ausentes. Para que sepamos comunicarnos unos con otros de manera positiva y respetuosa. OREMOS

Escucha, Padre, nuestras oraciones y derrama sobre nuestro mundo la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

c59bwic499ta-rodzina

Versión imprimible

MONICION DE ENTRADA

Celebramos hoy la fiesta de la Sagrada Familia: el misterio del hogar de Jesucristo en la tierra: modelo y luz para todas las familias.

Es un día propicio para dar gracias a Dios por cada una de nuestras familias. Pero también es un día importante para seguir descubriendo lo que el Señor espera de nuestra Comunidad Parroquial, que también es una familia que busca conocer la voluntad de Dios y quiere guiarse por el Espíritu de Cristo.

Que las celebraciones anuales del Misterio del Dios-con-nosotros nos hagan recuperar fuerzas: para seguir los caminos del amor, la fidelidad y el perdón.

ORACION UNIVERSAL

Presentémosle nuestras súplicas al Señor que quiso ser también hijo de una familia humana.

A cada petición diremos: ¡Renueva nuestras familias, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios, nuestra Madre y Maestra: para que cuide de nosotros y nos enseñe el camino que lleva a la felicidad verdadera. OREMOS

2. Por los jefes de las naciones: para que comprendan el valor de la vida humana y rechacen lo que la destruye. OREMOS

3. Por los matrimonios cristianos y por todas las familias: para que vivan los valores de perdón, hospitalidad, diálogo y servicio. OREMOS

4. Por las familias desunidas: para que encuentren el camino de sanación y reconciliación. OREMOS

5. Por los enfermos y ancianos: para que no les falte el amor de la familia ni los cuidados necesarios. OREMOS

6. Por todos los padres y madres: para que con su testimonio ayuden a los hijos a descubrir la vocación a la que Dios los llama. OREMOS

7. Por nuestros familiares difuntos: para que Dios los asocie a la familia de los redimidos. OREMOS

Escucha nuestras peticiones, Señor y haz que crezcamos en sabiduría y gracia ante Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Viña del Señor -de la que habla la Liturgia de hoy- somos nosotros. A cada uno el Señor nos rodea de dones y de cuidados y espera que produzcamos frutos buenos: frutos de caridad destinados para el prójimo. Pero no pocas veces le negamos a Dios la cosecha que espera de nosotros y hasta lo expulsamos de su propia casa que es nuestra vida.

***

Hoy el Señor quiere purificarnos y cortar aquello que estorba y hace estéril nuestra vida. Dejémonos podar por el Divino Viñador. Recibamos al Señor que viene a visitar su viña. Y supliquémosle que no se canse de esperar.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios Padre, de quien procede todo bien, para que bendiga a nuestra Comunidad y llene con sus dones a toda la familia humana.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu Viña, Señor!

1. Por la Iglesia, la Viña del Señor: para dé los frutos de fe y de amor que Dios espera. OREMOS.

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más necesitados. OREMOS

3. Por los que no creen en Jesucristo: para que puedan descubrir la alegría del Evangelio. OREMOS

4. Por nuestros hermanos afectados por el paso del huracán Odile: para que nuestra solidaridad fraterna ayude a aliviar su tragedia. OREMOS

5. Por quienes van a participar en el próximo Curso Nueva Vida: para que experimenten el amor de Dios que cuida de nosotros y nos purifica. OREMOS

6. Por los difuntos de nuestras familias: para que alcancen la plenitud de la vida en la asamblea de los santos. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que la participación en la Eucaristía dominical nos haga crecer en la caridad fraterna. OREMOS

Padre bueno, escucha nuestras súplicas y concédenos perseverancia en la verdadera fe y en el bien obrar. Por Jesucristo nuestro Señor.

_ltima_hora

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Cada uno de nosotros –en el misterio de su conciencia y de su corazón– ha de encontrarse hoy con el Señor para servir a su Palabra. Esta Palabra siempre es difícil, porque siempre nos pide algo.

***

Este domingo el Señor se nos presentará como el Dueño de la Viña que a todas horas sale a buscarnos. Que recorre las calles todas las horas del día a ver si tiene suerte de encontrarnos, porque quiere dársenos sin medida.

Porque cada día nos regala a nosotros mismos.

***

***

Dispongámonos a la escucha de su voz que sorprende y desafía.

Dejémonos desconcertar por su lógica extraña.

Dejémonos sorprender por su bondad, por su generosidad sin medida.

ORACIÓN UNIVERSAL

A Dios -Padre compasivo y misericordioso, que no está lejos de aquellos que lo buscan- presentémosle nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Para que proteja y guíe a su Iglesia santa. OREMOS

2. Para que envíe trabajadores a su Viña. OREMOS

3. Para que inspire a los gobernantes pensamientos de servicio y entrega al bien común. OREMOS

4. Para que socorra a los que están en algún peligro. OREMOS

5. Para que conceda la luz y el descanso eterno a todos los difuntos. OREMOS

6. Para que a nosotros nos conforte y conserve en su servicio. OREMOS

Muestra, Padre, tu bondad al pueblo que te suplica, para que reciba sin tardanza lo que te pide con humildad. Por Jesucristo nuestro Señor.

IMG_4118

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En el Evangelio de hoy Jesús nos dirá que Dios escucha la oración especialmente cuando dos o tres se reúnen en su nombre.

Nosotros nos hemos reunido para estar juntos en la presencia de Dios. Esto crea vínculos y fortalece nuestras relaciones mutuas.

Y dice la Escritura: “Ayúdense unos a otros a llevar sus cargas”.

***

Cada uno de nosotros ha venido con alguna carga:

– un pecado,

– una preocupación,

– una tristeza.

***

Tomemos juntos nuestras cargas.

Y presentémoslas en oración ante Dios.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza presentémosle al Padre nuestras necesidades, las de la Iglesia y las de la humanidad entera.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que tenga oídos abiertos a la voz de Cristo y se purifique se sus faltas y debilidades.  OREMOS

2. Por lo que gobiernan las naciones: para que den prioridad al clamor de los más necesitados. OREMOS

3. Por los esposos: para que sepan escucharse mutuamente. OREMOS

4. Por los jóvenes: para aprendan a escuchar la voz de Dios que los llama a una vida feliz y generosa. OREMOS

5. Por los enfermos y por todos los que sufren: para que encuentren quien los escuche y consuele. OREMOS

6. Por nosotros y por nuestros hermanos ausentes: para que sepamos comunicarnos unos con otros de manera positiva y respetuosa. OREMOS

Atiende nuestras súplicas, Señor, y puesto que estamos reunidos en tu nombre, danos tu amor y tu fuerza y enséñanos a vivir fraternalmente unidos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Un Domingo más nos hemos reunido en el Templo para orar juntos.

Orar es luchar con nosotros mismos.

Orar es también luchar con Dios: un combate y un diálogo que nos cambia el corazón.

***

Hoy -en la Liturgia de la Santa Misa- escucharemos unas lecturas difíciles, que nos urgirán a una revisión de vida, a transformar nuestra manera de pensar.

***

La pregunta es:

¿Estamos dispuestos a recibir una palabra difícil de parte de Dios?

ORACIÓN UNIVERSAL

Guiados por el Espíritu de Jesús, presentemos al Padre nuestras plegarias.

A cada petición diremos: ¡Ten compasión de tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León: para que el Señor ilumine nuestro caminar y nos mueva a trabajar con ilusión y generosidad.  OREMOS

2. Por los dirigentes de las naciones: para que defiendan a los más débiles y necesitados. OREMOS

3. Por los sacerdotes ancianos y enfermos de nuestra Arquidiócesis: para que nuestra cercanía y cariño sean para ellos signos del amor con el que Dios los ama. OREMOS

4. Por los padres de familia, los maestros y educadores: para que al comenzar un nuevo ciclo escolar, se comprometan a formar a los niños y jóvenes en los valores que nos hacen libres, generosos y sabios. OREMOS

5. Por todos nosotros: para que la participación en la Eucaristía nos transforme internamente, de modo que tengamos la forma de pensar de Cristo. OREMOS

Padre santo, que nos llamas a cargar con nuestra propia cruz para seguir a tu Hijo, escucha nuestras oraciones y mira con bondad los deseos y necesidades de todos tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Después de que el Sacerdote diga la Oración Conclusiva de la Plegaria Universal y la gente tome sus lugares, el monitor hará la Monición antes de la Colecta. Terminada la Monición inicia el Canto del Ofertorio. Favor de coordinarse con el Coro para que espere con el Canto del Ofertorio.

MONICIÓN ANTES DE LA COLECTA

Este domingo es el día de la Colecta Anual para ayudar a la atención de los sacerdotes enfermos y ancianos de nuestra Arquidiócesis.

Unámonos a ella con un corazón agradecido y generoso, confiando plenamente en nuestro Dios Providente quien ama a quien da con alegría y nos regresa el ciento por uno.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

A todos nos gusta preguntar a Dios.

Creemos que es su deber darnos explicaciones convincentes, justificar sus ausencias, explicar sus retrasos e incumplimientos.

¡Cuántas preguntas quisiéramos hacerle…!

***

La Liturgia de este Domingo nos recuerda oportunamente que es Dios quien nos plantea las preguntas y quien nos somete al examen.

***

En actitud de escucha, dejémonos hoy interpelar por Él.

Él es la pregunta.

Y Él es la respuesta.

Él tiene la llave.

Que abre la puerta a la Vida.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios Padre todopoderoso para que derrame sobre nosotros y sobre el mundo entero los beneficios de su misericordia.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por el Papa Francisco, sucesor de Pedro: para que Dios lo ilumine y sostenga en su servicio apostólico. OREMOS

2. Por los que gobiernan nuestra Patria: para que atiendan con rectitud al bien de todos. OREMOS

3. Por las familias de nuestra Comunidad que se ven sometidas a las pruebas: para que encuentren fuerza en su fe y consuelo en nuestra caridad. OREMOS

4. Por nuestros difuntos: para que el Señor les abras las puertas del paraíso y los reciba en la claridad de su gloria. OREMOS

5. Por nosotros: para que perseveremos con toda fidelidad en la enseñanza recibida de los apóstoles. OREMOS

Pastor eterno, mira con bondad a tu rebaño y acude en auxilio de las ovejas cuyo cuidado encomendaste a los apóstoles y sus sucesores. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.