Archivos para Domingo 16 de febrero 2014 moniciones

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hemos venido hoy a presentarle al Señor nuestras preocupaciones, heridas y problemas.

Él es nuestra defensa, nuestro refugio y nuestro Maestro.

Su sabiduría es infinita y su poder es inmenso.

Él nos conoce perfectamente y tiene para nosotros planes de bienestar y un futuro de esperanza.

Conscientes de encontrarnos en la presencia del Dios Santo y misericordioso, abramos nuestros ojos y corazones para ver las maravillas de Su voluntad.

ORACIÓN UNIVERSAL

Imploremos, hermanos, al Dios de misericordia, para que a nadie le falte la ayuda de nuestra caridad.

A cada petición diremos: ¡Enséñanos a cumplir tu voluntad, Señor!

1. Por el Papa Francisco, por el papa emérito Benedicto, por nuestro Obispo Alfonso, por nuestro Obispo Auxiliar Juan y por todos los presbíteros y diáconos de la Arquidiócesis de León: para que, con su testimonio y palabra, guíen al Pueblo de Dios manifestando su amor a los excluidos. OREMOS

2. Por los gobernantes y políticos: para que trabajen a fin de lograr que los bienes de nuestro mundo lleguen a todos y nadie tenga que sufrir por no tener lo necesario para vivir. OREMOS

3. Por los que están atados al pecado y al resentimiento: para que el Señor les dé fuerza y puedan romper las cadenas que los alejan del Padre y de la comunión fraterna. OREMOS

4. Por nuestros seminaristas: para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

5. Por quienes van a vivir el próximo Retiro Nueva Vida: para que el Señor les revele los secretos de su divino corazón. OREMOS

6. Por nuestros difuntos: para que el Señor les abra la puerta de su mansión eterna. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que no nos dejemos vencer por el mal, sino que venzamos al mal a fuerza de bien. OREMOS

Ven, Dios de bondad, en ayuda de tus fieles, ven en ayuda de los que te imploran: que no sean privados de Tu auxilio en la tierra los llamados al Reino Eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.