*** CUANDO ALGO SE ME CAE (R.M.R.)

Cuando algo se me cae desde la ventana,
aunque sea lo más mínimo,
¡cómo se precipita la ley de la gravedad,
fuerte cual el viento del mar,
en cada brizna, en cada baya
y las conduce al corazón del mundo!

Cada cosa está vigilada
por un hada pronta a volar:
tal cada piedra, y cada flor
y cada niño por la noche.

Solamente a nosotros, henchidos de soberbia,
nos urge abandonar estas correspondencias,
para ir al vano espacio de alguna libertad,
en lugar de entregarnos a las fuerzas prudentes
y de elevarnos como un árbol.

En vez de acomodarnos, dóciles y tranquilos
a las rutas amplísimas,
nos enlazamos de muchas maneras,
y el que se aparta de los círculos
queda indeciblemente solo.
Debe aprender entonces, de las cosas,
a empezar nuevamente como un niño.
Pues ellas que penden del corazón de Dios,
de Él nunca se han alejado.

El que osó superar
en el vuelo a los pájaros,
otra vez una cosa debe saber: ¡caer!
Pacientemente descansar
en la gravedad.

_______________________________

Rainer Maria Rilke, Libro de las horas –

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s