*** PREDICADOR (J.T.)

Tú que no salvas a las almas cubiertas de palabras
líbrame de la impecable pronunciación eclesiástica
de la homilía perfecta
de las frases enceradas
de los alaridos proféticos
del elegante susurro

a veces por el agujero de su propia homilía
uno puede verTe

tartamudear
aunque digan
de nuevo salió se paró como un tubo
se puso rojo por el micrófono
con todos los dedos parados
como las orejas en el ambón

***
Jan Twardowski, Predicador –

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s