*** Veni Creator (C.M.)

Ven, Espíritu Santo,
doblando (o no doblando) la hierba,
dejándote ver (o no) como una lengua de fuego sobre la cabeza,
en la siega del heno o cuando para el primer arado sale el tractor
en el valle de los bosques de nogales, o cuando las nieves 
sepultan los abetos tullidos en la Sierra Nevada.
Sólo soy un hombre, necesito señales visibles,
me canso pronto construyendo la escalera de la abstracción.
He pedido más de una vez, bien lo sabes, que la imagen en la iglesia
alzara el brazo para mí, una vez, una sola.
Pero entiendo que las señales pueden ser sólo humanas.
Despierta pues a un hombre, en un lugar cualquiera de la tierra
(a mí no —después de todo— tengo cierta decencia)
y permíteme que, mirándolo a él, pueda admirarte a Ti.

***
Czeslaw Milosz, Veni Creator –