*** Un poema para final del siglo (C.M.)



A un hombre santo
—Así dice un cuento árabe—
Dios le dijo un tanto maliciosamente: 
«Si revelara a la gente
Cuán gran pecador eres,
No te alabarían».

«Y yo» —respondió el santo—
«Si les descubriera a ellos,
Cuán misericordioso eres,
No se preocuparían por ti».

***
Czeslaw Milosz, Un poema para final del siglo –