*** La historia de mi estupidez (C.M.)

La historia de mi estupidez llenaría muchos volúmenes.

Unos serían consagrados a la acción en contra de la conciencia,
Como el vuelo de la mariposa nocturna que, aunque supiera,
Igualmente tendría que volar a la llama de la vela.

Otros tratarían sobre las maneras de ahogar la ansiedad,
El susurro que avisa pero que no es escuchado.

Trataría de manera independiente la satisfacción y el orgullo,
Cuando yo era de los creídos
Que pisan victoriosamente y no sospechan nada.

Y todo tendría como tema el deseo.
Si fuera el mío propio. Pero no. Lamentablemente.
Lo perseguía porque quería ser como los demás.

Sentía miedo ante lo que en mí hay de salvaje y de arrogante.

Ya no escribiré la historia de mi estupidez
Porque es tarde y se hace difícil llegar a la verdad.

***
Czeslaw Milosz, La historia de mi estupidez —