Jueves 15 de junio 2017 [Domingo 18 de junio 2017] – Solemnidad del Santísimo Cuerpo y la Sangre de Cristo [Corpus Christi]

30 de mayo de 2017 — Deja un comentario

4a679abd184848f275a5de0360092609


Versión imprimible


Lecturas


MONICIÓN INICIAL (opción 1)

El Señor está con nosotros: en su Palabra, en cada ser humano, en todo lo que nos pasa.

Pero de manera singular está con nosotros en el Santísimo Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre.

Hoy nos trasladamos espiritualmente a la Liturgia del Jueves Santo. A este momento cuando el Señor celebra con sus discípulos la Última Cena. Entonces instituye el Sacramento de la Eucaristía y dice: «hagan esto en memoria Mía».

Por eso —en Memoria suya— hoy nos reunimos para que nos alimente. Para que nos alimente con el hambre y con su misma vida.

***

Señor, purifícanos, para que seamos dignos del don que nos entregarás en el Santo Sacrificio.

Purifícanos para que seamos dignos de Ti.


MONICIÓN ANTES DE LA PROCESIÓN

[terminada la Oración después de la Comunión]

Hoy veneramos de manera singular la presencia del Señor en el misterio del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

Lo hacemos ante todo en la Santa Misa, en el Banquete Sagrado, cuando Él se ofrece por nosotros.

Pero Su presencia se prolonga más allá de la Celebración.

Presente en nuestros sagrarios es el centro de nuestra adoración, de nuestra oración.

Es la fuente principal de nuestra oración personal, de nuestro personal diálogo con Dios.

Hoy es el día en el que salimos con nuestra adoración a las calles. Para mostrar a nuestro Señor. A nuestro Señor oculto en esa forma tan frágil de pan.

Vamos a salir con nuestra adoración a las calles, para confesar nuestra fe: que en este Pan está Aquel que es el Señor. El Señor al que confiamos nuestras vidas.


MONICIÓN INICIAL (opción 2)

El mensaje principal de la Solemnidad de hoy lo expresan estas palabras: «El Señor está con nosotros».

La Palabra que se hizo carne habitó —y habita— con nosotros. Bajo la forma del pan, bajo la forma del vino, Dios nos comparte su propia vida.

Por eso la gratitud.

Por eso la alabanza.

Por eso la alegría.

***

Señor, abre nuestros ojos y corazones, para que estemos abiertos a Tu presencia entre nosotros.


MONICIÓN INICIAL (opción 3)

El Señor está con nosotros porque puso su morada -habitó- entre nosotros en su Cuerpo que veneramos y en su Sangre Santísima.

Hoy es Su Solemnidad: la Solemnidad del Señor que está con nosotros bajo la forma del Pan y del Vino.

Vino a nosotros para invitarnos a la Comunión: para que vivamos de Su vida.

***

Señor, sabemos que no somos dignos para presentarnos ante Ti, pero Tú puedes decir una palabra para que quedemos sanos.


MONICIÓN INICIAL (opción 4)

Hoy —en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo— de manera singular experimentamos que el Señor está con nosotros, que la palabra se hizo Carne y Sangre. Y habitó con nosotros. Y sigue habitando en nosotros.

Nos unimos a todos quienes celebran Solemnidad del Corpus [Christi] en México —en toda la Iglesia— para venerar al Cristo Eucaristía.

***

Señor, purifícanos.

Purifica nuestros corazones.

Para que nuestros ojos Te vean: que estás presente entre nosotros. En la Palabra. En el Cuerpo. Y en la Sangre.


MONICIÓN INICIAL (opción 5)

Hoy celebramos la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

Como si fuera un segundo Jueves Santo, nos postramos una vez más en el Año Litúrgico ante el misterio que nos acompaña siempre: cada domingo, cada vez que participamos en el misterio de la Eucaristía que es culmen y fuente de la oración de toda la Iglesia y de cada uno de nosotros.

Y este misterio lo queremos comprender.

Quizá no con nuestra mente, porque esto supera nuestras posibilidades.

Lo queremos abrazar con oración, adoración, gratitud al Señor que está con nosotros, que no nos dejó huérfanos, que es el pan para los que están en camino. Para que no desfallezcan. Y para que no pierdan el rumbo.

***

Señor, purifícanos, para que Te alabemos con un corazón puro.


MONICIÓN INICIAL (opción 6)

Hoy es Corpus Christi.

Un día grande.

Un día para caer de rodillas ante la grandeza del Dios-Amor.

Como Comunidad Parroquial nos encontramos en torno al altar, para celebrar y aclamar con nuestros cantos a la Fuente de nuestras alegrías, a Aquel que nos acompaña en medio de nuestras vidas: a Cristo el Señor, que en el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre ha querido quedarse con nosotros, para que todos conozcan su nombre y experimenten su misericordia.

Celebremos esta Solemnidad de la Eucaristía, honrando el Cuerpo de Cristo.

Honremos el Cuerpo de Cristo, comulgando con su persona, con sus sentimientos y actitudes.

Honremos el Cuerpo de Cristo, acercándonos a los demás con el mayor respeto y disponibilidad, porque ellos son también el Cuerpo de Cristo.

Que la Eucaristía de este Día sea un acto de fe, de esperanza y de caridad: porque DIOS ESTÁ AQUÍ, para saciar nuestras hambres y para urgir nuestras más generosas entregas.


 MONICIÓN INICIAL (opción 7)

Celebramos hoy al Amor de los amores: a Cristo el Señor que quiso quedarse con nosotros como compañero de viaje en este nuestro caminar hacia la Casa del Padre.

Él nos prometió su presencia y nos la dejó en la Eucaristía.

Con amor y con fe participemos en esta Santa Celebración.

Escucharemos la Palabra de Dios y nos acercaremos a comulgar el Cuerpo del Señor, conscientes que —al quedarse Él en nuestros corazones— nos envía a amar a los demás con el amor con que Él nos ama.


ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Cristo el Señor, que invita a todos a su mesa y entrega su Cuerpo y su Sangre para la vida del mundo.

A cada petición diremos: ¡Alimenta a tu pueblo, Señor!

1. Por los sacerdotes que presiden nuestras Asambleas Eucarísticas. Para que a ejemplo de Cristo Jesús, el Sumo y Eterno Sacerdote, imiten -en su manera de vivir- lo que celebran en el Sacramento del Altar. OREMOS

2. Por los pueblos de toda la tierra. Para que en el Cuerpo y la Sangre de Cristo —entregados por la vida del mundo— encuentren la paz y la vida en abundancia que anhelan. OREMOS

3. Por los pobres y por los que sufren necesidad. Para que encuentren en nosotros —quienes nos alimentamos del pan de Jesucristo— una ayuda activa y solidaria. OREMOS

4. Por los enfermos. Para que Cristo Jesús —que con su sangre cura nuestras heridas— les de salud y esperanza. OREMOS

5. Por las familias de nuestra Comunidad. Para que alimentadas por el pan de la Eucaristía, progresen en el amor que todo lo une y perfecciona. OREMOS

6. Por los que han muerto. Para que Cristo el Señor —cuyo Cuerpo es el remedio de la inmortalidad— los haga participar en su Resurrección. OREMOS

7. Por nosotros que celebramos esta Solemnidad del Corpus Christi. Para que el Pan de la Palabra y el Pan Eucarístico, sacien nuestra hambre de Dios. OREMOS

Dios nuestro, siempre fiel a tus promesas, que con amor alimentas a tu pueblo, escucha nuestras oraciones y acrecienta en nosotros el deseo de saciarnos de Ti, para que fortalecidos con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, avancemos por la senda de la vida hasta llegar a la asamblea de los santos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 


 

Anuncios

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s