El toque más ligero —

30 de marzo de 2017 — Deja un comentario

La buena poesía comienza con
el toque más ligero,
una brisa que llega de la nada,
una llegada apenas susurrada que sana,
una palabra en tu oído,
un ajuste en las cosas,
entonces, como una mano en la oscuridad,
detiene todo el cuerpo,
robándote para una revelación.

En el silencio que sigue
a un gran verso,
puedes sentir cómo Lázaro
—incluso en lo profundo
de la parte de ti más perezosa,
y en la más muerta de miedo—
levanta sus manos
y camina hacia la luz.

***
David Whyte, El toque más ligero —

Anuncios

No hay comentarios

¡Se el primero en comenzar la conversación!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s