El sanador herido —

20 de agosto de 2016 — Deja un comentario

heridas-y-tetanos


El rabino Yoshua ben Leví se acercó al profeta Elías —cuando éste se encontraba en la entrada de la cueva del rabino Simeón ben Yohai— y le preguntó:

— ¿Cuándo vendrá el Mesías?

— Vete y pregúntaselo tú mismo— le respondió el profeta.

— ¿Dónde está?

— Sentado a las puertas de la Ciudad.
— ¿Y cómo lo conoceré?
— Está sentado entre los pobres, cubiertos de heridas. Los demás se descubren sus heridas todas a la vez, y se las vendan de nuevo. Pero él se levanta los vendajes uno a uno, y se los va colocando de nuevo, uno a uno, diciéndose a sí mismo: «Quizá vayan a necesitarme. Si es así, tengo que estar siempre preparado, de tal forma que no tarde un instante en aparecer».


***
El sanador herido —

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s