Consejos para monitores, lectores y salmistas –

7 de agosto de 2016 — 7 comentarios

A0C03962-4D6B-4451-AEB4AE5B28E41903


Versión imprimible


¿Qué es leer en la Asamblea Litúrgica?

1. Leer es entregar la Palabra: hacer que llegue a todos en las mejores condiciones posibles.

2. A través del lector la Letra (muerta) se convierte en Palabra (viva). [Que no sea un zombi]

3. Leer es dar vida a un texto. Es entregar un mensaje que interpela, que produce reacción, crisis, comunicación.

4. El primer nivel —imprescindible— es entender lo que estás diciendo: hacerte responsable de las frases que salen de tu boca.

5. Para transmitir a la Asamblea la energía (es decir, la gracia) contenida en el texto que vas a leer, debes encontrar en ti ese lugar que vibra con la palabra que estás comunicando (ese lugar no se encuentra en tu cabeza, sino más abajo… ).


Si no la ensayaste, no la leas

6. Si no has estudiado la monición (la lectura, el salmo, la oración de los fieles) con anterioridad, por favor, no la leas en la Celebración, pues una lectura no preparada da un resultado muy triste a la hora de ejecutarla (se nota a 10 kilómetros que no la preparaste).

7. Si por alguna razón no pudiste prepararla con amor y con tiempo, simplemente avisa al sacerdote celebrante antes de la Misa. 


El arco de la frase

8. La caída de la voz al final de la frase debe ser siempre conclusiva: la entonación hacia abajo [↘] indicada por el punto [.].

9. Las frases de un texto pueden compararse a los arcos de un puente: cada uno de los arcos representa el arranque, la cima y el final de la frase.

Sant_Angelo_bridge


Los signos de puntuación

10. Los signos de puntuación son como las señales de tránsito del idioma. Como en la carretera, también en un texto se sufren accidentes: correr demasiado puede matar el sentido de lo que está escrito. Al contrario, si frenas a tiempo, las pausas hacen comprensible el texto y resaltan su sentido.

11. Los signos de puntuación son como las señales de tránsito en una carretera. Nos indican dónde frenar y dónde arrancar, cómo subir y bajar las curvas de una frase, cómo debemos entonar las palabras.

12. Conocer estos signos resulta indispensable para lograr una buena lectura y una mejor comunicación del mensaje.


Sabes ¿para qué sirven las pausas?

13. Las pausas sirven para respirar bien. Si no las haces, tampoco encontrarás el momento adecuado para tomar aire.

14. Las pausas sirven para subrayar una idea, para resaltar algunas palabras claves del texto. Las pausas despiertan el interés.

15. Las pausas son muy útiles también después de una pregunta. Es una manera de dar tiempo al oyente para pensar en la respuesta.

16. Los puntos (.) representan el semáforo rojo y se entonan hacia abajo ↘. Aprovecha para tomar aire en esos semáforos.

El tiempo de Cuaresma es un tiempo de santas paradojas.

De santas tensiones.

El evangelio de hoy muestra a Cristo en su gloria.

Transfigurado.

El domingo pasado hemos visto Su prueba.

Su combate.

Con las fuerzas del mal.

17. Las comas (,) son como la luz amarilla y se entonan hacia arriba ↗.

No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se fue a un país lejano y allá derrochó su fortuna, viviendo de una manera disoluta.

18. Los dos puntos [:] detienen la frase para llamar la atención sobre lo que va a continuación, que siempre está en estrecha relación con el texto precedente.

19. Al leerse dos puntos [:] se debe hacer una pausa precedida de un descenso en el tono ↘. La pausa debe ser más breve que la del punto. Y teniendo en cuenta que el texto siguiente continúa con la idea desarrollada o es consecuencia o conclusión de lo que antecede.

Jesús les dijo entonces esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos le dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de la herencia que me toca’. (…)”

20. Con las interrogaciones [¿?] puedes hacer:

preguntas cerradas (respuestas de sí o no) que se entonan hacia arriba (la pronunciación del tono final es ascendente): ¿También ustedes quieren irse?

—  preguntas abiertas (qué, cuándo, dónde, etc.) que se entonan hacia abajo (el tono final suele ser descendente): Maestro, ¿Dónde vives?

21. Los puntos suspensivos […] indican un final impreciso, algo inconcluso o preparan una sorpresa. En la pronunciación representan una pausa. La entonación queda abierta, suelta, suspendida…

Nosotros creemos que ya lo hemos escuchado todo, pero quizá podríamos pedir que hoy nos suceda algo inesperado, una sorpresa, una palabra, que cambie algo en mi vida…

22. El punto y coma [;] separa los diferentes miembros de una oración larga e implica una pausa mayor que la coma. En la pronunciación se entona hacia abajo como el punto ↘.

Estos son los nombres de los hijos de Israel que fueron a Egipto con Jacob; cada uno fue con su familia: Rubén, Simeón, Leví y Judá; Isacar, Zabulón y Benjamín; Dan, Neftalí, Gad y Aser.

23. Cuando las comillas [“ ”] [« »] denotan ironía, también se baja un poco el tono.

A ciertas personas «muy católicas» no les agrada el Papa Francisco.

Si destacan una frase célebre o una cita, se hace una pausa breve, se cambia el tono y se enfatiza la lectura.

Está escrito: “No sólo de pan vive el hombre”.


24. En realidad lo importante no son las reglas, sino que el  mensaje llegue al corazón. Así pues hay mucha libertad, porque somos diferentes y tenemos estilos diferentes para hacer que la Palabra se abra el camino y, superando todos los obstáculos, llegue al corazón del oyente.

elsolito_1348127739_87.jpg


Ars celebrandi


7 responses to Consejos para monitores, lectores y salmistas –

  1. 

    Gracias!!!

  2. 
    ana patricia mac donald 7 de junio de 2016 a las 21:41

    gracias muy interesante . me servirá de mucho en el grupo de liturgia

  3. 

    Para la mayor gloria de Dios! Bendiciones!

  4. 

    muy, pero muy bueno esos consejos que nos das a los lectores y a los monitores que Dios te bendiga, Ah! en mi parroquia tus moniciones son de una utilidad . de nuevo gracias.

  5. 

    Para la mayor gloria de Dios!

  6. 
    Gloria María Leytón 22 de octubre de 2016 a las 21:35

    Me encanta este artículo ,porque lejos de querer darle dramatismo a las lecturas y los salmos asi como las moniciones,lo q se busca es darle vida a la palabra que el q escucha la perciba la sienta y se apropie de ella.

  7. 

    Así es, Gloria. Siempre hay espacio para seguir aprendiendo!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s