Corpus Christi – Procesión a los Siete Altares

17 de noviembre de 2015 — Deja un comentario

Z7kapkap_010

Versión imprimible


PROCESIÓN DEL CORPUS CHRISTI

Terminada la Oración después de la Comunión se expone el Santísimo en el Altar.

En los cielos y en la Tierra…

L1: He aquí el pan de los ángeles, hecho viático nuestro: verdadero pan de los hijos.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Figuras lo representaron: Isaac fue sacrificado, el cordero pascual, inmolado, el maná nutrió a nuestros padres.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Buen Pastor, pan verdadero, ¡oh Jesús! Ten piedad. Apaciéntanos y protégenos.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L1: El día de Jueves Santo, el Señor, nos dijo: «Tomen y coman, tomen y beban».

Hoy, el Señor, va delante: sale a nuestras calles y plazas para que -nosotros junto con Él- seamos testigos y testimonio de su amor y de su entrega.

S: Señor, presente en la Hostia Santísima, Tú eres nuestro alimento: Tú eres verdaderamente el Pan bajado del cielo. Tú eres el Buen Pastor. Tú eres el Camino. 

Esta noche queremos llevarte a las calles de esta Parroquia tuya. Esta noche, Señor, Te pedimos:         

L2: Guíanos por los caminos de nuestra historia. 

L1: Sigue mostrando a la Iglesia y a sus pastores el camino recto. 

L2: Mira a la humanidad que sufre, que vaga insegura entre tantos interrogantes. 

L1: Mira el hambre física y psíquica que la atormenta. 

L2: Da a los hombres el pan para el cuerpo y para el alma. 

L1: Dales trabajo. 

L2: Dales luz.

L1: Dales a ti mismo. 

L2: Purifícanos y santifícanos a todos.

L1: Haznos comprender que nuestra vida sólo puede madurar y alcanzar su auténtica realización mediante la participación en tu pasión, mediante el «sí» a la cruz, a la renuncia, a las purificaciones que tú nos impones.

L2: Une a tu Iglesia: une a la humanidad herida. Danos tu salvación. Amén.

      Cantemos al Amor de los Amores…

      Inicia la Procesión


caliz

1ER ALTAR

L2: Al Salvador alabemos, que es nuestro pastor y guía. Alabémoslo con himnos y canciones de alegría.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Alabémoslo sin límites y con nuestras fuerzas todas, pues tan grande es el Señor, que nuestra alabanza es poca.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Gustosos hoy aclamamos a Cristo, que es nuestro pan, pues él es el pan de vida, que nos da vida inmortal.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

***

L1: Al llevar la Eucaristía por nuestras calles, queremos introducir el Pan bajado del cielo en nuestra vida diaria.

L2: Queremos que Jesús camine por donde caminamos nosotros. Queremos que Jesús viva donde vivimos nosotros.

L1: Nuestro mundo, nuestra existencia debe transformarse en su templo.

L2: En esta noche, como Comunidad Parroquial, proclamamos que la Eucaristía es todo para nosotros: que la Eucaristía es nuestra vida misma y la fuente del amor que vence la muerte.

L1: Esta noche reconocemos que de la Comunión con Cristo Eucaristía brota la caridad que transforma nuestra existencia y sostiene el camino de todos nosotros hacia la Patria Celestial.

S: Les diste el pan bajado del cielo…


 caliz

2º ALTAR

L1: Doce eran los que cenaban y les dio pan a los doce. Doce entonces lo comieron, y, después, todos los hombres.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Sea plena la alabanza y llena de alegres cantos; que nuestra alma se desborde en todo un concierto santo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Hoy celebramos con gozo la gloriosa institución de este banquete divino, el banquete del Señor.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L2: Llevamos a Cristo, presente en la figura del pan, por los calles de nuestra ciudad. Encomendamos estas calles, estas casas, nuestra vida diaria, a su bondad.

L1: Que nuestras calles sean calles de Jesús. Que nuestras casas sean casas para Él y con Él. Que nuestra vida de cada día esté impregnada de su presencia.

L2: Con este gesto, ponemos ante sus ojos los sufrimientos de los enfermos, la soledad de los jóvenes y los ancianos, las tentaciones, los miedos, toda nuestra vida.

L1: La procesión quiere ser una gran bendición pública para nuestra Parroquia:  Cristo es, en persona, la bendición divina para el mundo. Que su bendición descienda sobre todos nosotros.

S: Les diste el pan bajado del cielo…


 caliz

3ER ALTAR

L2: Esta es la nueva Pascua, Pascua del único Rey, que termina con la alianza tan pesada de la ley.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Esto nuevo, siempre nuevo, es la luz de la verdad, que sustituye a lo viejo con reciente claridad.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: En aquella última cena Cristo hizo la maravilla de dejar a sus amigos el memorial de su vida.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

***

L2: A cada invocación responderemos: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Señor Jesús, Tú eres la vida de la familia: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Cuando Tú estás en la familia, el hogar es un manantial de vida y alegría: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida del niño gestado en el vientre materno: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida del anciano o enfermo que transita hacia la tarde de su vida: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida del joven que estudia, trabaja y sueña con un futuro digno y prospero: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida de los jóvenes que dejándolo todo te siguen en la vocación sacerdotal o religiosa: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida de los jóvenes que enamorados te siguen y amándose en ti van descubriendo la vocación maravillosa del matrimonio: Quédate con nosotros, Señor.

L2:  ¡Jesucristo Señor de la vida! Te suplicamos, Delante de tu Santísimo Cuerpo Sacramentado que hagas de nosotros +agua que apague la sed de los hombres, +pan partido para los hermanos, +luz para los que caminan en tinieblas, +vida para los que van a tientas en las sombras de muerte.

S: Les diste el pan bajado del cielo…


 caliz

4º ALTAR

L1: Enseñados por la Iglesia, consagramos pan y vino, que a los hombres nos redimen, y dan fuerza en el camino.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Es un dogma del cristiano que el pan se convierte en carne, y lo que antes era vino queda convertido en sangre.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Hay cosas que no entendemos, pues no alcanza la razón; mas si las vemos con fe, entrarán al corazón.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

***

L2: A cada invocación responderemos: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Señor, Tú eres la vida del trabajador: obrero, artesano, profesional, empresario, comerciante, que en el sacrificio de cada día descubren que con sus luchas y cansancios construyen la Patria: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida de los animadores de la sociedad: de los gobernantes y políticos, de los maestros, de los artistas, de los periodistas y los intelectuales, de los guardianes de la seguridad publica: Quédate con nosotros, Señor.

L1: Tú eres la vida de los pastores, sacerdotes y religiosos, Mensajeros del Don de Dios que es alegría y paz, bondad y misericordia para los corazones cansados: Quédate con nosotros, Señor.

L2: Tú eres la vida del pobre en todas sus manifestaciones de miseria: del que necesita trabajo, del que tiene hambre y frió, del que no tiene vivienda, del que está enfermo, del que vive en la calle, del que está preso, del que sufre física y moralmente: Quédate con nosotros, Señor.

L1: ¡Jesucristo Señor de la vida! Te suplicamos, Delante de tu Santísimo Cuerpo Sacramentado que hagas de nosotros +agua que apague la sed de los hombres, +pan partido para los hermanos, +luz para los que caminan en tinieblas, +vida para los que van a tientas en las sombras de muerte.

S: Les diste el pan bajado del cielo…


 caliz

5º ALTAR

 L2: Bajo símbolos diversos y en diferentes figuras, se esconden ciertas verdades maravillosas, profundas.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Su sangre es nuestra bebida; su carne, nuestro alimento; pero en el pan o en el vino Cristo está todo completo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Quien lo come no lo rompe, no lo parte ni divide; él es el todo y la parte; vivo está en quien lo recibe.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L1: Los Apóstoles recibieron el don de la Eucaristía en la intimidad de la última Cena, pero este don estaba destinado a todos, al mundo entero.

L2: Precisamente por eso hay que proclamarlo y exponerlo abiertamente, para que cada uno pueda encontrarse con «Jesús que pasa», como acontecía en los caminos de Galilea, de Samaria y de Judea, para que cada uno, recibiéndolo, pueda quedar curado y renovado por la fuerza de su amor.

L1: Ponemos ahora en el altar a todos aquellos que sufren en el cuerpo y el alma alguna dolencia, por los que sufren enfermedades en fase terminal, por los que se encuentran solos y abandonados en los hospitales y carecen de cualquier ayuda. Para que suscite el Señor una Palabra de Vida, y lleve un mensaje de esperanza a todos los atribulados.

L1: ¡Jesucristo Señor de la vida! Te suplicamos, Delante de tu Santísimo Cuerpo Sacramentado que hagas de nosotros +agua que apague la sed de los hombres, +pan partido para los hermanos, +luz para los que caminan en tinieblas, +vida para los que van a tientas en las sombras de muerte.

S: Les diste el pan bajado del cielo…


 caliz

6º ALTAR

L1: Puede ser tan sólo uno el que se acerca al altar, o pueden ser multitudes:  Cristo no se acabará.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Lo comen buenos y malos, con provecho diferente; no es lo mismo tener vida que ser condenado a muerte.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: A los malos les da muerte y a los buenos les da vida. ¡Qué efecto tan diferente tiene la misma comida!

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

*** 

L2: Señor, en esta estación te consagramos las familias del mundo entero, todos los matrimonios, en especial los que se encuentran en dificultad, los padres y los hijos, los niños no nacidos, las jóvenes parejas y los novios.

L1: Te suplicamos, Jesús, por todos nuestros parientes y seres queridos.Condúcelos a la luz de la verdad, consérvalos siempre en esa verdad y concédeles el don de la perseverancia.

L2: Te pedimos por nuestros parientes, padres y madres; por nuestros hermanos y hermanas, por cada uno de ellos en particular; por nuestros abuelos y abuelas y toda nuestra familia; por nuestros amigos más íntimos; por nuestros maestros y alumnos, por nuestros vecinos, por todos aquellos que nos quieren bien y por los que no nos quieren; por nuestros enemigos; por los que nos insultan y calumnian.

L1: Te pedimos por ellos, no sólo en esta vida, sino también en su muerte, para que tengan la dicha de morir en gracia de Dios, para que Dios se digne admitirlos a su presencia. Amén

S: Les diste el pan bajado del cielo…


 caliz

7º ALTAR

L2: Si lo parten, no te apures; sólo parten lo exterior; en el mínimo fragmento entero late el Señor.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: Cuando parten lo exterior sólo parten lo que has visto; no es una disminución de la persona de Cristo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L2: El pan que del cielo baja es comida de viajeros. Es un pan para los hijos. ¡No hay que tirarlo a los perros!

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L1: En esta estación te entregamos, Señor, a nuestros seres queridos difuntos.

L2: Concédeles El descanso eterno, y que la luz perpetua los ilumine.

L1: Dios misericordioso, que nos perdonas y quieres la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos, concedas a las almas de nuestros padres, hermanos, hijos, parientes, amigos y bienhechores, que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión de la eterna felicidad. Amén.

S:  Les diste el pan bajado del cielo…


caliz

ESTACION FINAL EN EL TEMPLO PARROQUIAL

L1: Isaac, el inocente, es figura de este pan, con el cordero de Pascua y el misterioso maná.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Ten compasión de nosotros, buen pastor, pan verdadero. Apaciéntanos y cuídanos y condúcenos al cielo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

L1: Todo lo puedes y sabes, pastor de ovejas, divino. Concédenos en el cielo gozar la herencia contigo.

S: (Padrenuestro, Avemaría, Gloria)

 ***

L2: Como los discípulos del Evangelio, te imploramos, Señor Jesús: ¡Quédate con nosotros, Señor!

L1: Tú, divino Caminante, experto de nuestros caminos y conocedor de nuestro corazón, no nos dejes prisioneros de las sombras de la noche.

L2: Ampáranos en el cansancio, perdona nuestros pecados, orienta nuestros pasos por el camino del bien.

L1: Bendice a los niños, a los jóvenes, a los ancianos, a las familias y particularmente a los enfermos. Bendice a los sacerdotes y a las personas consagradas. Bendice a la humanidad.

L2: Danos el gusto de una vida plena, que nos ayude a caminar sobre esta tierra como peregrinos seguros y alegres, mirando siempre hacia la meta de la vida sin fin.

¡Quédate con nosotros, Señor!

S: Les diste el pan bajado del cielo…


No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s