Un niño que conmovió a los cardenales en el Sínodo …

19 de octubre de 2015 — Deja un comentario

134848743619

El niño que partió la hostia para darla a sus papás divorciados y que se habían vuelto a casar estudió en el catecismo «la importancia de no quedarse a Jesús para uno mismo, sino llevarlo a los propios amigos y a las propias familias».

Explicó de esta manera el gesto del niño Mons. Alonso Gerardo Garza Treviño, obispo de la diócesis de Piedras Negras (México). Fue el mismo obispo Garza Treviño quien narró esta historia, que conmovió a toda la Asamblea sinodal.

«Durante las lecciones de catecismo quedaron impresas en su corazón y en su mente algunas cosas: la primera es que Jesús está verdaderamente presente en la hostia en cada una de sus partes, por chiquita que sea; la segunda, la importancia de no quedarse a Jesús para uno mismo, sino llevarlo a los propios amigos y a las propias familias. Y al final, cuando se habla de comunión en el catecismo, se subraya que también los padres y los padrinos deben acercarse al sacramento de la confesión y de la eucaristía». 

«En el niño estaban muy claros estos conceptos que lo llevaron a hacer el gesto de dar un pedazo de la hostia a sus padres, porque veía que ellos eran buenos, lo acompañaban al catecismo, iban todos juntos a misa y no comprendía por qué el sacerdote no podía darles la hostia y a él sí».

¿Cuál es, entonces, la solución para los divorciados que se han vuelto a casar y que frecuentan la Iglesia?

Mons. Garza Treviño indicó: «Debemos tener claros dos aspectos: el teológico-bíblico y el pastoral, que no están en contraposición, como no lo están la verdad y la misericordia. Creo que deberíamos proponer una armonización entre ambos aspectos para que un don tan grande como el que Cristo nos dejó pueda ser recibido por todas las personas que se esfuercen por vivir mejor la propia vida, pero será el Santo Padre quien tome una decisión al respecto, como autoridad de la Iglesia. Pero nuestra propuesta es que estas parejas -que viven muy cerca de Dios y de la Iglesia- recorran un camino penitencial y que la Santa Sede pueda dar a los obispos líneas guía para discernir en cuáles casos poder autorizar este recorrido».

***
Entrevista con Mons. Alonso Gerardo Garza Treviño, obispo de la diócesis de Piedras Negras (México) – Padre sinodal de nombramiento pontificio en el Sínodo de la Familia 2015

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s