Nel mezzo del cammin di …

17 de octubre de 2015 — Deja un comentario

Pope Francis, right, arrives with bishops and cardinals to attend an afternoon session of a two-week synod on family issues at the Vatican, Saturday, Oct. 18, 2014. Catholic bishops predicted widespread approval Saturday of a revised document laying out the church's position on gays, sex, marriage and divorce, saying the report is a "balanced" reflection of church teaching and pastoral demands. The final report of the two-week meeting of bishops will be voted on later Saturday. (AP Photo/Andrew Medichini)

A mitad de camino de la Asamblea General del Sínodo de los Obispos sobre la Familia, reina la confusión, si no el caos – parafraseando a un padre sinodal. Y en esa confusión hay miedo, miedo a la incertidumbre y a lo desconocido.

Así pues, obispos, nuestros hermanos, ¡bienvenidos a la vida familiar! Aparentemente sin saberlo, ustedes se han topado con una experiencia clave de lo que significa ser parte de y formar a una familia: la incertidumbre. No teman, pues, padres sinodales. Disfruten la experiencia. Esta es la forma en que las familias viven.

Los papás conocen muy bien la incertidumbre. Cuando llega el día de dejar a un hijo por primera vez en el kínder… Cuando… Cuando…

Buscando la fortaleza en mucha oración y sin saber los resultados, los papás permiten que los hijos crezcan. Este es el ciclo de la vida familiar, el viaje que hacen todas las familias.

El Sínodo ha llegado a la mitad del camino y hemos escuchado que algunos padres sinodales están confundidos acerca de la dirección e incluso del propósito de esta reunión.

Es irónico que algunos se han quejado de un sínodo manipulado, de un resultado preestablecido. La realidad es que, a diferencia de los anteriores sínodos, donde los resultados eran conocidos antes de que cualquier conversación tuviese lugar, las conclusiones de este sínodo aún son desconocidas.

¿Cómo hará el Comité de redacción del documento final para incluir en un documento todas las opiniones divergentes? ¿Les gustará a los obispos? ¿O será que, cuando llegue la hora de regresar a sus diócesis, acaben en el caos y lo dejen todo al papa? ¿O quizá debería dejarse todo al papa?

Si esa Asamblea sinodal de tres semanas termine sin tener aparentemente nada que presentar, ¿será una derrota para la Iglesia católica? O quizá éste podría ser el signo de una Iglesia en camino? ¿La Iglesia peregrina?

***

NCR

No hay comentarios

Be the first to start the conversation!

Puedes dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s