Archives For Oración de los Fieles

JuanBautista

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

La liturgia de este tercer domingo de Adviento nos llama a estar alegres porque el Señor ya viene y la Navidad ya está próxima.

Es posible que nosotros tengamos motivos personales para estar cansados, abatidos o tristes y que el ambiente colorido de calles y tiendas nos agobie.

Precisamente por eso debemos enterarnos de que el Señor viene a curar a los de corazón quebrantado y a anunciar la Buena Nueva a los pobres, el perdón a los cautivos y la libertad a los prisioneros.

Dejémonos iluminar por la luz del mensaje profético de este día y participemos en esta Santa Misa con gozo y con alegría que sólo Dios puede darnos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos, hermanos, a Jesús, luz y esperanza nuestra.

A cada petición diremos: ¡Danos tu alegría, Señor!

1. Por el Papa, los obispos y los sacerdotes: para que muestren al mundo la alegría del evangelio. OREMOS

2. Por nuestros gobernantes: para que el Señor dirija sus pensamientos y acciones hacia la justicia, la libertad y el bien de todos, especialmente de los más débiles. OREMOS

3. Por los agentes de pastoral de nuestra Comunidad: para que irradien la alegría de sentirse hijos de Dios. OREMOS

4. Por los matrimonios cristianos y por todas las familias: para que estén siempre alegres y constantes en oración. OREMOS

5. Por los que se hunden en la tristeza: para que la alegría de los creyentes les comunique esperanza. OREMOS

6. Por los enfermos: para que los ángeles del Señor les lleven consuelo. OREMOS

7. Por nosotros: para que llevemos la alegría de la Navidad a quienes más la necesiten. OREMOS

Ven, Señor, Tú que traes la paz y la alegría al mundo. Ven a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Captura de pantalla 2014-11-19 a las 23.24.34

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Celebramos hoy el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad. Y la Liturgia nos urgirá a preparar el camino para el Señor que viene.

Que vendrá a nuestra vida como un ladrón, o sea inesperadamente.

Que vendrá para robarnos. Para despojarnos de lo que nos cierra a Dios.

Para quitarnos lo que nos impide verlo.

Para robarnos lo que nos impide reconocerlo y recibirlo.

Él vendrá para destruir lo viejo: nuestro viejo mundo, nuestras viejas costumbres, nuestros modos de pensar egoístas, los obstáculos que nos separan unos de otros y nos impiden encontrarnos como hermanos.

Él vendrá.

Y su llegada será el inicio de un cielo nuevo y de una tierra nueva: de un mundo habitable, que todos anhelamos en lo más profundo de nuestras almas.

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

Celebramos el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad.

Y muy oportunamente -en la Liturgia de hoy- la voces enérgicas del profeta Isaías y de Juan el Bautista nos llaman a la acción: a preparar el camino para el Señor que viene a salvarnos.

Arreglar las calles y las habitaciones de nuestro corazón.

Quitar los obstáculos que nos separan unos de otros.

Abrir caminos nuevos de generosidad.

Cambiar nuestras actitudes personales y sociales egoístas.

Construir puentes de comunión y de diálogo.

Para que este año

                    todo el mundo

                             pueda experimentar

                                      la alegría de la Navidad.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos al Señor que vendrá lleno de poder para purificarnos con el fuego de su Espíritu.

A cada petición diremos: ¡Ven, Señor Jesús!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que llena del Espíritu Santo proclame a todos los hombres la salvación que Cristo viene a traernos. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la venida del Señor nos traiga la paz, apague los odios y ponga fin a la violencia. OREMOS

3. Por los que sufren o viven tristes: para que la venida del Señor les traiga fortaleza y alegría. OREMOS

4. Por los que nada esperan y por los que sólo tienen afanes materiales: para que encuentren luz en su camino. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que durante este Adviento allanemos los caminos de la fraternidad con signos de solidaridad y justicia. OREMOS

Señor Jesús, ven a traernos la plenitud de lo que nos has prometido y muéstranos tu bondad, para que produzcamos fruto. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

juiciouniversal

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy –el último domingo del Año Litúrgico– nuestros ojos se fijan en Jesucristo: Rey y Señor del Universo.

Él viene a nosotros como Pastor. Para velar por su rebaño.

Y viene también como Juez. Para juzgar a los hombres.

Nuestra vida será evaluada. Nos espera un juicio donde saldrá a flote  la verdad de nuestra vida.

Este juicio sucede todos los días.

Cada vez que alguien se cruza en nuestro camino.

¿Seremos capaces de interpretar la presencia del otro como la presencia del Dios que nos juzga?

***

***

Hoy también es el Día del Seminario.

Una gran oportunidad para expresar nuestra cercanía, cariño y solidaridad con los seminaristas.

Para orar por ellos y apoyar al Seminario de nuestra Arquidiócesis.

Para que los futuros sacerdotes no se desanimen ante las tentaciones y contrariedades.

Y para que Dios nos bendiga con pastores santos. Que nuestra Comunidad merece y necesita.

ORACIÓN UNIVERSAL

Llenos de confianza, dirijamos nuestras súplicas a Cristo Rey del Universo y Señor de nuestras vidas.

A cada petición diremos: ¡Venga a nosotros tu reino, Señor!

1. Por nuestra Iglesia de León: para que el Señor le conceda la alegría de las vocaciones al ministerio sacerdotal. OREMOS

2. Por los que tienen autoridad y poder: para que, a ejemplo de Cristo Rey, lo ejerzan como un servicio, defendiendo a los más pequeños y vulnerables de nuestra sociedad. OREMOS

3. Por los que pasan hambre o sed, por los extranjeros, los indigentes, los enfermos y los presos: para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor fraterno. OREMOS

4. Por las familias cristianas: para que sean hogares de amor y de fe, donde los hijos encuentren el ambiente favorable para el nacimiento y desarrollo de la vocación sacerdotal. OREMOS

5. Por nuestros jóvenes: para que de entre ellos surjan líderes que la Iglesia y el mundo de hoy necesitan. OREMOS

6. Por nuestros seminaristas: para que perseveren en su vocación y se preparen con entusiasmo para un día servir al Pueblo de Dios como pastores según el corazón de Cristo. OREMOS

7. Por nuestros difuntos: para que sean recibidos en el Reino de la luz y de la paz. OREMOS

8. Por nuestra Comunidad parroquial: para que la caridad fraterna destruya los poderes del mal y Cristo sea Rey y Señor de nuestras vidas. OREMOS

Escucha, Padre, la oración de tu familia y concédenos lo que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

sb10069516i-001

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Estamos ya en el Domingo 33 del Tiempo Ordinario.

El final del Año Litúrgico se acerca rápido.

Casi como un ladrón en la noche. Para activar esa necesaria esperanza con la que aguardamos la Venida de Aquel que ya está entre nosotros. Que nos reúne. Que nos fortalece. Que es nuestro Pastor. Y que nos prepara para esta Venida suya inesperada a través de esta Eucaristía.

Porque Él es también Aquel que ya viene. En su Palabra y en su Pan.

***

La Liturgia de hoy nos recordará que nuestra espera del Señor no puede ser una espera pasiva. Que cada uno de nosotros ha recibido algún talento, algún carisma, para ponerlo al servicio de los demás. Y que el Señor -cuando venga- nos preguntará: ¿Cómo lo aprovechaste? ¿Qué aportaste de bueno a tu vida? ¿Qué aportaste a la vida de los demás?

ORACIÓN UNIVERSAL

Poniendo nuestra vida en las manos de Dios nuestro Padre, presentémosle las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la Iglesia que peregrina en la Nación Mexicana: para que sea un vínculo de unidad y de paz entre todos los que habitan estas tierras. OREMOS

2. Por nuestra Patria dañada por la violencia, el miedo y la inseguridad: para que renazca entre nosotros la esperanza, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por cuantos miran al futuro con temor: para que aprendan a esperar en Dios en quien vivimos, nos movemos y somos. OREMOS

4. Por quienes olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte: para que el Señor les de el don de la conversión. OREMOS

5. Por nuestros difuntos: para que puedan contemplar el rostro del Señor en el País de los vivos. OREMOS

6. Por nosotros: para que la participación en la Eucaristía dominical nos ayude a reconocer nuestros talentos personales y nos motive a ponerlos al servicio de los demás. OREMOS

Señor y Dios nuestro, acoge nuestra oración confiada. Mantén nuestros ojos abiertos a tu presencia, y a la vida y necesidades de nuestros hermanos. Y que los dones que nos has dado nos lleven a hacer tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Inscription_Ecclesiarum_Mater_San_Giovanni_in_Laterano_2006-09-07

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Liturgia de hoy dirige nuestros ojos a la Ciudad de Roma, donde se encuentra un templo muy importante. Es la Basílica de San Juan de Letrán, «madre y cabeza de todas las iglesias del mundo»: la catedral del Papa, construida por el Emperador Constantino hacia el año 320.

Celebrar el aniversario de su consagración nos recuerda que el templo de ladrillos es el símbolo de la Iglesia viva que es la comunidad cristiana, el edificio espiritual que Dios construye con las piedras vivas que somos nosotros.

Unidos en comunión con el sucesor de Pedro y con todos los que profesan la fe católica, participemos con gratitud en esta Santa Misa, pidiéndole al Señor que nos ayude a convertirnos en «casa de Dios» y templos vivos de su amor.

ORACIÓN UNIVERSAL

Sabiendo que somos piedras vivas de la Iglesia de Cristo y templos del Espíritu Santo que habita en nosotros, presentémosle al Padre nuestras súplicas.

A cada petición diremos: ¡Ten piedad de tu pueblo, Señor!

1. Por la santa Iglesia de Dios: para que sea fiel a la voluntad de Cristo y se purifique continuamente  de sus faltas y debilidades. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que nos gobiernen con justicia y ayuden a todos los ciudadanos a vivir en seguridad y en paz. OREMOS

3. Por los enfermos y por todos los que sufren: para que en el altar de Cristo encuentren el agua que sana y da vida. OREMOS

4. Por las personas que cuidan la limpieza y decoro de nuestro Templo: para que su trabajo nos ayude a vivir en una continua acción de gracias. OREMOS

5. Por los que organizan la ira y emplean la venganza: para que el Señor toque sus corazones con una llamada a la paz y el amor. OREMOS

6. Por los que han muerto a causa de la violencia en nuestro País: para que sean recibidos en la región de la luz y de la paz. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que fieles a nuestro bautismo, vivamos como Pueblo de Dios, Cuerpo de Cristo y Templo del Espíritu Santo. OREMOS

Escucha, Padre, estas peticiones de tus hijos e hijas y derrama sobre nuestro mundo la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

548977_150587255110070_1834992439_n

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

La Iglesia celebra hoy la Jornada por la Evangelización de los Pueblos: el Domingo Mundial de las Misiones.

Es un día de oración y de comunión.

Es jornada también de colecta y de esfuerzo.

Todas las comunidades católicas del mundo se afanan en este día por rezar y obtener recursos para ayudar a los pueblos más pobres y llevarles la Buena Noticia de la fe en Cristo.

Dispongámonos ahora a recibir al Señor que nos sale al encuentro en esta Santa Celebración y pidámosle que nos regale un corazón misionero, para que vayamos y compartamos la alegría del Evangelio a los que andan tristes y mostremos el rostro de Jesús a quienes aún no lo conocen.

ORACIÓN UNIVERSAL

Unidos a toda la Iglesia, que escuchó la voz de Jesús: «Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos», pidamos al Padre que avive en nosotros el espíritu misionero.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón misionero, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sumergida en la alegría del Evangelio, sea el hogar de muchos, una madre para todos los pueblos y haga posible el nacimiento de un nuevo mundo. OREMOS

2. Por los gobernantes de las naciones: para que busquen la paz y armonía entre todos los pueblos. OREMOS

3. Por los misioneros y misioneras esparcidos en el mundo entero: para que nunca se sientan solos, sino que experimenten la presencia del Señor y la solidaridad de nuestra oración y ayuda generosa. OREMOS

4. Por nuestras familias: para que el Señor suscite en ellas abundantes vocaciones al servicio del Evangelio. OREMOS

5. Por los que no conocen a Jesucristo: para que, con nuestra colaboración, experimenten pronto la alegría del Evangelio. OREMOS

6. Por los que se han apartado del camino de la fe: para que descubran de nuevo la luz de Cristo. OREMOS

7. Por quienes viven hoy el Curso Nueva Vida: para que experimenten en su propia carne la alegría del encuentro con Cristo. OREMOS

8. Por todos nosotros y por nuestra Comunidad: para que el Señor nos ayude a redescubrir la alegría de creer y suscite en nosotros el anhelo de entregarnos al servicio de su Misión. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración y derrama tu gracia y tu bondad sobre todos los pueblos de la tierra, para que todos experimenten la alegría de tu salvación. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Banquete Real

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy es el Día del Señor y nos reunimos en torno a la mesa que Dios ha preparado para nosotros, para que aprendamos a vivir en fraternidad.

A todos nos invita a compartir su banquete. Y hay lugar para todos.

A todos nos quiere más cerca. Y que nadie se quede fuera.

***

Él enjugará nuestras lágrimas.

Y nos urgirá a revestirnos de Cristo.

***

Estemos atentos.

Este lugar es santo.

Hemos entrado a la presencia del Dios vivo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos con confianza a Dios, nuestro Padre, que nos invita a compartir el banquete de la fiesta de su Hijo.

A cada petición diremos: ¡Danos un corazón puro, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sea hogar de misericordia para todos los hombres. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por nuestros hermanos afectados por el paso del huracán Odile: para que nuestra solidaridad fraterna ayude a aliviar su tragedia. OREMOS

4. Por todos los que no se acercan a la Mesa del Señor: para que nuestra oración y ejemplo los lleven a Dios. OREMOS

5. Por todos los que -con su desprendimiento, disponibilidad y trabajo- dignificaron las celebraciones anuales en honor de Nuestra Celestial Patrona: para que en cada momento experimenten la abundancia de las bendiciones divinas y la protección de la Virgen Santísima del Rosario. OREMOS

6. Por quienes vivirán el próximo Curso Nueva Vida: para que encuentren en Cristo la paz que anhelan sus corazones. OREMOS

7. Por nuestros difuntos: para que el Señor les conceda participar del banquete de su Reino. OREMOS

8. Por todos nosotros: para que la participación en la Eucaristía dominical nos lleve a hacer algo por nuestros hermanos necesitados. OREMOS

Escucha, Padre nuestra oración y haznos dignos de participar en el banquete de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.