Archives For Moniciones eucarísticas

cuatro_reyes_magos_artaban-2

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy es la Epifanía del Señor.

Hoy, Dios se hace Luz para iluminar los caminos de nuestra vida.

Hoy, nosotros -como los Magos de Oriente-  venimos a adorar al Niño recién nacido y a ofrecerle nuestra vida como ofrenda de amor.

Porque Jesús viene para todos.

Y la luz de la estrella que guió a los Magos brilla también para nosotros

para conducirnos a la verdad

que anhelamos en lo más profundo de nuestra alma.

***

Abramos los ojos

para ver

la estrella

que Dios ha encendido

para cada uno de nosotros.

ORACIÓN UNIVERSAL

Iluminados por los misterios de la gracia, imploremos, hermanos, con ánimo confiado y agradecido, la misericordia del Señor.

A cada petición diremos: ¡Señor, danos tu Luz!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que ilumine a los hombres de toda la tierra con la luz que resplandece en el rostro de Cristo. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la luz de Cristo llegue hoy a cada hogar. OREMOS

3. Por las familias que viven en la oscuridad: para que la Luz del Nacimiento de Cristo las ilumine y transforme. OREMOS

4. Por los que sufren sin esperanza: para que brille sobre ellos esa estrella que conduce a la salvación. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que -guiados por la estrella de la fe- sepamos recono­cer el rostro de Dios en los más pequeños y necesitados. OREMOS

Señor y Dios nuestro, que Te manifiestas a cuantos Te buscan, escucha los deseos y las oraciones de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

En este primer día del año la Iglesia fija su mirada en la celestial Madre de Dios que estrecha entre sus brazos al Niño Jesús: FUENTE DE TODA BENDICIÓN.

También nos unimos hoy en oración por la Jornada Mundial de la Paz e invocamos la poderosa intercesión de María -Madre del Príncipe de la Paz- para que la familia humana entre con esperanza en este nuevo tiempo que Dios nos regala, y viva en la fraternidad y en la paz el año que hoy comienza.

ORACIÓN UNIVERSAL

Presentemos nuestra plegaria al Padre, por intercesión de Jesucristo, el Príncipe de la Paz.

A cada petición vamos a decir: ¡Señor, bendícenos con tu paz!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que el papa, los obispos, los sacerdotes y todos los fieles sean en el mundo instrumentos de la paz que viene desde lo Alto. OREMOS

2. Por los gobernantes de todas las naciones de la tierra: para que busquen la paz y el bienestar de sus pueblos. OREMOS

3. Por los enfermos y los que viven preocupados: para que poniendo sus inquietudes en manos de María encuentren el consuelo y la ayuda necesaria. OREMOS

4. Por quienes en otros años celebraban con nosotros estas Santas Fiestas y han partido de este mundo: para que en el Reino Eterno contemplen el rostro de Cristo. OREMOS

5. Por nosotros aquí reunidos: para que en el año que hoy comienza nos dejemos transformar por el Señor y seamos constructores de la paz en nuestro mundo. OREMOS

Escucha, Padre, lo que te hemos pedido y haz que cada vez seamos más fieles a tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

c59bwic499ta-rodzina

Versión imprimible

MONICION DE ENTRADA

Celebramos hoy la fiesta de la Sagrada Familia: el misterio del hogar de Jesucristo en la tierra: modelo y luz para todas las familias.

Es un día propicio para dar gracias a Dios por cada una de nuestras familias. Pero también es un día importante para seguir descubriendo lo que el Señor espera de nuestra Comunidad Parroquial, que también es una familia que busca conocer la voluntad de Dios y quiere guiarse por el Espíritu de Cristo.

Que las celebraciones anuales del Misterio del Dios-con-nosotros nos hagan recuperar fuerzas: para seguir los caminos del amor, la fidelidad y el perdón.

ORACION UNIVERSAL

Presentémosle nuestras súplicas al Señor que quiso ser también hijo de una familia humana.

A cada petición diremos: ¡Renueva nuestras familias, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios, nuestra Madre y Maestra: para que cuide de nosotros y nos enseñe el camino que lleva a la felicidad verdadera. OREMOS

2. Por los jefes de las naciones: para que comprendan el valor de la vida humana y rechacen lo que la destruye. OREMOS

3. Por los matrimonios cristianos y por todas las familias: para que vivan los valores de perdón, hospitalidad, diálogo y servicio. OREMOS

4. Por las familias desunidas: para que encuentren el camino de sanación y reconciliación. OREMOS

5. Por los enfermos y ancianos: para que no les falte el amor de la familia ni los cuidados necesarios. OREMOS

6. Por todos los padres y madres: para que con su testimonio ayuden a los hijos a descubrir la vocación a la que Dios los llama. OREMOS

7. Por nuestros familiares difuntos: para que Dios los asocie a la familia de los redimidos. OREMOS

Escucha nuestras peticiones, Señor y haz que crezcamos en sabiduría y gracia ante Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

484299_4902212394319_713370508_n

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

El Adviento consume ya sus últimas jornadas y la venida del Señor es inminente.

María va a dar a luz al Salvador, porque así lo dijo el ángel: «Vas a concebir y a dar a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo».

***

Ya todo está preparado.

Nuestra mirada se dirige a Belén…

… porque puede suceder en cualquier momento.

Indicación importante: Esta monición de carácter meditativo quiere introducirnos ya en el clima de la Navidad. Por eso hay que prepararla con esmero y leerla con amor, de manera contemplativa, sin prisas, como con asombro ante el Misterio del Dios que se hace Niño, no como si se leyera una receta de cocina…

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

No teman, dentro de cinco días vendrá a ustedes el Señor, nuestro Dios.

***

El tempo de Adviento -que consume ya sus últimas jornadas- es un tiempo de trabajo interior para que el Señor encuentre lugar en la posada.

En la posada de nuestra vida.

En la posada de nuestro corazón.

Para que esta Navidad, podamos celebrar de veras la presencia del  Señor que viene a nosotros como un Niño.

Abrámonos a Aquel que abre todas las puertas y este año toca también al corazón y a la mente de cada uno de nosotros.

ORACIÓN UNIVESRAL

Oremos a Jesús, luz y esperanza de la humanidad entera.

 A cada petición vamos a responder: ¡Ven, Señor Jesús!

1. Por nuestra Madre la Iglesia, que ha recibido, como María, la misión de dar a luz a Cristo: para que en medio del mundo sea la presencia de Emanuel, «el Dios-con-nosotros». OREMOS

2. Por nuestro País y todos sus habitantes: para que las próximas fiestas de Navidad nos ayuden a avanzar por los caminos de la paz. OREMOS

3. Por los más necesitados: para que en esta Navidad, Dios les conceda experimentar la alegría del amor fraterno. OREMOS

4. Por quienes viven sumergidos en dudas e incertidumbres: para que el Nacimiento del Señor aleje de ellos las tinieblas y colme sus corazones de luz y esperanza. OREMOS

5. Por los matrimonios cristianos: para que, ante las dificultades, confíen siempre en la ayuda de Dios. OREMOS

6. Por nosotros: para que, con la delicadeza de María, preparemos nuestros corazones para el nacimiento de Cristo y compartamos nuestra alegría con los que pasan necesidad. OREMOS

Escucha nuestras oraciones, Señor, y aviva nuestra esperanza, para que podamos descubrirte presente entre nosotros y Te recibamos con fe y gratitud cuando vengas a salvarnos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy, como Iglesia que peregrina en México, unida a todas las iglesias de nuestro Continente, celebramos la Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de las Américas y Estrella de la Nueva Evangelización.

Ella nos ha traído a su Hijo y nos lo ha mostrado con todo su amor, comprensión, auxilio y defensa.

En nuestro camino de Adviento hacia el encuentro con Cristo, Ella nos acompaña y nos prepara para recibir al Hijo amado del Padre y para que Él sea -con plena verdad- en nuestra vida, el «Dios con nosotros».

Participemos con gozo en esta Eucaristía invocando sobre nosotros y sobre nuestra Patria la intercesión de la «Madre del verdadero Dios por quien se vive».

ORACIÓN UNIVERSAL

Por intercesión de Nuestra Señora de Guadalupe, imploremos la misericordia de Dios para nosotros y para el mundo entero.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Iglesia de México: para que sea vivo reflejo de aquella santidad que resplandece en la Santa Madre de Dios. OREMOS

2. Por nuestra Patria dañada por la violencia, el miedo y la inseguridad: para que renazca entre nosotros la esperanza, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por nuestras familias: para que aprendamos a querernos más y nos ayudemos a crecer en la fe y en la esperanza. OREMOS

4. Por los que sufren y se sienten decaídos: para que la fortaleza de María sea su consuelo y refugio. OREMOS

5. Por los que han muerto a causa de la violencia en nuestro País: para que sean recibidos en la región de la luz y de la paz. OREMOS

6. Por nosotros: para que experimentemos siempre la protección de Nuestra Señora de Guadalupe y colaboremos eficazmente a la prosperidad de nuestra Patria. OREMOS

Padre santo, escucha las peticiones que te dirigimos, asístenos por la intercesión de Santa María de Guadalupe, Madre de este pueblo tuyo, y concédenos lo que con fe te hemos pedido. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Captura de pantalla 2014-11-19 a las 23.24.34

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 1)

Celebramos hoy el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad. Y la Liturgia nos urgirá a preparar el camino para el Señor que viene.

Que vendrá a nuestra vida como un ladrón, o sea inesperadamente.

Que vendrá para robarnos. Para despojarnos de lo que nos cierra a Dios.

Para quitarnos lo que nos impide verlo.

Para robarnos lo que nos impide reconocerlo y recibirlo.

Él vendrá para destruir lo viejo: nuestro viejo mundo, nuestras viejas costumbres, nuestros modos de pensar egoístas, los obstáculos que nos separan unos de otros y nos impiden encontrarnos como hermanos.

Él vendrá.

Y su llegada será el inicio de un cielo nuevo y de una tierra nueva: de un mundo habitable, que todos anhelamos en lo más profundo de nuestras almas.

MONICIÓN DE ENTRADA (opción 2)

Celebramos el segundo domingo de Adviento: un paso más hacia la Navidad.

Y muy oportunamente -en la Liturgia de hoy- la voces enérgicas del profeta Isaías y de Juan el Bautista nos llaman a la acción: a preparar el camino para el Señor que viene a salvarnos.

Arreglar las calles y las habitaciones de nuestro corazón.

Quitar los obstáculos que nos separan unos de otros.

Abrir caminos nuevos de generosidad.

Cambiar nuestras actitudes personales y sociales egoístas.

Construir puentes de comunión y de diálogo.

Para que este año

                    todo el mundo

                             pueda experimentar

                                      la alegría de la Navidad.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos al Señor que vendrá lleno de poder para purificarnos con el fuego de su Espíritu.

A cada petición diremos: ¡Ven, Señor Jesús!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que llena del Espíritu Santo proclame a todos los hombres la salvación que Cristo viene a traernos. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que la venida del Señor nos traiga la paz, apague los odios y ponga fin a la violencia. OREMOS

3. Por los que sufren o viven tristes: para que la venida del Señor les traiga fortaleza y alegría. OREMOS

4. Por los que nada esperan y por los que sólo tienen afanes materiales: para que encuentren luz en su camino. OREMOS

5. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que durante este Adviento allanemos los caminos de la fraternidad con signos de solidaridad y justicia. OREMOS

Señor Jesús, ven a traernos la plenitud de lo que nos has prometido y muéstranos tu bondad, para que produzcamos fruto. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

IMG_3859

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL (opción 1)

Comenzamos un nuevo año cristiano con el Adviento.

Este tiempo cargado de esperanza que nos ofrece la Iglesia como preparación para celebrar con gozo el Nacimiento de nuestro Salvador.

Es un tiempo de alegría. Pero también tiempo favorable para cambiar de mentalidad.

Vivir la conversión.

Hacer gestos significativos de fraternidad.

Y dar frutos de justicia.

Es lo que el Señor espera de nosotros.

Con el corazón alerta participemos en esta Celebración Santa y recibamos con gozo al Señor que viene a salvarnos.

MONICIÓN INICIAL (opción 2)

Iniciamos el Adviento.

Tiempo de espera.

Vigilante y alegre espera del Señor que vendrá para juzgar a vivos y muertos.

A la vez nos preparamos para revivir el misterio de Su primera venida:

la celebración de Su nacimiento en el portal de Belén.

***

El Evangelio de hoy nos dirá que estemos alerta. Que no vivamos dormidos.

Porque Aquel que ha de venir, quiere ser esperado.

Quiere que estemos despiertos y bien dispuestos a recibirlo, cuando venga.

***

Estemos pues atentos.

Estemos alerta.

Para que podamos verlo.

Porque ahora,

en esta Santa Misa,

Él también viene,

en su Palabra y en su Cuerpo.

ORACIÓN UNIVERSAL

Alegres por el anuncio de la venida del Señor, oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre.

A cada petición diremos: ¡Ven a visitar tu pueblo, Señor!

1. Por nuestra Madre la Iglesia: para que sea lámpara encendida que ilumina las esperanzas de los hombres. OREMOS

2. Por nuestra Patria: para que renazcan entre nosotros la esperanza, la prosperidad, la justicia y la paz. OREMOS

3. Por los hombres y mujeres que caminan por la vida sin meta ni objetivo: para que encuentren al Dios que nos mantiene despiertos y nos llama a la vida en plenitud. OREMOS

4. Por los que sufren a causa de la enfermedad, el desempleo o la pobreza: para que encuentren consuelo en el Señor y ayuda oportuna en nuestro amor concreto. OREMOS

5. Por aquellos que durante este año se alejaron de la Iglesia: para que este Adviento vuelvan a Casa. OREMOS

6. Por los que en otros años celebraron el Adviento con nosotros y ya no están: para que Dios premie su fidelidad, perdone sus faltas y los reciba en la Asamblea de los Santos. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que en este Adviento vivamos despiertos en la fe, firmes en la oración y atentos a las necesidades de los demás. OREMOS

Escucha, Padre todopoderoso, nuestras oraciones y derrama sobre nosotros los dones de tu gracia, para que quienes confiamos en la venida de tu Hijo, nos veamos libres de todo mal. Por Jesucristo nuestro Señor.