Archives For Monición de entrada

Van_Gogh-06

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Reunidos entorno al Altar del Señor, nos encontraremos hoy con el «Divino Sembrador» que cada domingo deja caer su Palabra en el campo de nuestra vida.

***

Él es la semilla en la que reside el poder de transformación.

Él es el primer «grano de trigo» que muriendo en la tierra dio una cosecha espléndida de vida y resurrección.

***

¡Participemos con gozo y esperanza en esta Siembra Divina y abramos nuestras almas a la lluvia de la Palabra de la Gracia.

Ella es capaz de reconstruir nuestras vidas.

ORACIÓN UNIVERSAL

Oremos a Dios nuestro Padre, en cuyas manos están los destinos del universo.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la santa Iglesia de Dios: para que siga sembrando con gozo en el campo del mundo el Evangelio de Jesucristo. OREMOS

2. Por quienes gobiernan las naciones: para que siembren la paz y la armonía entre todos los pueblos. OREMOS

3. Por quienes sufren por cualquier causa: para que su sufrimiento se convierta en la gloriosa libertad de los hijos de Dios. OREMOS

4. Por quienes se apartaron del camino de la fe y viven sólo en las luces del mundo: para que descubran de nuevo la luz de Cristo. OREMOS

5. Por los niños y jóvenes: para que el bien sembrado en sus vidas a lo largo del año escolar produzca frutos abundantes. OREMOS

6. Por quienes van a participar en el próximo Curso Juan: para que sean esa «tierra buena», donde la semilla del Evangelio produzca los frutos del Reino. OREMOS

7Por nuestros difuntos: para que el Divino Sembrador los haga florecer en la tierra prometida del cielo. OREMOS

8. Por quienes formamos nuestra Comunidad: para que nos dejemos sembrar por el Señor y demos frutos de amor y de alegría. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y haz que cada día conozcamos y vivamos más intensamente la Palabra que ha sembrado en nosotros tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Convocados por el Espíritu del Padre nos reunimos hoy a celebrar el Día del Señor: nuestro Rey compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar.

***

Él viene a anunciar la paz a nuestros corazones cansados.

Él quiere extender su poder de mar a mar, desde el gran río hasta los últimos rincones de nuestra vida, tan ocupada y tan necesitada de orden y de amor.

***

Pidamos hoy al Señor que cumpla en nosotros su promesa.

Y démosle gracias.

Porque Él es siempre fiel a sus palabras.

Y da su apoyo al que tropieza.

ORACIÓN UNIVERSAL

Movidos por el Espíritu de Dios, acudamos al Padre, llevándole nuestra humilde oración.

A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sea una casa de puertas abiertas para todos los que se sienten rechazados y cansados. OREMOS

2. Por quienes rigen los destinos de pueblos y naciones: para que en sus decisiones busquen el bien común y la justicia. OREMOS

3. Por quienes se sienten deprimidos y desencantados de la vida: para que en Cristo encuentren su descanso y alivio. OREMOS

4. Por los encargados de la Liturgia y por los equipos que preparan las celebraciones dominicales: para que Dios los asista y el Espíritu Santo los ilumine. OREMOS

5. Por quienes van a participar el en próximo Curso Juan: para que tengan la experiencia de estar con Jesús Maestro y vivan lo que vivió Juan, el discípulo amado. OREMOS

6. Por nuestros difuntos: para que Dios Padre misericordioso les dé el descanso y la paz en compañía de todos los santos. OREMOS

7. Por nosotros y por nuestra Comunidad: para que seamos siempre un ejemplo de servicio a los demás y sepamos sembrar esperanza a nuestro alrededor. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y guía nuestros corazones hacia ti. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

ancianos_discutiendo_01

Versión imprimible

MONICIÓN INCIAL

Celebramos hoy la Solemnidad de san Pedro y san Pablo, Apóstoles, elegidos por Cristo para ser columnas de la Iglesia y heraldos del Evangelio de Dios.

- Pablo, celoso observante de la Ley de Moisés, convertido a Cristo en el camino de Damasco…

- Simón Pedro, pescador de Galilea, elegido por el Señor para ser la “piedra” visible y el fundamento de la unidad de la Iglesia.

Dos personas ordinarias transformadas en personas extraordinarias por la gracia de Dios.

Que los ejemplos de fe y santidad de estos hermanos nuestros y el testimonio de su vida entregada por Cristo y por proclamar su Palabra, nos animen a dar nuevos pasos adelante en nuestra vida cristiana de cada día.

ORACIÓN UNIVERSAL

Invocando la intercesión de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, maestros en la fe y columnas de la Iglesia, elevemos nuestra súplica a Dios Padre Omnipotente.

 A cada petición diremos: ¡Escúchanos, Padre!

1. Por la santa Iglesia de Dios, la Esposa del Cordero: para que confiese con valentía y gozo la fe en el Señor y sea para todos los hombres faro luminoso que orienta en las tempestades de la vida. OREMOS

2. Por nuestro Papa Francisco, el sucesor del Apóstol Pedro: para que sea sostenido y fortalecido en su misión de guiar a los discípulos de Cristo en la verdad de la fe. OREMOS

3. Por todas las naciones de la tierra: para que los corazones de los hombres se conviertan al bien y al perdón y los pueblos desgarrados por las guerras fratricidas y por el terrorismo conozcan un tiempo de justicia y de paz. OREMOS

4. Por quienes van a vivir el próximo Curso Juan: para que a los pies del Maestro experimenten lo que significa ser el discípulo amado de Jesús. OREMOS

5. Por nosotros aquí reunidos y por nuestra Comunidad: para que conservemos la fe que nos enseñaron Pedro y Pablo, y la sepamos transmitir a las nuevas generaciones con fidelidad. OREMOS

Padre Santo, por intercesión de los santos Pedro y Pablo, concédenos estar abiertos a tu Evangelio, para que no haya sombra, por más densa que sea, que pueda oscurecer en nosotros la luz de Cristo. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

a-forgiving-heart-fania-simon

Versión imprimible

MONICIÓN DE ENTRADA

Celebramos este viernes la Solemnidad del Corazón de Jesús.

Una fiesta cargada de un profundo significado:

- Miramos el Corazón herido de Cristo que es fuente de nuestra salvación y casa de nuestras vidas y de nuestros caminos.

- Contemplamos el Corazón traspasado y abierto del Salvador que nos enseña que el amor verdadero hay que vivirlo de cara a los demás.

Hoy queremos pedirle al Señor que su Corazón sea nuestro centro y nuestro apoyo, nuestro consuelo y nuestro descanso.

Y que nos ayude a tener un corazón como el Suyo: sensible, acogedor, sencillo, que perdona, ama y construye, que da esperanza y es capaz de ponerse en el lugar del otro.

ORACIÓN UNIVERSAL

Acudamos a Jesús, descanso de nuestras almas fatigadas, y abrámosle nuestros corazones.

A cada petición diremos: ¡Rey amantísimo, ten piedad de nosotros!

1. Para que el Señor purifique y santifique sin cesar su Iglesia con el agua y la sangre que brotaron de su corazón. OREMOS

2. Para que el Señor, Rey y centro de todos los corazones, atraiga a sí a los que aún lo desconocen y a los que, habiendo experimentado su amor, se han alejado de Él. OREMOS

3. Para que Cristo alivie con su amor los sufrimientos de quienes han experimentado la decepción de los amores humanos y de los que se sienten rechazados o traicionados en el amor. OREMOS

4. Para que Dios nos conceda encontrar descanso en el corazón de su Hijo, abierto por la lanza del soldado. OREMOS

Padre, que en Jesús nos has mostrado tu misericordia, escucha ahora nuestras plegarias y llena el mundo entero de tu bondad. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

7e67095b5dd87da0b3bd04e3193ec7image

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy –como cada Domingo– Jesús nos ha convocado a celebrar juntos la Eucaristía. Y nosotros –respondiendo a su invitación– hemos venido al Templo: cada uno con nuestra vida, con nuestras alegrías y dolores y con nuestras ganas de oír una palabra que sea alimento espiritual y luz en nuestro caminar diario…

Dispongámonos a vivir con intensidad y alegría este Encuentro con el Señor.

Él ha salvado nuestra vida de la mano de los malvados.

Cual guerrero poderoso está a nuestro lado y nos protege.

Nos escucha, porque es bueno y fiel en el socorro.

Porque es clemente, nos otorga el don que supera con mucho nuestros delitos.

Su gracia nos hace dignos de entrar en su presencia.

ORACIÓN UNIVERSAL

Elevemos nuestra plegaria al Señor, para que venga pronto en nuestra ayuda y nos escuche, conforme a su clemencia.

A cada petición diremos: ¡Señor, ten piedad!

1. Para que el Señor se acuerde del Santo Padre, el Papa Francisco, de nuestro obispo Alfonso, de los presbíteros y diáconos, y de todos los que en el mundo aman a Jesucristo. OREMOS

2. Para que el Señor se acuerde de los responsables de las naciones, los asista en su misión y dé fortaleza a quienes trabajan por la paz y el bien común. OREMOS

3. Para que el Señor se acuerde de los ancianos, de los enfermos y de los que sufren, de los necesitados que esperan su ayuda y de los que son perseguidos por su nombre. OREMOS.

4. Para que el Señor en su infinita misericordia se acuerde de todos nosotros, nos conceda un tiempo favorable y nos permita experimentar su amor y su fidelidad. OREMOS

Dios fiel en el socorro, que jamás desoyes al pobre ni olvidas al que se encuentra encadenado, escucha nuestras plegarias y en tu ternura vuelve a nosotros tus ojos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

rublev

Versión imprimible

MONICIÓN INICIAL

Hoy celebramos la Fiesta de la Santísima Trinidad: fiesta que nos viene a recordar que nuestro Dios -en su misterio más íntimo- no es soledad sino Familia.

Dios es Comunión: Comunión de Amor.

Amor que nos crea como hijos.

Amor que nos une como hermanos.

Amor que nos envía con su Espíritu.

Abramos de par en par las puertas de nuestro corazón a tanto Amor.

Para quedar transformados.

Para vivir como hijos.

Y para amarnos como hermanos.

ORACIÓN UNIVERSAL

Movidos por el Espíritu Santo, dirijamos nuestras plegarias al Padre por medio de Jesucristo.

A cada petición diremos: ¡Ten misericordia de nosotros, Señor!

1. Por la Santa Iglesia de Dios: para que sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz. OREMOS

2. Por las autoridades de nuestra Patria: para que en sus decisiones busquen el bien común y no olviden a los más débiles. OREMOS

3. Por los pobres, por los enfermos, por los que sufren, por los que nadie quiere: para que encontremos modos de ayudarles en sus necesidades. OREMOS

4. Por los padres de familia: para que no descuiden las necesidades espirituales de sus hijos. OREMOS

5. Por los niños y jóvenes que se están preparando para celebrar el sacramento de la Confirmación o de la Primera Eucaristía y por sus familias: para que abran sus corazones a la acción del Espíritu de Jesús. OREMOS

6. Por todos nosotros: para que seamos dóciles a la voz del Espíritu, fuente de comunión y de amor fraterno. OREMOS

Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo, nuestro Señor.